Mundo

Contra la nieve y los golpes, migrantes buscan un mejor futuro cruzando el norte de Italia

La asistencia gubernamental para apoyar a los desplazados, que son usualmente agredidos por policías locales, es nula, por lo que activistas y voluntarios se organizan para ayudarlos.

En los últimos meses, ha habido un fuerte aumento en el número de migrantes y refugiados en las fronteras del norte de Italia. Incluso en invierno, la gente se dirige hacia el oeste a través de las montañas nevadas hacia Francia. Muchos cuentan historias de haber sido rechazados repetidamente por la policía francesa.

En la frontera oriental italiana, las personas que llegan a pie después de recorrer la 'ruta de los Balcanes', atravesando bosques y senderos, a menudo se quejan de haber sido golpeadas por la policía de Bosnia o Croacia.

Si bien el número total de personas es menor que hace unos años, las humillaciones, la violencia, las luchas y el acoso que experimentan hombres, mujeres y niños en sus viajes no han cambiado. Lo único que los mantiene en marcha, a pesar de todo lo que han sufrido, es la posibilidad de llegar finalmente a su destino.

La asistencia de las autoridades es completamente nula en las ciudades fronterizas. En consecuencia, se deja a los activistas y voluntarios el recibir a las personas en tránsito y brindarles asistencia humanitaria y atención médica, esto con el apoyo de Médicos Sin Fronteras (MSF).

A mediados de diciembre, dos equipos de la organización viajaron a los principales puntos de tránsito en Ventimiglia, Oulx, Bolzano y Trieste y hablaron con migrantes y refugiados en movimiento y con las personas que intentaban ayudarlos.

Estas son algunas de sus palabras, seguidas del llamado de MSF a las autoridades italianas para que proporcionen refugio, ayuda humanitaria y acceso a atención médica a las personas en todas las zonas fronterizas.

Ventimiglia

En las calles, a lo largo de las vías del tren, en edificios abandonados y en la playa: aquí es donde viven los migrantes y refugiados en Ventimiglia después de que las autoridades cerraran el campo de tránsito cerca del río Roja en julio pasado.

A pesar de sus deficiencias, el campamento era un lugar donde alojarse para las personas en movimiento. Ahora no hay ningún lugar oficial para recibirlos. Los grupos voluntarios y las redes informales de activistas brindan, 12 horas al día, 7 días a la semana, comidas calientes cerca de la frontera francesa. Es gracias a su compromiso que las familias con niños pueden encontrar un lugar donde alojarse en la ciudad.

Delia tiene un bar cerca de la estación de tren de Ventimiglia. Abre las puertas de su restaurante a migrantes y refugiados. Filippo, en sus sesenta y cerca de la jubilación, viene todos los días para tomar un café y ver si hay una nueva familia que albergar.

"Durante el año pasado, mi esposa y yo abrimos las puertas de nuestra casa. Ya hemos acogido a más de 30 familias. Lo hacemos como un servicio. Damos la bienvenida a familias con niños y mujeres solteras: personas que no tienen ningún tipo de protección y nunca deberían tener que dormir en la calle", dice.

La sucursal local de Caritas, a cinco minutos a pie de la estación, ofrece servicios que incluyen asesoramiento legal, comidas, ropa y alojamiento para familias. El COVID-19 ha tenido un impacto tremendo en estas actividades.

"Nos hemos visto obligados a suspender el servicio de duchas y las comidas se distribuyen al aire libre. Tras el cierre del campo de tránsito, la situación se deterioró y hoy las instituciones públicas están totalmente ausentes. La gente que llega está cansada, está perdiendo la esperanza. Estamos preocupados por el futuro; si los números aumentan, la situación podría volverse crítica", advierte Cristian Papini, director de Caritas en Ventimiglia.

A una pareja joven con una niña de siete años se les dio un lugar para alojarse en uno de los apartamentos de Caritas. Originaria de Etiopía, la familia llegó a Libia en 2018, donde estuvo encarcelada en un centro de detención en Kufra durante ocho meses. Ahí los padres fueron golpeados y torturados delante de su hija hasta que la iglesia de su aldea de origen pagó el rescate. Después, intentaron llegar a Europa, donde estuvieron dos días en el mar, fueron interceptados por los guardacostas libios y regresaron a Libia.

