Mundo

Brasileños salen de viaje pese a restricciones por COVID-19

Muchas escenas en ciudades brasileñas muestran la dificultad que enfrentan las autoridades para lograr la cooperación de la población para contener la propagación del virus.

Las autoridades de Sao Paulo y Río de Janeiro suplicaron a la población que se quedara en casa, pero miles de brasileños están viajando a ciudades costeras e ignorando las recomendaciones del primer fin de semana de un período de vacaciones de 10 días decretado para contener el aumento en infecciones por COVID-19 en el país.

Algunos residentes están aprovechando las vacaciones, a pesar de las advertencias de las autoridades. Las dos ciudades más grandes de Brasil, Sao Paulo y Río de Janeiro, han impuesto amplias restricciones a las actividades no esenciales. Las autoridades estatales adelantaron las vacaciones para crear un período de descanso de 10 días, que comenzó el viernes.

Muchas escenas en ciudades brasileñas muestran la dificultad que enfrentan las autoridades para lograr la cooperación de la población para contener la propagación del virus.


En Sao Sebastiao, una ciudad de más de 80 mil habitantes en la costa de Sao Paulo, los turistas destruyeron las barreras instaladas en el acceso a las playas para evitar aglomeraciones, según informes locales. La ciudad es una de las que sufrió una invasión de turistas que aprovecharon las vacaciones decretadas por el gobierno estatal.

"No vengas a la costa. Dependemos del turismo, pero ahora mismo dependemos de la salud. Necesitamos evitar un colapso aún mayor", dijo el alcalde Felipe Augusto, enojado por los actos de vandalismo.

En Ubatuba, otra de las principales ciudades de la costa de Sao Paulo, los vecinos quemaron neumáticos en una carretera para intentar evitar la llegada de visitantes.

Las restricciones a la actividad implementadas el año pasado fueron poco entusiastas y saboteadas por el presidente Jair Bolsonaro, quien trató de evitar la ruina económica. Sigue sin estar convencido de la necesidad de tomar medidas drásticas, temeroso de que el daño a la economía pueda generar más desempleo y caos social.

Brasil representa actualmente una cuarta parte de las muertes diarias por COVID-19 en todo el mundo, mucho más que cualquier otra nación, y los expertos en salud advierten que la nación está al borde de una calamidad aún mayor. El promedio nacional de siete días de dos mil 500 muertes llegará a tres mil en unas semanas, dijeron expertos a AP.

El sistema de salud ya está colapsando, con casi todas las unidades de cuidados intensivos de los estados cerca o al máximo de su capacidad. El domingo, el 92,6% de las camas de UCI estaban ocupadas en Sao Paulo, mientras que el estado de Río de Janeiro tenía una ocupación del 92 por ciento.

Las autoridades de la ciudad de Río cerraron 19 tiendas y multaron a 60 bares, restaurantes y vendedores ambulantes el sábado por violar las reglas que prohibían su operación. En las playas de la ciudad, algunas personas ignoraron las nuevas reglas y se quedaron en la arena.

Te puede interesar: