Mundo

AMLO y otros cuatro mandatarios que salen ‘reprobados’ en manejo de la pandemia

La lista que se muestra a continuación exhibe errores comunes que agravaron la propagación del virus SARS-CoV-2.

COVID-19 es notoriamente difícil de controlar, y los líderes políticos son solo una parte del cálculo cuando se trata de la gestión de una pandemia. No obstante, algunos líderes mundiales actuales y anteriores han hecho pobres esfuerzos para combatir los brotes en su país, ya sea minimizando la gravedad de la pandemia; ignorando a la ciencia o intervenciones de salud críticas como el distanciamiento social y los cubrebocas. Todos los hombres de esta lista cometieron al menos uno de esos errores, y algunos los cometieron todos, con consecuencias mortales.

Andrés Manuel López Obrador de México

Escribe: Salvador Vázquez del Mercado, del Centro de Investigación y Docencia Económicas

Con 9.2 por ciento de sus pacientes con COVID muriendo a causa de la enfermedad, México tiene la tasa de letalidad más alta del mundo. Estimaciones recientes muestran que probablemente ha sufrido 617 mil muertes, a la par de Estados Unidos e India, ambos países con poblaciones mucho más grandes.

Una combinación de factores contribuyó a los brotes extremos y prolongados de la enfermedad en México. Y un liderazgo nacional inadecuado fue uno de ellos.

A lo largo de la pandemia, el presidente López Obrador buscó minimizar la gravedad de la situación. Al principio, se resistió a los llamados para promulgar un bloqueo en todo el país y continuó realizando mítines en todo el país antes de que finalmente, el 23 de marzo de 2020, México entró a confinamiento por dos meses. Con frecuencia se negó a usar cubrebocas.

Después de haber heredado un sistema de salud con fondos insuficientes cuando asumió el cargo en 2018, López Obrador aumentó los gastos relacionados durante la pandemia solo ligeramente. Los expertos señalaron que los presupuestos de los hospitales son insuficientes para la enorme tarea que enfrentan.

Incluso antes de que estallara la pandemia, la política de extrema austeridad fiscal de López Obrador, vigente desde 2018, había dificultado mucho más el abordaje de una crisis de salud al limitar significativamente la ayuda financiera del COVID-19 disponible para ciudadanos y empresas. Eso, a su vez, agravó el shock económico causado por la pandemia, alimentando la necesidad de mantener la economía abierta durante todo el año pasado, bien entrada la feroz segunda ola invernal, de la que México apenas está comenzando a salir.

Finalmente, otro bloqueo se hizo inevitable. México volvió a cerrar brevemente en diciembre de 2020.

Hoy, el uso de cubrebocas va en aumento y México ha vacunado completamente a 10 por ciento de su población, en comparación con uno por ciento en la vecina Guatemala. Las cosas están mejorando, pero el camino de la recuperación de México es largo.

Narendra Modi de la India

Escribe: Sumit Ganguly, Universidad de Indiana

India es el nuevo epicentro de la pandemia, registrando unos 400 mil nuevos casos por día en algunos días de mayo. Por muy sombría que sea, la estadística no capta el horror que se desarrolla allí. Los pacientes con COVID-19 están muriendo en los hospitales porque los médicos no tienen oxígeno para administrar ni medicamentos que salvan vidas como el remdesivir. Se rechaza a los enfermos de las clínicas que no tienen camas gratuitas.

Muchos indios culpan a un hombre por la tragedia del país: el primer ministro Narendra Modi.

En enero pasado, Modi declaró en un foro global que la India había “salvado a la humanidad al contener la corona de manera efectiva”. En marzo, su ministro de Salud proclamó que la pandemia estaba llegando a su “final”.

En realidad, el COVID-19 estaba ganando fuerza en el país y en todo el mundo, pero su gobierno no hizo preparativos para posibles contingencias, como la aparición de una variante más mortal y más contagiosa.

