Ante riesgo de coronavirus, EU pondera enviar a México a quienes crucen la frontera de forma ilegal
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Ante riesgo de coronavirus, EU pondera enviar a México a quienes crucen la frontera de forma ilegal

COMPARTIR

···
menu-trigger

Ante riesgo de coronavirus, EU pondera enviar a México a quienes crucen la frontera de forma ilegal

bulletEl plan está bajo consideración y no se ha tomado ninguna decisión final, de acuerdo con dos funcionarios del gobierno del Estados Unidos.

AP
17/03/2020
Actualización 17/03/2020 - 23:34
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

El gobierno de Estados Unidos sopesa un plan para devolver inmediatamente a México a todas las personas que crucen la frontera sur de manera ilegal, informaron el martes dos funcionarios gubernamentales, utilizando poderes que, afirman, tiene el presidente durante una pandemia como el brote actual del nuevo coronavirus para implementar una de las medidas más agresivas para frenar la inmigración ilegal.

El plan está bajo consideración y no se ha tomado ninguna decisión final, de acuerdo con los funcionarios, quienes hablaron bajo condición de anonimato con AP debido a que el plan no se ha anunciado.

Dichos servidores públicos señalaron que el presidente Trump tiene la autoridad para tomar este tipo de acciones durante una pandemia y que las medidas de México para frenar la propagación del coronavirus, junto con las de Venezuela, han sido las más débiles en Norteamérica y Sudamérica.

México, que no comentó de manera inmediata sobre los planes de Estados Unidos, ha sido lento en implementar políticas de distanciamiento social y cancelación de eventos, aunque eso empieza a cambiar.

El presidente Andrés Manuel López Obrador finalmente pidió el martes a la gente que limite su asistencia a un próximo acto público, luego de las críticas que recibió sobre que sus mítines multitudinarios contradecían las recomendaciones de las autoridades para que los mexicanos adoptaran un distanciamiento social con el objetivo de contener la propagación del coronavirus.

El fin de semana pasado, López Obrador fue visto abrazando, besando, estrechando manos y tomándose selfies en medio de una gran cantidad de gente durante una visita a localidades del estado de Guerrero, en el sur del país.

Ese mismo fin de semana, las autoridades mexicanas permitieron que se llevara a cabo el Vive Latino, que congregó a más de 50 mil personas.

Después, la Secretaría de Salud anunció el cierre de escuelas a partir del 20 de marzo.

La nueva propuesta del gobierno de Trump es similar a sus declaratorias de noviembre de 2018 sobre que a cualquier persona que cruzara la frontera de manera ilegal desde México se le negaría el asilo, una medida que ha estado bloqueada en las cortes.

El mes pasado, un tribunal de apelaciones ratificó la decisión mientras una demanda continúa su curso legal.

La prohibición que se sopesa enviaría de regreso a México a todas las personas que crucen la frontera de manera ilegal, no sólo a aquellos que buscan solicitar asilo.

Heather Swift, portavoz del Departamento de Seguridad Nacional, dijo que el presidente estaba enfocado en proteger a los estadounidenses del coronavirus y que “todas las opciones estaban sobre la mesa”.

Grupos defensores de inmigrantes condenaron la posible acción.

“Las decisiones relacionadas con la pandemia deberían estar dirigidas por las autoridades de sanidad, no por la agenda del gobierno de Trump para cerrar la frontera a refugiados que buscan asilo”, dijo Eleanor Acer, directora de protección a refugiados de la organización Human Rights First.

“El gobierno está usando la pandemia como un pretexto para avanzar en su objetivo a largo plazo de restringir los derechos de asilo a la gente que huye de la persecución”, añadió.

La propuesta sería el último giro político más importante del gobierno para frenar el asilo y la inmigración ilegal en la frontera sur.

Alrededor de 60 mil solicitantes de asilo han sido enviados de regreso a México para que esperen sus audiencias en los tribunales de inmigración estadounidenses desde enero de 2019 bajo la política “Permanecer en México”, la cual determinó la Corte Suprema la semana pasada que permanecería en vigor durante una impugnación legal.

Desde noviembre, el gobierno le ha negado el asilo a cientos de personas procedentes de El Salvador y Honduras y los ha trasladado a Guatemala con la oportunidad de que busquen protección en ese país.

Durante el año fiscal de 2019, que terminó el 30 de septiembre, se realizaron más de 851 mil arrestos por cruzar la frontera.

La propuesta aparentemente no aplicaría a grupos mucho más pequeños que se presentan en los puertos de entrada para solicitar asilo.

Por su parte, el gobierno de México informó que no ha recibido ninguna solicitud formal por parte de su homólogo estadounidense respecto al posible retorno de migrantes debido al COVID-19.

En una nota informativa, la Secretaría de Relaciones Exteriores indicó que en caso de que se materialice dicha propuesta, “el gobierno de México analizará sus alcances y actuará de manera soberana, en defensa de sus intereses, considerando, entre otros, la salud pública y los derechos humanos”.

La dependencia resaltó que el Gobierno de México sigue estrictamente los protocolos delineados por la Organización Mundial de la Salud para delimitar los impactos negativos del coronavirus y colabora con las autoridades internacionales para mitigar el contagio de esta pandemia.

Con información de Susana Guzmán.