Así es como un nuevo orden mundial está surgiendo con la era del COVID-19
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Así es como un nuevo orden mundial está surgiendo con la era del COVID-19

COMPARTIR

···
menu-trigger

Así es como un nuevo orden mundial está surgiendo con la era del COVID-19

bulletEn este año que ha sido dominado por el nuevo coronavirus, el mundo enfrenta enfrentan una crisis de salud, económica y de legitimidad institucional, en un momento de mayor rivalidad geopolítica.

Bloomberg /Alan Crawford
10/07/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

En julio de 1945, al cierre de la Segunda Guerra Mundial, los líderes de Estados Unidos, Gran Bretaña y la Unión Soviética se reunieron en un palacio prusiano en Potsdam, fuera de la capital alemana conquistada, para forjar el nuevo orden global. Las semillas se sembraron para la Guerra Fría.

A medida que los visitantes con cubrebocas reflexionan sobre las consecuencias de esas decisiones en una nueva exposición para conmemorar el 75 aniversario de esa conferencia, el mapa geopolítico del mundo vuelve a ser rediseñado. Esta vez, es el resultado del coronavirus, que la canciller alemana Angela Merkel describió como el mayor desafío en la era de la posguerra.

A la mitad de un año que ha sido dominado por la pandemia, los gobiernos enfrentan una crisis de salud, una crisis económica y una crisis de legitimidad institucional, todo en un momento de mayor rivalidad geopolítica. La forma en que esos cambios tectónicos se materialicen en los próximos seis meses determinará la era posterior al virus.

Las tendencias que ya eran perceptibles antes del COVID-19 se han intensificado y acelerado. Como potencia en rápido crecimiento, China se está volviendo más asertiva y acercándose con países desde Canadá hasta Australia. Estados Unidos, la única superpotencia que se ha mantenido en la cima de la mesa desde Potsdam, está cada vez más absorto en sí mismo a medida que el virus afecta a su población y economía antes de las elecciones presidenciales de noviembre.

"Muchos problemas estructurales en el orden internacional son cada vez más evidentes", dijo Rory Medcalf , director del Colegio de Seguridad Nacional de la Universidad Nacional de Australia.

Con una convergencia de múltiples puntos de presión, desde fallas de liderazgo hasta una falta de confianza en la veracidad de la información, "se suma a una especie de tormenta perfecta", dijo. "La gran prueba es realmente si podemos superar, digamos los próximos seis a 18 meses sin que estas crisis lleguen a un punto crítico".

En Potsdam, la dinámica clave fue la lucha ideológica entre los sistemas comunista y capitalista propugnada por Moscú y Washington. La Unión Soviética bajo Josef Stalin había emergido de la guerra como una superpotencia, mientras que el presidente estadounidense Harry Truman demostró la superioridad tecnológica y militar de Estados Unidos al emitir la orden de lanzar las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki.

El enfrentamiento de hoy entre Estados Unidos, con Donald Trump, y China, con Xi Jinping, fue comparado con las "estribaciones" de una nueva Guerra Fría por el exsecretario de Estado Henry Kissinger en noviembre. El historiador Niall Ferguson dice que ya estamos allí. La mayoría está de acuerdo en que es poco probable que una presidencia de Joe Biden revierta el deterioro de las relaciones entre Estados Unidos y China.

Para Medcalf, cuyo libro Indo-Pacific Empire trata sobre la rivalidad estratégica en la región, la cuestión decisiva ahora no es solo cómo Estados Unidos responde al desafío del ascenso de China, sino si los el resto de los jugadores, incluidos India, Australia, Japón y los países de Europa están dispuestos a correr riesgos para defender el orden internacional y a trabajar juntos para hacerlo.

El problema es que no hay un foro obvio para debatir la forma del mundo pospandémico. El Grupo de los Siete está en el limbo mientras que el anfitrión de este año, Trump, discute quién debería ser miembro. Una cumbre prevista para septiembre de los líderes de la Unión Europea y Xi se ha pospuesto indefinidamente. La reunión del G-20 de noviembre bajo la presidencia de Arabia Saudita sigue siendo incierta.

Las Naciones Unidas, formadas en 1945 para evitar nuevas guerras, son en gran medida disfuncionales: Rusia y China, dos de las cinco potencias con poder de veto, bloquearon otra resolución esta semana, esta vez sobre Siria.

Las fuentes de conflicto con Beijing, mientras tanto, son repentinas y desconcertantes en todas partes.

China, que obtuvo una gran simpatía y apoyo médico a principios de año, cuando se convirtió en el primer país en sufrir el impacto del coronavirus, desde entonces ha desperdiciado esa buena voluntad.

