Mundo

Confinamientos ‘asfixian’ economía de China; producción y consumo se desploman en abril

Las ventas minoristas se contrajeron 11.1%, por debajo de la caída proyectada de 6.6%

La economía de China se contrajo en abril, en medio de brotes y confinamientos por COVID que arrastraron a los sectores industrial y de consumo a los niveles más débiles desde principios de 2020, después de que millones de residentes se vieron confinados en sus hogares y las fábricas se vieron obligadas a detener la producción.

La producción industrial cayó 2.9 por ciento en abril respecto al año anterior, cifra peor a la estimada en una encuesta de economistas de Bloomberg.

Las ventas minoristas se contrajeron 11.1 por ciento en el período, por debajo de la caída proyectada del 6.6 por ciento. Además, la tasa de desempleo subió a 6.1 por ciento, superior a la previsión de 6 por ciento.

La economía de China ha ‘pagado’ un enorme precio debido a los estrictos esfuerzos del Gobierno para mantener a raya al virus SARS-CoV-2. Beijing ha insistido en seguir con su estrategia COVID Cero para frenar las infecciones, a pesar de que la alta transmisibilidad de la variante ómicron pone a las ciudades en mayor riesgo de cerrarse y reabrirse repetidamente en comparación con cepas anteriores.

“Los brotes de COVID en abril tuvieron un gran impacto en la economía, pero el impacto es a corto plazo”, aseguró la Oficina Nacional de Estadísticas en un comunicado. “Con el progreso en los controles y las políticas para estabilizar la economía, es probable que la economía se recupere gradualmente”.

Los impactos económicos de la política de tolerancia cero han hecho que el ambicioso objetivo de crecimiento de China de 5.5 por ciento quede fuera de su alcance, y está pesando sobre las perspectivas de crecimiento mundial.

Beijing ha señalado que los formuladores de políticas intensificarán el apoyo a la economía, y el primer ministro Li Keqiang instó recientemente a los funcionarios a garantizar la estabilidad a través de la política fiscal y monetaria.

El Banco Popular de China tomó medidas este domingo para aliviar la crisis de la vivienda al reducir las tasas hipotecarias para los compradores de vivienda por primera vez. Dejó sin cambios la tasa de interés de los préstamos de política a un año el lunes, ya que la presión inflacionaria y las preocupaciones sobre las salidas de capital reducen el alcance de una mayor relajación.