Border

La otra pandemia que está ‘matando’ a San Diego: la crisis de la metanfetamina

La droga es la más vinculada a los crímenes violentos en la ciudad californiana.

Investigaciones realizadas por el condado de San Diego revelaron que en el último año las muertes por el consumo y abuso de metanfetaminas aumentaron 24 por ciento, además de que este tipo de droga es el principal causante de violencia en la localidad.

Autoridades del condado de San Diego, California dieron a conocer en rueda de prensa la situación que se vive a causa del consumo de ese fármaco. La fiscal de distrito, Summer Stephan, calificó la situación como “la crisis de metanfetamina”.

Expresó que actualmente el consumo de la metanfetamina “es la droga más vinculada a los delitos violento: el 56 por ciento de las personas que están en la cárcel por cualquier delito: por asesinato, abuso de menores, violencia doméstica, robo, tiene metanfetamina en su sistema”.

El Boletín de Calificaciones de Metanfetamina informa que en el 2019 se registraron 546 decesos por el consumo de dicha droga; en tanto que el año pasado perdieron la vida 722 residentes por el uso de dicha sustancia. Las cifras de 2021 se darán a conocer a inicios del próximo año.

El documento también da a conocer que 6 mil 591 personas fueron admitidas en diferentes programas de tratamiento en el año 2020, los cuales son financiados por el condado de San Diego; mientras que en el 2019 se brindó la ayuda a 4 mil 740 personas por la misma causa.

En cuanto a los arrestos, el informe señala que por venta y posesión de metanfetaminas las cifras de detenidos disminuyeron el año pasado a 7 mil 211, en comparación con el 2019 cuando se detuvo a 11 mil 313 personas.

Se dio a conocer que el condado apoya programas cuyo objetivo es ayudar a las personas a superar sus adicciones para que se recuperen y solucionen los trastornos que provoca esta droga.

Estos programas están encaminados al tratamiento y recuperación de la persona para que pueda tener bienestar y de esta manera vuelva a interactuar con su familia y se reintegre a la sociedad.

Carlos Estrada, residente del condado de San Diego, comentó que uno de sus amigos consumió metanfetaminas y sus cambios fueron muy drásticos, tanto en su salud, como en su carácter.

“Era común que los fines de semana nos reuniéramos y tomáramos unas cervezas mientras hacíamos comida en el jardín; era una forma de quitarnos el estrés de la semana. Al principio uno de ellos empezó a fumar marihuana y no le dimos importancia, con que se alejara de nosotros en ese momento bastaba”, comentó.

Luego empezó a usar las metanfetaminas y se volvió agresivo; al principio creíamos que era el estrés laboral, luego nos dimos cuenta que era la droga que usaba”, dijo.

Comentó que por medio de familiares de su amigo conocieron que su actitud cambió debido al consumo de la metanfetamina y que incluso estuvo hospitalizado por el daño que provocó en su organismo.