Con la cuarentena, padres ya no restringen el tiempo que pasan en línea los niños
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Con la cuarentena, padres ya no restringen el tiempo que pasan en línea los niños

COMPARTIR

···
menu-trigger

Con la cuarentena, padres ya no restringen el tiempo que pasan en línea los niños

bulletEl hecho de contener la propagación del coronavirus a nivel mundial ha obligado a que mil 500 millones de niños en edad escolar estén en casa 'pegados' a una pantalla.

Bloomberg / Helene Fouquet y Sarah Frier
02/04/2020
Esta crisis tal vez traerá algo bueno: un fuerte aumento en el contenido y la selección.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Para los niños de David Krieger, que viven en el sur de Florida, todo tipo de pantalla estaba reservado para el fin de semana. Ahora, todos los días son buenos para usar el iPad, el celular o simplemente la televisión por cable.

El horario de la familia intenta limitar el tiempo de diversión en pantallas para los dos niños a una hora entre sus actividades educativas, ambas también en pantallas electrónicas: una clase de lectura por Zoom y una sesión de dibujo en línea. Sin embargo, nunca se respeta el límite. Con dos padres que trabajan, “es una necesidad”, dice Krieger.

Dado que las órdenes de cuarentena para contener la propagación del coronavirus a nivel mundial obligan a que mil 500 millones de niños en edad escolar estén en casa, el tiempo de pantalla restringido se convierte ahora en cosa del pasado.

En todo el mundo, desde los niños Krieger hasta Mila, de 9 años, en París, a quien le encanta asistir a clases en Zoom, y Ruby, de 5 años, en Londres, que ahora es un genio en Minecraft, los niños pasan más tiempo que nunca pegados a sus pantallas.

“Los padres han perdido temporalmente la batalla del tiempo frente a la pantalla, pero pueden mantener el control”, dijo Serge Tisseron, psiquiatra con sede en París, que estudia el impacto del tiempo de pantalla en los niños.

“Pueden elegir: hay calidad y basura disponibles. Esta crisis tal vez traerá algo bueno: un fuerte aumento en el contenido y la selección”.