Avistan a una beluga en el Támesis, cerca de Londres
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Avistan a una beluga en el Támesis, cerca de Londres

COMPARTIR

···

Avistan a una beluga en el Támesis, cerca de Londres

El cetáceo es una beluga madura, y posiblemente una hembra o un ejemplar joven debido a su tamaño, dijo la directora de ciencia y conservación de la organización benéfica ORCA.

Las belugas pasan la mayor parte de su tiempo cerca de las costas de Alaska, Canadá y Rusia.

Reuters
26/09/2018
La beluga fue avistada el martes y luego este miércoles.
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

LONDRES.- Una beluga avistada en el río Támesis volvió a emerger este miércoles cerca de Londres, a cientos de millas de su habitual hábitat ártico.

El cetáceo blanco, que se alimenta de peces, calamares y cangrejos, fue descubierto por primera vez el martes y salió a la superficie cerca de Gravesend, en el condado de Kent, en el lado sur del estuario, según mostraron imágenes de televisión.

La beluga suele recibir popularmente la denominación de "ballena blanca" o "ballena beluga", aunque en sentido estricto no son términos correctos al no pertenecer a la familia de los balénidos.

"Estamos sorprendidos y un poco tristes de que haya aparecido de nuevo, esperábamos que hubiera salido a aguas más profundas y se hubiera marchado a donde debería estar", dijo Lucy Babey, directora de ciencia y conservación de la organización benéfica ORCA.

La última vez que se vieron belugas en las aguas del Reino Unido fue en 2015 cuando se las vio frente al noreste de Inglaterra, cerca de la costa de Northumberland, pero se marcharon poco después.

Las belugas, que pueden crecer hasta 5.5 metros de largo, pasan la mayor parte de su tiempo cerca de las costas de Alaska, Canadá y Rusia, aunque a menudo viajan grandes distancias en busca de alimento.

Babey indicó que no estaba claro por qué se había perdido y entrado en el Támesis este espécimen.

"El escenario más probable, que no vamos a saber hasta que podamos investigar este animal más, es que hay un deterioro en su sistema de navegación", comentó Babey.

"Si ese sistema de navegación se ve afectado o hay mucha perturbación en su entorno, ya sea por causas naturales o ruido provocado por el hombre, el animal no podrá navegar correctamente y puede desviarse de rumbo".

El cetáceo observado en el Támesis era claramente una beluga madura, y posiblemente una hembra o un ejemplar joven debido a su tamaño, agregó Babey.

"Es una beluga, puedo confirmarlo", aseguró.

En 2006, una ballena de nariz de botella murió tras quedarse varada en el Támesis.