Mundo

EU y la Unión Europea declaran ‘tregua arancelaria’ por subsidios a Airbus y Boeing

El acuerdo, que durará cinco años, se logró justo antes de la cumbre entre los líderes del bloque y el presidente Joe Biden en Bruselas.

Estados Unidos y la Unión Europea acordaron este martes extender una tregua arancelaria por cinco años, poniendo fin a una disputa sobre subsidios otorgados a los aviones de Airbus y Boeing que vio a los aliados a imponerse entre sí aranceles por 11 mil 500 millones de dólares en sus exportaciones.

Katherine Tai, representante comercial de Estados Unidos, dijo en Bruselas que los gravámenes permanecerán suspendidos mientras se mantengan los términos del acuerdo y se trabaja para abordar problemas, incluidos los subsidios pendientes ya pagados.

El acuerdo pasa página a un conflicto clave en la guerra comercial del expresidente Donald Trump y prepara el escenario para una nueva era de cooperación transatlántica sobre ayuda estatal en un momento en que China está compitiendo por desplazar el duopolio de aviones civiles Boeing-Airbus.


“El anuncio de hoy resuelve un problema comercial de larga duración en la relación entre Estados Unidos y la UE”, dijo Tai. “También hemos acordado con la UE hacer declaraciones claras sobre el apoyo aceptable para los grandes productores de aeronaves civiles y un proceso cooperativo para abordar ese apoyo entre nuestras dos partes”.

La Comisión Europea pasó el lunes por la noche discutiendo el acuerdo con los estados miembros para que fuera aprobado antes de la cumbre con el presidente Joe Biden en Bruselas, comentaron funcionarios de la UE familiarizados con las deliberaciones. Los aliados también prometerán poner fin a una disputa separada sobre el acero y el aluminio, en una señal de progreso en el restablecimiento de la relación.

Según el acuerdo, todos los futuros aviones de pasajeros de Airbus y Boeing deberán desarrollarse sin subsidios, dijeron los funcionarios.

El acuerdo fue impulsado, en parte, por una creciente conciencia entre los responsables políticos en Bruselas y Washington de que el fabricante aeroespacial de China patrocinado por el Estado, Commercial Aircraft Corporation of China (o Comac), está en camino de convertirse en un rival legítimo en la fabricación de aviones globales para el final de la década.

“Esto realmente abre un nuevo capítulo en nuestra relación porque pasamos del litigio a la cooperación en aviones”, afirmó la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en un comunicado. “Hoy hemos cumplido”.

La disputa se remonta a 2004, cuando Estados Unidos presentó una demanda en la Organización Mundial del Comercio contra la UE por el apoyo de los estados miembros a Airbus para el desarrollo de aviones comerciales. Un caso paralelo abierto por el bloque argumentó que Boeing se benefició de los subsidios estadounidenses, así como de los contratos espaciales y militares, que sufragaron el costo del desarrollo de aviones civiles.

En 2019, la Organización Mundial del Comercio autorizó a EU nivelar los aranceles contra 7.5 mil millones de dólares de exportaciones de la UE anualmente por encima del apoyo del gobierno a Airbus. Luego, la UE obtuvo permiso para contraatacar con gravámenes sobre 4 mil millones de dólares en bienes estadounidenses.

Si bien la disputa se intensificó durante la administración de Trump, los gravámenes, que se extienden más allá de las partes de los aviones a artículos como tractores, vino y queso, fueron suspendidos por ambas partes en marzo mientras los negociadores trabajaban hacia un acuerdo. El Reino Unido suspendió unilateralmente sus aranceles con EU en diciembre, ya que se separó de la UE.

Es probable que Airbus haya reembolsado o cambiado a tasas comerciales todo el financiamiento relacionado con el lanzamiento que se consideró ilegal, y es probable que cualquier adaptación adicional requerida sea irrelevante, explicó Sandy Morris, analista de Jefferies en Londres.

“Entiendo por qué Estados Unidos podría haberse sentido agraviado en primer lugar”, dijo Morris. Pero dijo que durante mucho tiempo parecía que había infracciones mutuas y que “tratar de cerrar la puerta del establo mucho después de que el caballo de Airbus se hubiera ido fue inútil”.