Mundo

‘Goodbye’ a los cubrebocas: EU permite que personas vacunadas dejen de usarlos

El presidente Joe Biden indicó que los individuos que no quieran inyectarse, deberán seguir empleando las mascarillas

En un paso importante hacia el regreso a la vida prepandémica, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) indicaron que las personas vacunadas contra el COVID-19 ya no deberán de portar cubrebocas mientras estén al aire libre y en multitudes.

Durante su discurso en el Rose Garden de la Casa Blanca, el presidente Joe Biden aseguró que las personas que tengan su esquema de vacunación completo, ya podrán despojarse de las mascarillas; mientras que todas aquellas que no deseen vacunarse, tendrán que seguir usando el cubrebocas.

“Hoy es un gran día para Estados Unidos. Las personas que estén vacunadas, ya no necesitarán usar las mascarillas”, dijo Biden este miércoles. “Si las personas están completamente vacunadas, ya no necesitan usar una máscara. Vacúnese o use una mascara hasta que lo haga”.


La guía presentada por los CDC aún exige el uso de máscaras en entornos interiores abarrotados como autobuses, aviones, hospitales, prisiones y refugios para personas sin hogar, pero ayudará a despejar el camino para reabrir lugares de trabajo, escuelas y otros lugares, incluso eliminando la necesidad de distanciamiento social para aquellos que están completamente vacunados.

“Todos anhelamos este momento, cuando podamos volver a una cierta sensación de normalidad”, dijo Rochelle Walensky, directora de los CDC, en una sesión informativa anterior en la Casa Blanca.

Los CDC y la administración de Biden han enfrentado presiones para aliviar las restricciones sobre las personas completamente vacunadas, aquellas que han pasado dos semanas de la última dosis requerida de la vacuna COVID-19, en parte para resaltar los beneficios de recibir la inyección.

La agresiva campaña de vacunación del país ha dado sus frutos: los casos de virus en Estados Unidos están en su tasa más baja desde septiembre, las muertes están en su punto más bajo desde abril pasado y la tasa de positividad de la prueba está en el punto más bajo desde que comenzó la pandemia.


Walensky dijo que el cambio tan esperado se debe a los millones de personas que se han vacunado y se basa en la ciencia más reciente sobre qué tan bien están funcionando esas vacunas.

El verdadero regreso a la ‘normalidad’

“Cualquiera que esté completamente vacunado puede participar en actividades en el interior y al aire libre, grandes o pequeñas, sin usar una máscara o distanciarse físicamente”, dijo Walensky. “Si está completamente vacunado, puede comenzar a hacer las cosas que dejó de hacer debido a la pandemia”.

Es probable que la nueva guía abra la puerta a la confusión, ya que no existe una forma infalible para que las empresas u otros distingan entre los que están completamente vacunados y los que no lo están. Walensky y Biden dijeron que las personas que no están completamente vacunadas deben seguir usando cubrebocas en los interiores.

“Hemos llegado hasta aquí; protéjase hasta llegar a la línea de meta”, dijo Biden, y señaló que la mayoría de los estadounidenses menores de 65 años aún no están completamente vacunados.

“No vamos a salir y arrestar gente”, agregó Biden, quien dijo que cree que el pueblo estadounidense quiere cuidar a sus vecinos. “Si no ha sido vacunado, use su máscara para su propia protección y la protección de las personas que tampoco han sido vacunadas todavía”.

El anuncio se produjo debido a que muchos estados y comunidades ya han estado eliminando los mandatos de máscaras en medio de una mejora en el número de virus y a medida que más estadounidenses se han quitado las cubiertas faciales después de recibir vacunas.

Hasta la fecha, aproximadamente 154 millones de estadounidenses, más del 46 por ciento de la población, han recibido al menos una dosis de la vacuna COVID-19 y más de 117 millones están completamente vacunados.

La tasa de nuevas vacunas se ha desacelerado en las últimas semanas, pero con la autorización el miércoles de la inyección de Pfizer para niños de 12 a 15 años, se espera un nuevo estallido de dosis en los próximos días.

“Todos, seamos pacientes, seamos pacientes unos con otros”, dijo Biden, reconociendo que algunos estadounidenses podrían dudar en quitarse las máscaras después de más de un año de vivir en una pandemia que ha matado a más de 580 mil personas en los Estados Unidos y más de 3.3 millones de personas en todo el mundo.

El anuncio de los CDC de que los estadounidenses podrían comenzar a deshacerse de uno de los símbolos más visibles de la pandemia contrasta fuertemente con otras naciones, con gran parte del mundo todavía luchando por contener el virus en medio de las disparidades globales en las vacunas.

Hace solo dos semanas, los CDC recomendaron que las personas completamente vacunadas continúen usando máscaras en interiores en todos los entornos y al aire libre en grandes multitudes.

Walensky dijo que la evidencia de los Estados Unidos en Israel muestra que las vacunas son tan protectoras en el uso en el mundo real como lo fueron en estudios anteriores y que hasta ahora continúan funcionando a pesar de que se están propagando algunas versiones mutadas preocupantes del virus.

Mientras más personas continúen vacunándose, más rápido disminuirán las infecciones, y más difícil será que el virus mute lo suficiente como para escapar de las vacunas, enfatizó, instando a todas las personas mayores de 12 años que aún no están vacunadas a inscribirse.

Y aunque algunas personas todavía contraen COVID-19 a pesar de estar vacunadas, dijo Walensky, eso es raro. Citó evidencia de que esas infecciones tienden a ser más leves, más breves y más difíciles de contagiar a otras personas. Si las personas vacunadas desarrollan síntomas de COVID-19, deben volver a ponerse la máscara de inmediato y hacerse la prueba, dijo.