¿Cómo los 'chalecos amarillos' en Francia se convirtieron en un fenómeno cultural?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Cómo los 'chalecos amarillos' en Francia se convirtieron en un fenómeno cultural?

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Cómo los 'chalecos amarillos' en Francia se convirtieron en un fenómeno cultural?

bulletLos protestantes, quienes se manifestaron en un principio contra el aumento al precio de la gasolina, ahora visten dicha prenda para expresar cualquier malestar.

Bloomberg / Gregory Viscusi
13/12/2018
Chalecos amarillos se reúnen para una protesta en París
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

La mañana después de que Emmanuel Macron, presidente de Francia, abandonó toda su estrategia presupuestaria para apaciguar a los manifestantes que han perturbado el país el último mes, unos 20 'chalecos amarillos' se reunieron en su lugar habitual en una rotonda a las afueras de una pequeña ciudad en Borgoña.

Realmente no estaban de acuerdo con lo que esperaban lograr, pero igual vestían las chaquetas de alta visibilidad que se han convertido en un símbolo de su disidencia.

"Seguiremos aquí el próximo 14 de julio", dijo Jean-Marc Foyard, de 63 años, un trabajador ferroviario retirado, sonriendo ante su referencia al aniversario de la Toma de la Bastilla.

Lo que comenzó como una revuelta fiscal de manual se ha transformado en algo mucho más peligroso para el presidente francés: un movimiento cultural.

La victoria electoral de Macron en 2017 puede haber pasado por alto las divisiones en un país donde casi el 50 por ciento de las personas apoyó a los candidatos de extrema derecha o extrema izquierda en la votación presidencial.

Pero después de 19 meses de audaces iniciativas europeas y reformas económicas, personas de toda Francia están sacando sus chaquetas amarillas de los baúles de sus autos para expresar todo tipo de quejas. Lo único que realmente tienen en común es su desprecio por el exasesor de fusiones y adquisiciones, de 40 años de edad, en el Palacio del Elíseo.

"Es un banquero joven y arrogante que cree que lo sabe todo", afirmó Foyard.

Macron intentó apaciguar las protestas con un mea culpa televisado el lunes por la noche, en el que prometió aumentar el salario mínimo, abolir un impuesto a las pensiones de menos de 2 mil euros al mes y eliminar los impuestos sobre el pago de horas extraordinarias en las nóminas.

La semana anterior había cedido a la demanda original de 'los chalecos amarillos' de revertir los aumentos en los precios de los combustibles.

Pero Lionel Goyer, un trabajador agrícola de 46 años, salió nuevamente al día siguiente a hacer campaña junto a Foyard en Villeneuve-la-Guyard, aproximadamente a una hora en coche al sureste de París.

El plan de acción de Macron hizo poco para calmar la angustia colectiva que está dando vueltas en todo el país, afirmó.

"Todos hablamos sobre lo que Macron propuso y pronto quedó claro que ninguno de nosotros se veía beneficiado", apuntó. Todos ganan más que el salario mínimo o sus pensiones superan el umbral libre de impuestos.

Las protestas en París pueden haberse vuelto violentas a veces, pero el fenómeno de los chalecos amarillos se está convirtiendo en una especie de evento social, al menos en Villeneuve.

El número de manifestantes en la rotonda se ha incrementado a más o menos 100 por cada fin de semana, y muchos más se detienen para charlar o dejar comida y café.

En su mayoría son hombres, con edades comprendidas entre mediados de los 20 y finales de los 60, y pasan la mayor parte del día saludando a los vehículos que pasan y exhortando a los conductores a tocar la bocina de apoyo, lo que muchos hacen.

Goyer aseveró que la policía local accedió a permitirles enlentecer el tráfico "de vez en cuando", pero nunca bloquearlo.

Por otra parte, Michel Simon, un ingeniero de 59 años de habla suave, aseguró que se unió al movimiento por "solidaridad": él se gana la vida vendiendo equipos de comunicación y realmente no se puede quejar.

Está molesto por el salario y los beneficios que reciben los funcionarios electos y ahora que está a punto de jubilarse, quiere que las pensiones estén indexadas a la inflación.

Es un patrón que se repite en todo el país a medida que más personas aprovechan la necesidad de expresar sus quejas sobre una gran cantidad de temas, según Sylvain Boulouque, un historiador que ha escrito libros sobre movimientos populares.

"Para muchos miembros de los chalecos amarillos, esta es su primera experiencia política, por lo que les resulta difícil detallar realmente sus objetivos", explicó. "De lado a lado, se encuentran demandas financieras específicas así como demandas más generales o nacionalistas".

Vea el caso de Philippe Matias, uno de los jubilados de Villeneuve convertido en chaleco amarillo.

Matías señaló que se considera afortunado de que su trabajo en el ferrocarril estatal le permitiera jubilarse a los 56. Su principal preocupación es lo que depara el futuro para su hijo, que no puede obtener un trabajo que pague más que el salario mínimo a pesar de estudiar informática en una universidad. También dijo que le molestan todas las frutas y verduras extranjeras que ve en las tiendas locales.

Charlie Cheron, un conductor de autobús retirado de alrededor de 60 años, declaró que lo que lo tiene más indignado es que Macron haya eliminado el llamado impuesto al patrimonio de los millonarios.

Chantalle Charpentier, otra activista que se jubiló antes de los 60 años, dijo que quiere más ayuda para los padres de bajos ingresos. Goyer, el líder de la protesta local, quiere que más medidas políticas se decidan por referéndums.

Nadie entregó una idea clara de lo que se necesitaría para que la movilización terminara, pero hay un poco de consuelo para el asediado presidente: tampoco quieren que renuncie. Les preocupa quién vendría después.