Mundo

JBS, el mayor productor de carne del mundo, paga 11 mdd a hackers para reactivar sus plantas

La empresa había sufrido un ciberataque que paralizó sus operaciones.

La compañía JBS USA confirmó que pagó cerca de 11 millones de dólares de rescate a los criminales responsables del ciberataque que interrumpió las operaciones de procesamiento de carne de res en América del Norte y Australia, el último ejemplo de alto perfil de grandes corporaciones que son víctimas de la extorsión.

“Esta fue una decisión muy difícil de tomar para nuestra empresa y para mí personalmente. Sin embargo, sentimos que esta decisión tenía que tomarse para prevenir cualquier riesgo potencial para nuestros clientes”, aseveró el director ejecutivo de JBS USA, Andre Nogueira“.

Según un portavoz de JBS Brasil, el pago del rescate se realizó en bitcoin, después de que la mayoría de las instalaciones de la compañía volvieran a estar en línea.


“Las empresas privadas no deben pagar un rescate. Fomenta y enriquece a estos actores maliciosos, continúa el ciclo de estos ataques y no hay garantía de que las empresas recuperen sus datos”, dijo un portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca el miércoles por la noche, sin mencionar a JBS.

El vocero insistió en una cooperación mayor entre el gobierno y el sector privado para disuadir los ataques de ransomware, y para que las empresas “pongan en marcha las defensas de ciberseguridad para hacer frente a este tipo de amenazas”.

El ciberataque del 30 de mayo obligó al gigante de la carne con sede en Sao Paulo a cerrar todas sus plantas en Estados Unidos, lo que representa casi una cuarta parte de los suministros estadounidenses. También detuvo las operaciones de sacrificio en Australia y dejó inactiva una de las plantas de carne de vacuno más grandes de Canadá. El FBI ha atribuido el incidente a REvil, un grupo de hackers que, según los investigadores, tiene vínculos con Rusia.

Los cierres mundiales alarmaron a la industria agrícola y suscitaron preocupaciones sobre la seguridad alimentaria a medida que los hackers apuntan cada vez más una infraestructura crítica. Las operaciones han vuelto a niveles normales y la empresa esperaba que la producción perdida se recuperara por completo a finales de esta semana.


JBS es la más reciente empresa en pagar un rescate a hackers criminales. Anteriormente Colonial Pipeline Company pagó 4.4 millones de dólares o 75 bitcoins, después de un ataque que la obligó a cerrar el oleoducto más grande de Estados Unidos hace cinco semanas, lo que elevó los precios de la gasolina y provocó escasez en estaciones de servicio .

Más tarde, autoridades de Estados Unidos recuperaron 63.7 bitcoins, una señal de que las fuerzas del orden son capaces de perseguir a los delincuentes en línea, incluso cuando operan fuera de las fronteras del país.