Después de cuatro meses más en un centro de detención, lograron escapar y encontraron trabajo como sirvientes, antes de intentar cruzar el mar nuevamente. En octubre de 2020, después de tres días en el mar, llegaron a Lampedusa y luego continuaron su viaje, viajando en autobús y tren, hasta Ventimiglia.

La inundación de octubre y los muertos sin nombre

A principios de octubre de 2020, Ventimiglia sufrió graves inundaciones y en los días siguientes se encontraron 10 cadáveres, ocho de los cuales nunca fueron identificados.

"Probablemente eran personas en tránsito que dormían a lo largo del río y fueron arrastradas por el agua", considera Luca Daminelli, un activista que trabaja con Progetto 20K. Cada noche, los voluntarios de esta red se encuentran en un estacionamiento frente al cementerio, distribuyendo comidas calientes y ropa a las personas en movimiento en Ventimiglia.

"Podemos llegar a las personas y familias en tránsito gracias a una extensa red de solidaridad que se ha establecido en la zona", dice. "Toda la asistencia es proporcionada por el sector voluntario. MSF nos donó sacos de dormir, mantas, zapatos y ropa que distribuimos a las personas en tránsito, todos artículos esenciales para que continúen su viaje durante los meses de invierno", agrega.

Oulx

En los últimos tres años, más de 10 mil personas han cruzado los Alpes en Oulx, en el Alto Valle de Susa, para llegar a Francia. La pandemia de COVID-19 y las restricciones de encierro han llevado a una disminución en el número de personas en movimiento, pero sin detenerlas por completo.

Durante el verano, al menos 500 personas pasaron por Oulx, la mayoría de ellas había recorrido la 'ruta de los Balcanes'. Entre ellos se encontraban iraníes y afganos y norteafricanos, que eligieron esta ruta para evitar los centros de detención en Libia y el riesgo de naufragio en el mar Mediterráneo.

El refugio Talità Kum se encuentra al frente de la estación de tren de Oulx. Abierto de 6:00 a 10:00 horas, está gestionado por una red de voluntarios de Rainbow for Africa y Waldensian Diaconia. Unos kilómetros más adelante, a lo largo de la carretera que conduce a la frontera, la casa de un extrabajador de la carretera ha sido ocupada durante años por un grupo de activistas para proporcionar refugio las 24 horas del día a las personas en tránsito.

"Durante el invierno, el paisaje montañoso se convierte en una trampa de hielo y nieve para quienes intentan cruzarlo", advierte Piero Gorza, antropólogo y representante en Piamonte de Médicos por los Derechos Humanos (MEDU).

El viaje comienza en la plaza frente a la estación, desde donde parten los autobuses hacia Claviere, la última ciudad italiana antes de la frontera, desde donde los migrantes y refugiados esperan llegar a Briançon en Francia.

"Cuando caminas en temperaturas de menos 15 grados centígrados, si tus pies se mojan, arriesgas tu vida" remarca Gorza. "El invierno es un momento crítico y dramático en el que todos los involucrados deben trabajar juntos para salvar vidas".

Bolzano

Unos 120 migrantes vivían en la calle en Bolzano a mediados de diciembre. La gente todavía está llegando a la ciudad con la esperanza de cruzar la frontera, pero el paso de Brenner está cerrado y, en comparación con antes, hay muy pocos intentos de cruzar la frontera.

Unas 50 personas viven en pésimas condiciones bajo el puente de la autopista, en medio de montones de basura, con ratas corriendo entre sus carpas maltrechas y sin acceso a agua potable ni retretes.

Antes de que estallara la pandemia de COVID-19, las personas que vivían aquí podían recibir tratamiento médico gracias a una clínica móvil gestionada por la asociación Volontarius. Además de la atención médica básica, las personas pueden comer una comida caliente mientras están sentadas en un espacio interior con calefacción.

MSF apoya a Bozen Solidale proporcionando sacos de dormir, mantas, zapatos y ropa, los cuáles se distribuyen directamente a las personas fuera del sistema de recepción.

Issifi, originario de Níger, pasó algún tiempo en Alemania y Suiza, pero regresó a Italia. Vivió en las calles de Bolzano durante más de un año hasta que conoció a Reiner, un agricultor que cultiva manzanas orgánicas. Reiner lo invitó a quedarse en su granja e Issifi se quedó después de que terminó la temporada de recolección de manzanas.

