Mundo

Ciudad pesquera en Japón recibe fondos COVID y los gasta en una estatua de un calamar volador

El gobierno de Noto señaló que levantó la estatua con el objetivo a largo plazo de promover y atraer turismo, golpeado por COVID. Residentes cuestionan el uso de los recursos.

Una ciudad de la costa de Japón gastó fondos por casi 230 mil dólares, de una subvención de emergencia COVID-19, para levantar una estatua de un calamar volador de 4 metros de altura y 13 metros de largo.

Noto, que es un pueblo pesquero de la prefectura de Ishikawa, donde el calamar es simbólico, construyó la estatua con un objetivo a largo plazo: promover el turismo que se vio impactado por la pandemia, según funcionarios de la ciudad que esperan que se convierta en una “atracción de fuerza motriz en el periodo posterior a COVID”.

El calamar rosado se encuentra frente a un centro turístico con temática en torno a la especie marina, de acuerdo con New York Times.


Sin embargo, este gasto provocó una lluvia de críticas por parte de la ciudadanía, ya que el apoyo correspondía subvenciones otorgadas por el gobierno para impulsar la economía local, señala CNN, y los residentes expresaron su inquietud sobre si los recursos pudieron haber tenido un mejor uso como apoyo de emergencia para personal médico.

Noto recibió 800 millones de yenes (7.3 millones de dólares) a través de las subvenciones nacionales, dirigidas al impulso económico en región, de acuerdo con Yahoo Japan, y según NYT Wn 2020, Japón asignó 41 mil millones de dólares en subsidios de emergencia a los municipios para abordar la pandemia.

Japón se encuentra en nueva batalla contra el aumento de casos COVID y Tokio está inmerso en un nuevo estado de emergencia, el tercero desde que comenzó la pandemia.