Mundo

Cómo el Congreso de EU contará los votos del Colegio Electoral

Una sesión que usualmente es una ceremonia rutinaria podría extenderse hasta el jueves si se presentan objeciones a los resultados de los votos en algunos estados.

La sesión conjunta del Congreso de Estados Unidos de este miércoles para contar los votos electorales podría prolongarse hasta altas horas de la noche, ya que algunos republicanos planean desafiar la victoria del demócrata Joe Biden en al menos seis estados.

El plan para objetar a los electores de Biden ha agregado importancia a una ceremonia generalmente rutinaria en el camino hacia la investidura y es el esfuerzo más amplio para desafiar la victoria de un presidente desde la Guerra Civil.

Los republicanos, al menos 13 senadores y potencialmente más de 100 miembros de la Cámara de Representantes, están citando los repetidos e infundados cargos de Trump de fraude generalizado.

Sus objeciones podrían forzar múltiples votos en el Senado -dirigido por los republicanos-, y en la Cámara de Representantes -controlada por los demócratas-, que casi con seguridad fracasarán. Más de una docena de senadores republicanos han dicho que no apoyarán los desafíos y planean votar en contra de ellos.

No hubo fraude generalizado en las elecciones, como lo han confirmado varios funcionarios electorales y William Barr, quien renunció como fiscal general el mes pasado. Ni Trump ni ninguno de los legisladores que prometieron objetar el recuento han presentado pruebas creíbles que cambiarían el resultado.

Casi todos los desafíos legales presentados por el presidente de EU y sus aliados han sido desestimados por los jueces. La Corte Suprema, que incluye a tres jueces nominados por Trump, también ha denegado las solicitudes para escuchar un par de casos destinados a invalidar el resultado de los comicios en estados clave.

La reunión del Congreso de este miércoles es el paso final para reafirmar la victoria de Biden, luego de que el Colegio Electoral lo eligiera oficialmente en diciembre. La reunión es un requisito de la Constitución e incluye varios pasos distintos.

Este es un vistazo a la sesión conjunta:

¿De qué va la reunión de este miércoles?

Según la ley federal, el Congreso debe reunirse el 6 de enero para abrir certificados sellados de cada estado que contienen el registro de sus votos electorales. Los votos se llevan a la cámara en cajas especiales de caoba que se utilizan para la ocasión.

Los representantes de ambas partes en ambas cámaras leen los resultados en voz alta y hacen un recuento oficial. El presidente del Senado, el vicepresidente Mike Pence, preside la sesión y declara al ganador.

¿Qué dice la Constitución?

La ley requiere que el Congreso se reúna y cuente los votos electorales. Si hay empate, entonces la Cámara de Representantes decide la Presidencia, con cada delegación del Congreso con un voto. Eso no ha sucedido desde el siglo XIX, y la victoria electoral de Biden sobre Trump fue decisiva, 306-232.

¿Cómo se desarrolla la sesión?

Las dos cámaras se reúnen al mediodía para contar los votos. Se espera que Pence presida, pero si el vicepresidente no puede estar allí, hay un precedente para que el Senado pro tempore, o el senador con más años de servicio en el partido mayoritario, dirija la sesión. Ese es actualmente el senador Chuck Grassley, republicano por Iowa.

El presidente abre y presenta los certificados de los votos electorales por orden alfabético de los estados. Los escrutadores designados de la Cámara de Representantes y el Senado, miembros de ambos partidos, leen cada certificado en voz alta y registran y cuentan los votos. Al final, el oficial que preside anuncia quién ha ganado la mayoría de votos tanto para presidente como para vicepresidente.

Te recomendamos: ¿Qué gana Biden con el control demócrata del Senado de EU?

¿Y qué ocurre si alguien presenta una objeción?

Después de que el escrutador lee el certificado de un estado, cualquier legislador puede ponerse de pie y objetar el voto de esa entidad por cualquier motivo. Pero el funcionario que preside no escuchará la objeción a menos que esté por escrito y esté firmada por un miembro de la Cámara y un miembro del Senado.

Si existe tal solicitud, entonces la sesión conjunta se suspende y la Cámara y el Senado entran en sesiones separadas para estudiarla hasta por dos horas. Para que la objeción sea sostenida, ambas cámaras deben aceptarla por mayoría simple de votos. Si ambos no están de acuerdo, los votos electorales originales se cuentan sin cambios.