Está en conflicto con Australia por los orígenes del virus, con Canadá por la detención del ejecutivo de Huawei Technologies, Meng Wanzhou, y con India por una frontera en disputa. Japón y la UE se están volviendo cada vez menos dependientes de China como resultado de las deficiencias de la cadena de suministro expuestas por el virus. Alemania y Australia son dos de los muchos que promulgan o endurecen la legislación para proteger contra las inversiones depredadoras de China.

La actitud de Europa hacia China se está endureciendo inexorablemente, ayudada por un rápido cambio en la opinión pública contra Beijing, según Agatha Kratz , directora asociada con sede en París del Grupo Rhodium que lidera la investigación sobre las relaciones UE-China.

"En realidad estamos avanzando más rápido que muchos de nuestros colegas y países socios, incluido Estados Unidos, en varios frentes", dijo Kratz. Citó pasos que incluyen un documento de política de la UE sobre temas de competencia publicado en junio que es "un gran problema" en términos de la postura del bloque hacia China.

La ley de seguridad nacional de China impuesta a Hong Kong ha aumentado la ira mundial por la interferencia de Beijing en la independencia del antiguo territorio británico y está causando graves tensiones con Londres.

El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, se está preparando para revertir una decisión anterior y excluir a Huawei de sus redes 5G, lo que provocó una advertencia de "consecuencias" del embajador de China en Londres. El gobierno de Johnson también ofreció a 3 millones de residentes de Hong Kong una vía rápida para tener la ciudadanía británica.

Ulrich Speck , investigador principal del Fondo Marshall de Alemania, comparó el simbolismo de la postura de China sobre Hong Kong con el bloqueo de Berlín por parte del Ejército Rojo en 1948-1949. Ese fue el momento en que nos dimos cuenta de que Estados Unidos y la Unión Soviética habían pasado de ser aliados en tiempos de guerra a rivales mortales.

Las tensiones también son altas con Taiwán y en el disputado Mar del Sur y el Mar del Este de China, según William Choong , miembro principal del Instituto ISEAS Yusof Ishak en Singapur.

"En la mente china, Estados Unidos ha perdido su manto de liderazgo no solo en Asia-Pacífico, si no en el mundo", dijo. "Por lo tanto, China lo ve como una oportunidad para aprovechar la ventaja en algunos de los puntos críticos de mi parte del mundo".

Choong teme que una confrontación entre EU y China, o entre Japón y China, pueda convertirse en un conflicto abierto como resultado de un "comandante que decide señalar un punto y presionar el botón".

La historia está plagada de consecuencias no deseadas, y la Conferencia de Potsdam tuvo su parte.

Durante 16 días, Truman, Stalin y el primer ministro británico Winston Churchill decidieron el destino de Alemania y debatieron por la frontera occidental de Polonia, al tiempo que tomaron posiciones que tendrían consecuencias de largo alcance para Oriente Medio y China, Japón y Corea.

En menos de un año, Churchill, quien fue reemplazado en Potsdam por Clement Attlee después de perder las elecciones británicas, se refirió a una Cortina de Hierro que descendía por Europa. En 1950, estalló la guerra en la península coreana entre el norte comunista respaldado por los soviéticos y el sur respaldado por Estados Unidos.

Muchas de las fallidas fronteras establecidas en ese entonces se pueden ver hoy, superpuestas y acentuadas por el coronavirus.

La pandemia no ha cambiado tanto el mundo, pero "puso el reflector sobre los defectos, las deficiencias y el mal estado tanto del orden internacional como del orden nacional", dijo Constanze Stelzenmueller , miembro del Centro en Estados Unidos y Europa en Brookings Institution en Washington. "Y donde ha habido fallas y debilidades, la pandemia se ha extendido con particular brutalidad".

Eso se aplica a Estados Unidos y el Reino Unido, los cuales han sufrido un número desproporcionadamente alto de muertes por COVID-19.

El populismo y su desprecio por los expertos ha sido expuesto. Por el contrario, los esfuerzos de Europa para presentar una tercera vía viable han rendido frutos y parecen estar a punto de ser creíbles. Stelzenmueller ve esperanza en el desempeño de su Alemania natal, que ha demostrado que "un gobierno en su sano juicio" puede controlar incluso problemas increíblemente complejos. "A veces realmente tienes que mirar el desastre a la cara", dijo.

Pero la crisis todavía nos afecta mucho, como muestran nuevos brotes desde Florida hasta Melbourne, con signos de interrogación sobre cómo reaccionarán las poblaciones frustradas ante nuevas cuarentenas impuestas por los gobiernos y la profundización de las dificultades económicas.

Para Medcalf en Australia, una mejor analogía de lo que viene después es el período anterior a la guerra de la década de 1930. "Pase lo que pase, estamos al borde de algún tipo de tormenta", dijo. "Es solo que todavía no sabemos cómo se verá o cómo se desatará".