Mundo

OMS advierte de las ‘graves consecuencias’ que ómicron puede ‘desatar’ en el mundo

El grupo pidió a los estados miembros que realicen pruebas exhaustivas para rastrear a la variante.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que la nueva variante del coronavirus podría provocar olas de contagios de “consecuencias graves” en medio de señales de que hace que el virus SARS-CoV-2 sea más transmisible.

Científicos de Sudáfrica, donde se detectó por primera vez la cepa, dijeron que parece que se propaga más fácilmente, pero que las vacunas existentes probablemente protejan contra enfermedades graves.

La OMS evaluó el riesgo de la variante como “extremadamente alto” y pidió a los estados miembros que realicen pruebas exhaustivas. Comprender la nueva cepa llevará varios días o semanas, subrayó la agencia.

“No tenemos suficientes datos para determinar la efectividad de la vacuna contra omicron o la gravedad de la enfermedad, por lo que cualquier afirmación sobre cualquiera de las dos en esta etapa no se basa en evidencia”, dijo comentó MacIntyre, profesora de bioseguridad global en la Universidad de Nueva Gales del Sur en Sídney.

“Hasta ahora, el virus no ha mutado para volverse menos severo, de hecho, todo lo contrario”, indicó.

Los gobiernos de todo el mundo están prohibiendo los viajeros de Sudáfrica y países cercanos en medio de temores de que ómicron pueda evadir las vacunas; exacerbar los aumentos repentinos de contagios y frustrar los esfuerzos para reabrir las economías.

Si bien las noticias de la nueva variante causaron estragos en los mercados financieros mundiales el viernes, las operaciones en Asia el lunes indicaron que los inversores estaban esperando más claridad mientras los científicos trabajan para comprender mejor a ómicron.

Las mutaciones de ómicron pueden hacer que sea más fácil para el virus evadir la inmunidad existente, apuntó la OMS en un documento de información técnica para sus miembros. Advirtió sobre “futuras oleadas de COVID-19, que podrían tener graves consecuencias”.

La variante se detectó por primera vez a principios de este mes. Se caracteriza por unos 30 o más cambios genéticos, la mitad de los cuales se encuentran en la parte de la proteína de punta que se usa para unirse a la ACE-2 humana, que es la enzima que el coronavirus ataca para ingresar a las células y causar una infección. Las mutaciones allí pueden hacer que la proteína de la punta sea menos reconocible para los anticuerpos producidos en respuesta a la vacunación o una infección natural.