Este proceso se repite cada vez que hay una objeción y podría durar toda la noche y el próximo jueves.

La última vez que se consideró tal objeción fue en 2005, cuando la representante Stephanie Tubbs Jones de Ohio y la senadora Barbara Boxer de California, ambas demócratas, se opusieron a los votos electorales de Ohio, alegando que había irregularidades en la votación. Tanto la Cámara como el Senado debatieron la objeción y la rechazaron fácilmente. Es la segunda vez que se realiza una votación de este tipo.

¿Quién se espera que objete?

Se espera que decenas de legisladores republicanos de la Cámara de Representantes y un grupo más pequeño de senadores se opongan al recuento de al menos seis estados donde Trump ha alegado fraude, a pesar del consenso de funcionarios electorales no partidistas e incluso del ex fiscal general de Trump de que no existió tal acto.

Ninguno de los miembros ha presentado pruebas detalladas y pocos de ellos han cuestionado las elecciones de legisladores del Congreso que ganaron las elecciones en las mismas papeletas.

Los republicanos de la Cámara, encabezados por el representante de Ohio, Jim Jordan, y el representante de Alabama, Mo Brooks, han dicho que planean objetar los resultados de Arizona, Georgia, Michigan, Nevada, Pensilvania y Wisconsin.

En la Cámara alta, el senador de Missouri, Josh Hawley fue el primero en decir que se uniría a los republicanos de la Cámara para oponerse a los resultados de Pensilvania. El sábado, el senador Ted Cruz de Texas anunció una coalición de 11 legisladores adicionales que se comprometieron a votar en contra de los electores estatales el miércoles a menos que el Congreso designe una comisión electoral para realizar de inmediato una auditoría de los resultados electorales. Hawley y Cruz se encuentran entre los posibles contendientes presidenciales de 2024.

Te puede interesar: Nunca aceptaremos la derrota, dice Trump antes de que el Congreso certifique victoria de Biden

La senadora Kelly Loeffler, republicana por Georgia, declaró en un mitin con Trump el lunes que también se unirá a las objeciones.

No está claro si los senadores se unirán a los republicanos de la Cámara en los seis estados. Se espera que Cruz se oponga a Arizona, que aparece al principio del conteo, y Loeffler puede oponerse a su estado natal de Georgia, según personas familiarizadas con la planificación que solicitaron el anonimato para discutirlo.

Los desafíos han dividido al partido. El líder republicano del Senado, Mitch McConnell, instó a sus colegas a no objetar, diciendo el mes pasado en una llamada privada que esa decisión sería 'terrible'.

Varios otros republicanos del Senado también han criticado el esfuerzo, incluido el senador de Texas, John Cornyn, y el senador de Dakota del Sur, John Thune, el segundo republicano del Senado.

El senador de Nebraska, Ben Sasse, consideró que el desafío a los resultados es "malo para el país y malo para el partido". El senador de Carolina del Sur, Tim Scott, señaló que "ningún juez, juez o investigador de hechos ha encontrado evidencia que indique que los resultados de las elecciones en esos estados deberían ser anulados".

¿Qué papel juega Pence en el proceso?

El papel de Pence es en gran parte ceremonial y no tiene poder para afectar el resultado, a pesar de los deseos de Trump en sentido contrario.

El papel del vicepresidente como presidente de la sesión es a menudo incómodo, como lo será para Pence, quien estará a cargo de anunciar la victoria de Biden, y su propia derrota, una vez que se cuenten los votos electorales.

Otros vicepresidentes se han encontrado en ese incómodo contexto. En 2001, el vicepresidente Al Gore presidió el recuento de las elecciones presidenciales de 2000 que perdió por muy poco ante el republicano George W. Bush. Gore tuvo que rechazar varias objeciones demócratas. En 2017, Biden presidió el recuento que declaró ganador a Trump. Biden también rechazó las objeciones de los demócratas de la Cámara de Representantes que no tenían ningún apoyo del Senado.

Una vez que el Congreso cuenta los votos, ¿qué sigue?

La sesión conjunta es la última oportunidad oficial de objeciones, más allá de los casos judiciales que hasta ahora han demostrado ser ineficaces para Trump y su equipo.

"Creo que llega un momento en el que tienes que darte cuenta de que, a pesar de tus mejores esfuerzos, no has tenido éxito", dijo Cornyn el mes pasado.