Mundo

Asesinato de la periodista palestina Shireen Abu Akleh: Estos son los avances de la investigación

Las fuerzas israelíes identificaron el fusil de un soldado suyo que podría ser el que mató a la periodista de Al Jazeera Shireen Abu Akleh.

JERUSALÉN.— Las fuerzas israelíes han identificado el fusil de un soldado suyo que podría ser el que mató a la periodista de Al Jazeera Shireen Abu Akleh, pero advirtieron que no pueden confirmarlo hasta que los palestinos entreguen la bala para su análisis, informó el jueves un funcionario militar israelí.

Es un pequeño avance en la investigación en torno a la muerte de Abu Akleh, quien fue abatida fatalmente el 11 de mayo cuando cubría un operativo militar israelí en Cisjordania.

Funcionarios palestinos, junto con otros periodistas que acompañaban a Abu Akleh en ese momento, han dicho que ella murió por fuego israelí. Las fuerzas israelíes insisten en que ella murió en medio de una batalla entre sus soldados y milicianos palestinos y que, sin un análisis apropiado, no se puede determinar a ciencia cierta quién la mató.

Israel ha pedido una investigación conjunta con la Autoridad Palestina, pero los palestinos, que tienen la bala, dicen que no confían en Israel. Afirman que realizarán su propia investigación y que cooperarán con cualquier país menos con Israel.

Aunque sigue incierto el origen del disparo, “hemos identificado al arma que posiblemente estuvo involucrada en el intercambio de fuego cerca de Shireen”, declaró el funcionario israelí.

Reiteró el llamado a los palestinos para que entreguen el proyectil, afirmando que si lo hacen “podremos comparar la bala con el cañón del fusil para ver si concuerdan”. El funcionario habló a condición de anonimato al no estar autorizado para hablar del tema públicamente.

Asesinato de periodista palestina: las dos versiones

Las fuerzas israelíes difundieron la semana pasada los resultados de una investigación preliminar, con dos hipótesis sobre la muerte. Una es que fue alcanzada por balas de milicianos palestinos en una batalla intensa con los efectivos israelíes. La otra es que la bala vino de un soldado israelí que disparaba por una portezuela en un vehículo blindado contra un miliciano palestino que le estaba disparando al vehículo. Enfatizó que es imposible determinar la fuente del disparo sin un análisis de la bala.


Los palestinos han realizado su propia investigación. El viernes, el fiscal palestino aseveró que, según conclusiones preliminares, Abu Akleh fue abatida por fuego intencional israelí, aunque añadió que la investigación continúa.

Shireen Abu Akleh, reportera de Al Jazeera

Shireen Abu Akleh era una veterana periodista palestina de Al Jazeera, que murió el miércoles 11 de mayo de un disparo en la cabeza cuando cubría una operación militar israelí en el territorio ocupado de Cisjordania.

Abu Akleh, de 51 años, era un rostro respetado y familiar en el Oriente Medio, conocida por su cobertura de las duras realidades de la ocupación de los territorios palestinos por parte de Israel, ahora en su 55 año. Era muy conocida en Cisjordania y también contaba con la ciudadanía estadounidense.

Su muerte se sintió en toda la región y fue condenada por numerosos gobiernos árabes.

Las relaciones entre las fuerzas israelíes y los medios de comunicación extranjeros, especialmente los periodistas palestinos, son tensas.

Durante la guerra del año pasado entre Israel y los gobernantes de Gaza pertenecientes al grupo Hamas, un ataque aéreo israelí destruyó el edificio de la ciudad de Gaza que albergaba las oficinas de AP y Al Jazeera. Los ocupantes del edificio fueron advertidos que evacuaran y nadie resultó herido en el ataque. Israel dijo que Hamás utilizaba el edificio como centro de mando, pero no ha aportado pruebas.

El resultado de la investigación militar de Israel será seguido muy de cerca. La Corte Penal Internacional ha abierto una investigación sobre posibles crímenes de guerra cometidos por parte de Israel tanto en la Cisjordania ocupada como en la Franja de Gaza.

Israel no reconoce la jurisdicción del tribunal y ha calificado la investigación de injusta y antisemita.