Mundo

Como de película: vapor de nebulizador causa brote de COVID en Australia

El brote, de la variante de Reino Unido, comenzó en un hotel de cuarentena de Melbourne por una persona que usó un nebulizador, dieron a conocer las autoridades.

Una serie de casos de la variante de coronavirus del Reino Unido en Australia aumentó a ocho el jueves. Las autoridades informaron que el brote comenzó en un hotel de cuarentena de Melbourne por una persona que usó un nebulizador para tratar una afección de salud.

El dispositivo médico, que vaporiza medicamentos o líquidos, también funcionó para propagar el virus a través de la niebla "suspendida en el aire con partículas en aerosol muy, muy finas", dijo el director de salud del estado de Victoria, Brett Sutton.

Así fue como el virus se trasladó de la habitación del hotel al pasillo, donde quedó expuesto el personal que caminaba por ahí, precisó.


El brote es otro ejemplo más de las formas insidiosas en que se puede propagar el SARS-CoV-2, obstaculizando incluso a los países con los regímenes de viaje y contención más estrictos del mundo.

El brote genera preocupación por el hecho de que el sistema de cuarentena de Australia, en el que muchas personas llegadas del extranjero deben permanecer en hoteles designados en las principales ciudades durante 14 días, deba reforzarse o rediseñarse a medida que las cepas más virulentas del virus se propaguen por todo el mundo.

Se cree que las partículas infecciosas expulsadas por la nariz y la boca de una persona infectada son la principal fuente de infección por SARS-CoV-2. Aunque las gotitas respiratorias más grandes de la tos y los estornudos son la principal fuente de transmisión, un creciente cuerpo de evidencia implica partículas de aerosol más pequeñas que pueden flotar en el aire cada vez más.

A la luz de eso, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos comenzaron a recomendar esta semana que los estadounidenses usen un cubrebocas de tela con varias capas de tela o uno quirúrgico debajo de una de tela para mejorar la protección contra el coronavirus.


En Melbourne, las autoridades creen que el virus se propagó desde el nebulizador utilizado por una persona de una familia de tres en cuarentena en el hotel, hasta al menos otras cinco personas.

Si bien las pruebas del virus se han intensificado en la segunda ciudad más grande de Australia y los investigadores buscan rastrear y aislar todos los contactos de los trabajadores del hotel, otras regiones desconfían del contagio: el estado de Australia Meridional ha anunciado que está bloqueando las llegadas desde Melbourne.

Melbourne, que actualmente alberga el torneo de tenis del Abierto de Australia Grand Slam, soportó el año pasado uno de los bloqueos más estrictos y prolongados del mundo, que confinó a los cinco millones de residentes de la ciudad en sus hogares durante más de tres meses.

Australia, que ha registrado menos de 29 mil casos de COVID-19 desde que comenzó la pandemia, ha estado cerca de eliminar la transmisión comunitaria del virus mediante controles estrictos en los viajes, métodos de rastreo de contactos y pruebas.

"Esta nueva cepa del Reino Unido, más infecciosa, ha abierto grietas en nuestro sistema de cuarentena de hoteles, poniendo a la nación en riesgo", dijo Omar Khorshid, presidente de la Asociación Médica Australiana, en un comunicado. "Se deben encontrar alternativas ahora que permitan viajar dentro y fuera de Australia mientras protegen a todos los australianos de este virus".

Con la ayuda de Jason Gale