Chile descarta sistema de tarjetas de inmunidad para pacientes que tuvieron COVID-19
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Chile descarta sistema de tarjetas de inmunidad para pacientes que tuvieron COVID-19

COMPARTIR

···
menu-trigger

Chile descarta sistema de tarjetas de inmunidad para pacientes que tuvieron COVID-19

bulletLas autoridades determinaron que ello provocaría sesgo y discriminación en diversos ámbitos, especialmente en el laboral.

Bloomberg /Philip Sanders
11/05/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Chile abandonará sus planes de ser pionero en un sistema de tarjetas de inmunidad para aquellos que se hayan recuperado de COVID-19 debido a advertencias de que podría generar discriminación y más contagios.

El sistema, que habría sido el primero de su tipo en el mundo, se suspendió oficialmente por una de las mismas razones por las que se consideró inicialmente: para evitar la creación de un mercado laboral de dos niveles, dijo el domingo el ministro de Salud del país, Jaime Mañalich.

El objetivo de dicho plan, evaluado en varios países, incluido Estados Unidos, era liberar a aquellos que ya no representan riesgos para ellos mismos o para el resto para que pudieran reintegrarse socialmente.

Pero después de evaluarlo más, se dieron cuenta de que eso les habría dado una ventaja en el mercado laboral sobre el resto, en un momento de profunda reducción económica. Tampoco hay pruebas suficientes para demostrar que una persona no puede volver a contagiarse o propagar el virus después de la recuperación.

“Se nos ha hecho saber que podría desencadenarse un problema de discriminación severo”, comentó Mañalich. El carnet podría darle privilegios a una minoría de personas frente a otros que no lo tienen, como prioridad para ser contratados, recontratados o simplemente para ingresar a edificios públicos, señaló.

Para muchos otros, el problema era más científico que social. Las Naciones Unidas y la Organización Mundial de la Salud (OMS) han cuestionado cuánto tiempo las personas permanecen inmunes después de recuperarse de la enfermedad y advirtieron que estos carnets podrían socavar los esfuerzos de cuarentena.

El anuncio de suspender el plan se produjo el mismo día en que Chile informó un número récord de nuevos casos, mil 647 en un día, en lo que el Gobierno comenzó a llamar la “batalla de Santiago”.

Mañalich había estado reduciendo el alcance de las propuestas desde que fueron anunciadas el 16 de abril en medio de crecientes críticas. El proyecto se retrasó en reiteradas ocasiones y la duración de las credenciales se limitó a solo tres meses.

Queriendo enfatizar que no constituían “pasaportes de inmunidad”, Mañalich señaló que los carnets simplemente indicarían que alguien se había recuperado de la enfermedad, lo que generó dudas sobre si deberían entregarse.

Chile ha adoptado una estrategia única para hacer frente al coronavirus, incluidas cuarentenas por comunas. No obstante, solo tres semanas después de que lo peor parecía haber pasado, los contagios diarios se han triplicado.

La enfermedad ahora se está extendiendo rápidamente en el centro de Santiago, donde son habituales los guetos verticales, o edificios residenciales de gran altura.

El Gobierno ha respondido aumentando el número de comunas bajo cuarentena, particularmente en las áreas más pobres de Santiago, y endureciendo las restricciones en esas áreas.

“Después de implementar cuarentenas locales y temporales en comunas de altos ingresos, los casos disminuyeron significativamente, por lo que realmente pensamos que las medidas estaban siendo efectivas”, dio a conocer Marcela Garrido, jefa del Departamento de Salud Pública y Epidemiología de la Universidad de Los Andes, en Santiago.

“Pero cuando se implementaron las mismas medidas en las áreas más pobres, no obtuvimos el mismo resultado en absoluto. Los casos no cayeron como se esperaba”.

Al 11 de mayo, el número total de casos en Chile, con una población de 18 millones de habitantes, asciende a más de 30 mil 63, con 323 muertes.