China aplaza reunión anual política por el brote de COVID-19
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

China aplaza reunión anual política por el brote de COVID-19

COMPARTIR

···
menu-trigger

China aplaza reunión anual política por el brote de COVID-19

bulletLa decisión es un reflejo de la importancia que el presidente Xi Jinping da a la lucha contra el virus. El Congreso Popular Nacional no tiene poder real y hay menos motivos para celebrarlo, indicó un experto.

AP
24/02/2020
Policías caminan por la vacía plaza de Tiananmen, con el Gran Salón del Pueblo al fondo, en China.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

China anunció este lunes el aplazamiento de su reunión política más importante del año debido al brote del nuevo coronavirus (COVID-19), una medida llamativa para un gobierno autoritario que siempre ha mantenido un estrecho control sobre su calendario político.

La decisión refleja la importancia que el presidente, Xi Jinping, da a la lucha contra el virus, que ha matado a más de 2 mil 500 personas e infectado a más de 77 mil en la China continental.

El brote ha planteado uno de los mayores desafíos políticos para el gobierno de Xi desde que asumió el control del gobernante Partido Comunista en 2012. Las reuniones anuales del Congreso Popular Nacional y su organismo rector suelen comenzar en torno al 5 de marzo y durar más de dos semanas, con miles de delegados llegados a Beijing para reuniones, discursos y actos políticos.

Un tercio de los 3 mil delegados ocupan cargos provinciales y municipales con importantes competencias y trabajan en la vanguardia de la lucha contra la epidemia, afirmó la agencia oficial de noticias Xinhua.

Xi se ha visto debilitado por el brote, pero puede minimizar los daños “actuando de forma agresiva para contener los daños y recuperar el control aplazando” las reuniones, indicó Steve Tsang, director del Instituto de China en la Escuela de Londres de Estudios Orientales y Africanos.

Como el Congreso Popular Nacional no tiene poder real, hay menos motivos para celebrarlo en un momento en el que el partido ha restringido la circulación de personas y prohibido las grandes aglomeraciones, señaló el experto.

Aplazar las citas permitirá “reducir el riesgo a que alguien utilice cualquiera de las dos ocasiones para hablar fuera de la línea oficial. La decisión de Xi es un acto defensivo agresivo, y por tanto más pragmático que desesperado, aunque debe haber sentido la necesidad de ser defensivo”, dijo Tsang.