menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Ante protestas, inversionistas temen que Colombia sea 'un dolor de cabeza' más en Latinoamérica

COMPARTIR

···
menu-trigger

Ante protestas, inversionistas temen que Colombia sea 'un dolor de cabeza' más en Latinoamérica

bulletInversores se han visto afectados las últimas semanas debido a los disturbios en Chile, Ecuador y Bolivia, lo que ha generado también inestabilidad política.

Bloomberg / Ezra Fieser
21/11/2019
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Colombia se prepara este jueves para sus mayores protestas en años, ya que sindicatos, estudiantes y grupos indígenas están liderando una huelga nacional contra el impopular presidente del país, Iván Duque.

En las últimas semanas, los inversionistas se han visto muy afectados por grandes disturbios en Chile, Ecuador y Bolivia y están incorporando el riesgo de que Colombia también experimente una mayor inestabilidad política.

Los organizadores inicialmente convocaron a la huelga para presionar a Duque mientras su gobierno planea reformar las leyes laborales y de pensiones. Pero se ha transformado en un rechazo general a su administración, donde grupos desde controladores de tráfico aéreo hasta instructores de yoga han comprometido su adhesión.

Un sentimiento antigubernamental similar ha alimentado protestas en América Latina, en las que enormes manifestaciones han presionado a los líderes para que reviertan los programas de austeridad y ayudaron a lograr la renuncia del presidente de Bolivia, Evo Morales.

“Lo estoy siguiendo detenidamente. El gobierno tiene algo de qué preocuparse”, dijo Oren Barack, director gerente de renta fija de AGP Alliance Global Partners, en Nueva York, que mantiene deuda soberana y corporativa de Colombia. “Hay mucha tensión en América Latina en este momento”.

Los manifestantes protestan por una serie de problemas como los fondos para la educación, la corrupción y los asesinatos sin esclarecer de líderes sociales. El gobierno indicó que cerrará las fronteras y permitirá que las autoridades locales tomen medidas como imponer toques de queda para controlar la violencia.

“Estamos cansados de políticas que no ayudan a la gente”, señaló Iliana Bermúdez, de 34 años, miembro del Movimiento Social E24, grupo que ayuda a organizar la huelga. “Este gobierno no escucha”.

En respuesta a la huelga planificada, Duque, de 43 años, defendió su historial y ofreció “escuchar a todas las comunidades a través de un diálogo permanente”.

Todos los bonos soberanos de Ecuador, Chile y Bolivia se han vendido desde que comenzaron los violentos enfrentamientos.

El costo de asegurar los bonos soberanos de Colombia frente a un no pago con swaps de incumplimiento crediticio -un indicador del riesgo percibido- es el que más ha aumentado en América esta semana.

“Debido a lo sorprendidos que estaban por lo que sucedió en Chile, ahora están aún más preocupados por lo que podría suceder en Colombia”, indicó Sergio Guzmán, director de Colombia Risk Analysis, una consultora con sede en Bogotá.

Se espera que las marchas de este jueves sean en su mayoría pacíficas, pero pueden generar titulares negativos que afecten los activos esta semana, sostuvo Dirk Willer, jefe de estrategia de renta fija de mercados emergentes de Citigroup.

Es posible que las protestas también ayuden a presionar al gobierno para que demore y diluya sus planes de reforma de pensiones, añadió.

Las marchas podrían debilitar aún más el débil apoyo de Duque. Su índice de aprobación cayó este mes a 26 por ciento, su nivel más bajo desde que asumió el cargo el año pasado.

La falta de una mayoría en el Congreso complica sus planes de impulsar una reforma tributaria este año y proyectos de ley laborales y de pensiones el próximo año. Y un escándalo por un bombardeo a un campamento guerrillero que dejó a varios menores fallecidos obligó a su ministro de Defensa a renunciar este mes.

“Los errores de Duque han generado un creciente nivel de descontento”, comentó Claudia Navas, analista de Control Risks, en Bogotá. “No está claro a dónde llevará el presidente al país”.