Tic, toc: estamos a 100 segundos del 'fin del mundo', según Reloj del Apocalipsis
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Tic, toc: estamos a 100 segundos del 'fin del mundo', según Reloj del Apocalipsis

COMPARTIR

···
menu-trigger

Tic, toc: estamos a 100 segundos del 'fin del mundo', según Reloj del Apocalipsis

bulletUn grupo de científicos y expertos miden cada año los riesgos del planeta, y a partir de ellos, fijan la hora de este reloj 'del fin del mundo'. Este año estamos a 100 segundos del 'fin'.

Redacción
23/01/2020
Actualización 23/01/2020 - 20:12
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

El 'Reloj del apocalipsis', que se define cada año por científicos y expertos que evalúan los riesgos globales, que adelantó su reloj de dos minutos a 100 segundos de la medianoche, un ajuste de 20 segundos.

En 2019, el reloj se mantuvo en dos minutos para la medianoche (120 segundos), lo más cerca que ha estado la humanidad del 'Armagedón' desde 1953, cuando Estados Unidos y la Unión Soviética detonaron por primera vez bombas de hidrógeno.

Sin embargo, el cambio de la simbólica cuenta regresiva de este año hacia una catástrofe mundial está en el punto más cercano a la medianoche en sus 73 años de historia, debido al “peligro existencial” de una guerra nuclear y el cambio climático.

“Ahora estamos expresando en segundos lo cerca que el mundo está de una catástrofe -no en horas, ni siquiera en minutos-”, subrayó Rachel Bronson, presidenta y directora ejecutiva del Boletín de los Científicos Atómicos (BAS). “Ahora enfrentamos una emergencia real, un estado de los sucesos mundiales completamente inaceptable, que ha eliminado todo margen de error o más retrasos”.

Los científicos señalaron que este año acercaron el reloj 20 segundos a la medianoche porque sus dos principales áreas de preocupación: armas nucleares y cambio climático no han mejorado significativamente en los últimos dos años.

Además, expusieron que los medios con los que los líderes políticos han manejado previamente estos peligros, que podrían terminar con la civilización, se están desmantelando sin un esfuerzo realista para reemplazarlos con nuevos o mejores regímenes de gestión.

Explicaron que los líderes mundiales no están respondiendo adecuadamente para reducir este nivel de amenaza y contrarrestar el 'vacío' de las instituciones políticas internacionales, negociaciones y acuerdos que apuntan a contenerlo. "El resultado es un riesgo creciente y creciente de desastres".

"La humanidad continúa enfrentando dos peligros existenciales simultáneos: la guerra nuclear y el cambio climático, que se ven agravados por un multiplicador de amenazas, tales como una guerra de información cibernética, que debilita la capacidad de respuesta de la sociedad", se lee en texto.

En cuanto al tema nuclear, detallaron que los líderes han terminado varios tratados y negociaciones importantes sobre el control de armas durante el último año, creando un ambiente propicio para una carrera armamentista nuclear renovada, la proliferación de armas nucleares y la reducción de las barreras a la guerra nuclear.

" Los conflictos políticos con respecto a los programas nucleares en Irán y Corea del Norte siguen sin resolverse y, en todo caso, empeoran. La cooperación entre Estados Unidos y Rusia en el control de armas y el desarme es casi inexistente".

El Reloj del Apocalipsis comenzó a funcionar en 1947, cuando los editores del Boletín de los Científicos Atómicos cambiaron su formato de un boletín a una revista y contrataron a la artista Martyl Langsdorf para que presentara una portada para el relanzamiento.

El reloj se convirtió en un ícono de la Guerra Fría, al poner un número, por impresionista que fuera, sobre cuán paranoicos deberían ser todos respecto al fin de la civilización. El primer reloj se fijó en 7 minutos para la medianoche.

Desde el final de la Guerra Fría, el reloj se ha adaptado para reflejar las amenazas de la era moderna, como el cambio climático, la ciberseguridad y la proliferación nuclear.

-Con información de AP y Bloomberg*