Mundo

Acusan a Sarkozy de corrupción y Fiscalía pide 2 años de cárcel

El fiscal Jean-Luc Blachon consideró probados los delitos contra Sarkozy, sacados a la luz tras las llamadas con su abogado Thierry Herzog, para quien pidió una pena similar, intervenidas por la policía.

PARÍS.- La fiscalía de Francia pidió una pena de 2 años de cárcel firme y otros 2 exentos de cumplimiento contra el expresidente francés, Nicolas Sarkozy, por corrupción y tráfico de influencias.

El fiscal Jean-Luc Blachon consideró probados los delitos contra Sarkozy, sacados a la luz tras las llamadas con su abogado Thierry Herzog, para quien pidió una pena similar, intervenidas por la policía.

También solicitó la misma pena para el exmagistrado del Supremo, Gilbert Azibert, acusado de haberse dejado corromper a cambio de un ascenso en su carrera.

Blachon concluyó que los tres acusados hicieron "un pacto de corrupción" en febrero de 2014, mediante el cual Azibert ayudaba al conservador Sarkozy a obtener información en la investigación del "caso Bettencourt" a cambio de un impulso para que él obtuviera un puesto en el Consejo de Estado de Mónaco.

El "caso Bettencourt" salió a la luz durante el verano de 2010, después de que el mayordomo de Liliane Bettencourt, accionista mayoritaria de L'Oreál, entregara a la prensa 21 horas de grabaciones realizadas en el salón de la mansión de la entonces octogenaria propietaria de la firma. El mayordomo siguió las directrices de la única hija de la millonaria, Françoise Bettencourt Meyers, que quería inhabilitarla.

Las grabaciones revelaban la existencia de cuentas secretas en Suiza, un posible caso de conflicto de intereses y la financiación ilícita de la campaña presidencial de la Unión por un Movimiento Popular, partido por el que Sarkozy llegó al poder.

En el juicio, Herzog, amigo de los dos, fue descrito por el fiscal como "el geniecillo" de la trama. Pero las palabras más duras fueron para Sarkozy, a quien el fiscal acusó de haber "mancillado el puesto de presidente".

Sarkozy negó haber cometido "el mínimo acto de corrupción" ni tráfico de influencias y expresó su "ira" e "indignación" por los cargos de los que se le acusa. Agencias