Incluso cuando importantes zonas del país no habían suprimido por completo el patógeno, Modi y otros miembros de su partido llevaron a cabo mítines de campaña al aire libre antes de las elecciones de abril. Pocos asistentes llevaban máscaras. Modi también permitió que un festival religioso que atrae a millones de personas se desarrollara de enero a marzo. Los funcionarios de salud pública ahora creen que el festival pudo haber sido un evento de superpropagación y fue “un enorme error”.

Como Modi promocionó sus éxitos el año pasado, la India, el mayor fabricante de vacunas del mundo, envió más de 10 millones de dosis de vacunas a los países vecinos. Sin embargo, solo 1,9 por ciento de los mil 300 millones de personas de la India habían sido completamente vacunados contra el COVID-19 a principios de mayo.

Jair Bolsonaro de Brasil

Escriben: Elize Massard da Fonseca, de la Fundação Getulio Vargas y Scott L. Greer, de la Universidad de Michigan

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, no solo no respondió al COVID-19, al que calificó de “pequeña gripe”, sino que empeoró activamente la crisis en Brasil.

Bolsonaro usó sus poderes constitucionales para interferir en los asuntos administrativos del Ministerio de Salud, como protocolos clínicos, divulgación de datos y adquisición de vacunas. Vetó la legislación que habría ordenado el uso de cubrebocas en lugares religiosos y compensado a los profesionales de la salud perjudicados permanentemente por la pandemia, por ejemplo. Y obstruyó los esfuerzos del gobierno estatal para promover el distanciamiento social y usó su poder de decreto para permitir que muchas empresas permanecieran abiertas como “esenciales”, incluidos spas y gimnasios.

Bolsonaro también promovió agresivamente medicamentos no probados, en particular la hidroxicloroquina, para tratar a los pacientes con COVID.

Bolsonaro usó su perfil público como presidente para dar forma al debate en torno a la crisis del coronavirus, fomentando un falso dilema entre catástrofe económica y distanciamiento social y tergiversando la ciencia. Ha culpado a los gobiernos estatales brasileños, a China y a la Organización Mundial de la Salud por la crisis, y nunca ha asumido la responsabilidad de gestionar el brote de su propio país.

En diciembre, Bolsonaro declaró que no se aplicaría la vacuna debido a los efectos secundarios. “Si te conviertes en cocodrilo, es tu problema”, dijo.

La mala gestión pandémica de Bolsonaro creó un conflicto dentro de su gobierno: Brasil pasó por cuatro ministros de salud en menos de un año. El brote incontrolado de Brasil dio lugar a varias variantes nuevas de coronavirus, incluida la P.1, que parece más contagiosa. La tasa de transmisión de COVID-19 de Brasil finalmente está comenzando a caer, pero la situación sigue siendo preocupante.

Alexander Lukashenko de Bielorrusia

Escriben: Elizabeth J. King y Scott L. Greer, de la Universidad de Michigan

Muchos países de todo el mundo han respondido al COVID-19 con políticas trágicamente inadecuadas. Sin embargo, sostenemos que los peores líderes de una pandemia son los que eligieron el negacionismo total sobre la acción ineficaz.

Alexander Lukashenko, el líder autoritario de Bielorrusia desde hace mucho tiempo, nunca ha reconocido la amenaza del COVID-19. Al comienzo de la pandemia, mientras otros países estaban imponiendo cierres, Lukashenko optó por no implementar ninguna medida restrictiva para evitar la propagación del COVID. En cambio, afirmó que el virus podría prevenirse bebiendo vodka, visitando saunas y trabajando en los campos. Este negacionismo esencialmente dejó las medidas preventivas y la ayuda pandémica a las personas y las campañas de financiación colectiva.

Durante el verano de 2020, Lukashenko afirmó que le habían diagnosticado COVID, pero que estaba asintomático, lo que le permitió seguir insistiendo en que el virus no era una amenaza grave. Supuestamente frustrar la enfermedad y visitar hospitales COVID sin una máscara también respaldaba su imagen deseada de un hombre fuerte.

