La economía mexicana en medio de la guerra de precios del petróleo
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La economía mexicana en medio de la guerra de precios del petróleo

COMPARTIR

···
menu-trigger

La economía mexicana en medio de la guerra de precios del petróleo

bulletDespués de la caída de los precios del petróleo, las perspectivas a mediano plazo para el crecimiento económico de México se debilitaron significativamente, lo que afectó de inmediato su calificación.

Por GRUPO DE ANALÍTICOS DE ARUM TRADE
11/05/2020
México pretende que las tormentas petroleras no le preocupan y continúa apoyando los planes de Petróleos Mexicanos para aumentar la producción.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

La guerra de precios desatada por Arabia Saudita durante el período de caída de la demanda mundial de recursos energéticos ha estado bajo el escrutinio de analistas de Arum Trade desde el principio.

La posterior caída de los futuros del petróleo en la zona negativa causó un shock, aumentando la presión ya creciente sobre las economías de los principales países productores de petróleo.

Las empresas principales de la industria, como Petroleo Brasileiro SA y Ecopetrol SA, han comenzado a reducir los gastos de capital al cerrar parte de los yacimientos no rentables.

Pero, a pesar de esta tendencia, México, escondido detrás de un programa de cobertura, pretende que las tormentas petroleras no le preocupan y continúa apoyando los planes de Petróleos Mexicanos para aumentar la producción.

El 9 de abril, la Secretaria de Energía, Rocío Nahle García, en una segunda reunión de la alianza OPEP+, se negó a firmar un acuerdo sobre recortes insistiendo en que el país podría reducir la producción en solo 100,000 barriles por día, que es 300,000 menos que la parte requerida de la reducción del 23% para todos en el grupo OPEP+.

A pesar del hecho de que, con el apoyo del Presidente de los Estados Unidos, la OPEP+ haya logrado la reducción de la producción mexicana, los precios del petróleo continuaron disminuyendo, dejando más de la mitad del petróleo producido en México más allá del margen de $30 por barril.

Después de la caída de los precios del petróleo, las perspectivas a mediano plazo para el crecimiento económico de México se debilitaron significativamente, lo que afectó de inmediato su calificación.

En marzo, después de que los participantes de la OPEP fallaran en su primer intento por llegar a un acuerdo, S&P rebajó la calificación crediticia soberana de México en un punto con un pronóstico de “negativo” y una rebaja posterior de Moody's por un nivel a Baa1 con una perspectiva negativa y Fitch a BBB-; esto condujo a la venta forzada de bonos de Petróleos Mexicanos por parte de fondos de gestión activa que solo pueden tener valores de grado de inversión.

Es obvio que los problemas de la industria petrolera, en medio de la propagación del Coronavirus y una disminución de la demanda, requerirán que el presidente Andrés Manuel López Obrador tome decisiones fundamentales y difíciles que podrían ir en contra de su visión e ideología, basadas en una política idealizada de monopolio estatal, realizada a cargo del presidente posrevolucionario Lázaro Cárdenas, que se hizo famoso por la expropiación de activos de compañías petroleras estadounidenses y británicas en 1938.

Tras la reforma de las instituciones estatales, durante mucho tiempo, el señor López Obrador parecía completamente alejado de los mercados y de los acontecimientos que tenían lugar en ellos.

La situación actual requiere que el presidente tome medidas drásticas y, lo más importante, más rápidas y posiblemente impopulares para mantener la economía del país, lo que puede ser contrario a su línea política.

¿Qué medidas puede ser esto y qué transformaciones acompañarán esto? Lea la opinión experta de Arum Trade en la continuación del artículo la próxima semana.