"Llegar a conocer su historia fue importante", cuenta Reiner. "Me enriqueció y me impresionaron sus experiencias durante su viaje. Ninguno de nosotros puede imaginarse realmente su sufrimiento y las cosas terribles que ha experimentado en el transcurso de sus viajes. Sin embargo, a pesar de haber vivido una vida tan dura, siempre tienen una sonrisa en la cara".

Trieste

Los migrantes y refugiados procedentes de Turquía pasan por Grecia, Serbia, Croacia y Eslovenia a lo largo de la ruta de los Balcanes. Viajan por todos los medios posibles, pero sobre todo a pie, y entran a Italia por el paso fronterizo de Trieste. Los hombres, mujeres y niños interceptados a lo largo de estas fronteras suelen ser retornados, a veces con violencia. El trato al que son sometidos, especialmente en Croacia y Bosnia, es ahora bien conocido.

En Trieste, la mayoría de los migrantes y refugiados permanecen en la ciudad por temor a los retrocesos, que pueden ocurrir hasta a 10 kilómetros de la frontera. Algunos deciden quedarse en la ciudad y son recibidos por el Consorcio Italiano de Solidaridad (ICS). Mochilas y ropas gastadas y sucias ensucian los senderos del bosque a lo largo de la frontera, abandonados porque ya no se pueden usar.

Gracias al 'boca en boca', que se extiende más allá de las fronteras y los idiomas, muchos migrantes y refugiados en movimiento se reúnen en el jardín frente a la estación de tren por las noches. Es aquí donde los voluntarios de Linea d'ombra y Strada SiCura ofrecen bebidas calientes, comida, ropa y, cuando es necesario, tratan las lesiones físicas resultantes de los viajes de las personas.

Generalmente, se trata de lesiones en los pies por caminar largas distancias con zapatos inadecuados o incluso descalzo. Muchas personas son robadas y despojadas de todo lo que poseen en el transcurso de su viaje.

Frente a una ausencia casi total de instituciones estatales, MSF reconoce el compromiso irreemplazable de activistas, grupos de voluntarios y comunidades locales, a menudo trabajando de manera aislada, que buscan garantizar condiciones de vida dignas y acceso a orientación y apoyo para migrantes y refugiados en movimiento.

Sin embargo, es principalmente responsabilidad del gobierno adoptar políticas migratorias que garanticen asistencia y protección, en lugar de exclusión y sufrimiento. Las condiciones de acogida inhumanas, la violencia y los abusos a manos de la policía y los repetidos rechazos en los cruces fronterizos no impiden que las personas busquen una vida digna, sino que provocan sufrimiento y graves consecuencias humanitarias. Con demasiada frecuencia, crean las condiciones para rutas aún más peligrosas.

MSF pide a las autoridades italianas que pongan fin a los repetidos rechazos a ciudadanos extranjeros interceptados en la frontera entre Italia y Eslovenia. Las personas migrantes y refugiadas son devueltas primero a Croacia y luego a Bosnia, donde se les deja sufrir condiciones de vida desesperadas y abusos sistemáticos.

MSF exige hace un llamado a las autoridades italianas para garantizar que las acciones de la policía en la frontera con Francia, llevadas a cabo conjuntamente con las autoridades de ese país, respeten la dignidad y seguridad de las personas y protejan a las personas más vulnerables, incluidas las familias, las mujeres con niños y los menores no acompañados.

MSF pide además a las autoridades italianas que garanticen unas condiciones de recepción adecuadas, asistencia y acceso a la atención médica en todas las zonas fronterizas, con medidas que tengan en cuenta las vulnerabilidades específicas de este grupo de personas y el tiempo limitado que pasan en suelo italiano.

Esta nota es de MSF y se publica bajo una alianza editorial con El Financiero para difundir el trabajo de la institución.

Médicos Sin Fronteras fue fundada en Francia en 1971 por un grupo de médicos y periodistas. Ganaron el Premio Nobel de la Paz en 1999 por su labor humanitaria en varios continentes. MSF tiene operaciones en más de 70 países, entre ellos México, donde la oficina se estableció en 2008.

Si quieres saber más del trabajo de MSF, te invitamos a seguir sus redes:

-Página web: https://www.msf.mx/

-Facebook: https://www.facebook.com/MSF.MexicoyCA

-Twitter: https://twitter.com/MSF_Mexico