Bielorrusia acaba de comenzar los esfuerzos de vacunación, pero Lukashenko dice que no se vacunará. Actualmente, menos de 3 por ciento de los bielorrusos están vacunados contra el nuevo coronavirus.

Donald Trump, expresidente de Estados Unidos

Escribe: Dorothy Chin, Universidad de California, Los Ángeles

Trump está fuera de su cargo, pero su mal manejo de la pandemia continúa teniendo devastadoras consecuencias a largo plazo en Estados Unidos, particularmente en la salud y el bienestar de las comunidades de color.

La negación temprana de Trump de la pandemia; la propagación activa de información errónea sobre el uso de máscaras y tratamientos, y un liderazgo incoherente perjudicó al país en su conjunto, pero el resultado fue mucho peor para algunos grupos que para otros.

Las comunidades de color sufrieron enfermedades y muertes desproporcionadas. Aunque los afroamericanos y los latinos representan solo 31 por ciento de la población de EU, representan más de 55 por ciento de los casos de COVID. Los indígenas estadounidenses fueron hospitalizados 3.5 veces más y sufrieron 2.4 veces la tasa de mortalidad de los blancos.

Las tasas de desempleo también son desproporcionadas. Durante lo peor de la pandemia de EU, se disparó a 17.6 por ciento para los latinoamericanos; a 16.8 por ciento para los afroamericanos, y a 15 por ciento para los asiáticoamericanos, en comparación con 12.4 por ciento para los estadounidenses blancos.

Estas abrumadoras brechas amplificaron las desigualdades existentes, como la pobreza, la inestabilidad de la vivienda y la calidad de la educación, y probablemente continuarán haciéndolo durante algún tiempo. Por ejemplo, si bien la economía estadounidense en general muestra signos de recuperación, los grupos minoritarios no han logrado un progreso equivalente.

Por último, la insistencia de Trump de culpar a China por la pandemia, que incluyeron expresiones raciales como llamar al virus la ‘gripe kung’, precedió inmediatamente a un aumento de casi el doble en los ataques contra los estadounidenses de origen asiático y los isleños del Pacífico en el último año. Esta inquietante tendencia no muestra signos de disminuir.

La administración de Trump apoyó el desarrollo inicial de la vacuna en el país, un logro que pocos líderes mundiales pueden reclamar, pero la desinformación y la retórica anticientífica que transmitió continúan comprometiendo el camino de Estados Unidos para salir de la pandemia. Las últimas encuestas sugieren que 24 por ciento de todos los estadounidenses y 41 por ciento de los republicanos dicen que no se vacunarán.

*La nota original la puedes encontrar en esta liga.

*Los autores son: Sumit Ganguly, profesor distinguido de ciencia política y cátedra Tagore de culturas y civilizaciones indias en la Universidad de Indiana, Bloomington; Dorothy Chin es psicóloga investigadora asociada en el Centro de Cultura, Trauma y Disparidades de Salud Mental, Instituto Jane y Terry Semel de Neurociencia y Comportamiento Humano, Universidad de California; Elizabeth King es profesora asociada en Educación para la Salud y el Comportamiento de la Salud en la Escuela de Salud Pública.

Elize Massard da Fonseca es profesora asistente de Administración Pública en la Escuela de Administración de Empresas de São Paulo, Fundación Getulio Vargas, Brasil; Salvador Vázquez del Mercado ha practicado, estudiado e investigado por más de 20 años la opinión pública y la investigación de encuestas, y Scott L. Greer es un politólogo, enfocado en política comparada y políticas públicas. La mayoría de sus publicaciones tratan sobre políticas sanitarias europeas, descentralización en el Reino Unido, gobernanza sanitaria, la Unión Europea y federalismo comparado.

*The Conversation es una fuente independiente y sin fines de lucro de noticias, análisis y comentarios de expertos académicos.