Zidane Zeraoui: Dubái, lecciones para Monterrey
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Zidane Zeraoui: Dubái, lecciones para Monterrey

COMPARTIR

···
menu-trigger

Zidane Zeraoui: Dubái, lecciones para Monterrey

bulletEstos logros se debieron a una visión estratégica de un líder que apostó hacia el futuro.

Opinión MTY Ventana al mundo Zidane Zeraoui
14/02/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Zidane Zeraoui
Zidane ZeraouiFuente: Cortesía

“Dubai, Smart city”, “Dubai, 10X” y muchos eslóganes más para definir a esta ciudad del medio oriente, capital del emirato del mismo nombre y parte de la Federación de los Emiratos Árabes Unidos, dirigida por Abu Dhabi. Por “Smart City” se entiende a una urbe que ha automatizado todos sus procesos tanto comerciales como administrativos. El concepto de “Dubai, 10X” se refiere a la idea que la ciudad debe estar por lo menos 10 años más adelante que cualquier otra urbe del mundo en lo que se refiere al uso de la tecnología y de la conectividad.

Hace apenas tres décadas, Dubái era una pequeña ciudad del desierto con sólo algunos edificios, pero con grandes proyectos. La apuesta del sheikh Mohamed bin Rashid al-Maktoum, gobernante del emirato, fue visionaria y basada en principios simples: estar a la vanguardia y realizar obras monumentales que llamaran la atención mundial, como el hotel más caro del mundo, el Burj al-Arab, la torre más alta del planeta, el Burj al-Khalifa de 828 metros, la zona libre más grande, Jabel Ali, el único metro del mundo que es totalmente automatizado y un aeropuerto que hoy transporta a 80 millones de pasajeros al año cuando la ciudad tiene apenas dos millones de habitantes. Cabe contrastar que el aeropuerto de la Ciudad de México, por ejemplo, diseñado para 34 millones de pasajeros, mueve a 50 millones al año, es decir 29 por ciento más de su capacidad originaria, lo cual lo tiene saturado y rezagado.

Dubái por su parte, teniendo un aeropuerto altamente eficiente, inició la construcción de un nuevo aeropuerto, al-Maktoum, que será la parte medular del Dubai World Central, un imponente complejo que incluye zonas residenciales, comerciales y manufactureras, vinculadas con la zona libre de Jebel Ali y la Exposición Universal Dubái 2020 que abrirá sus puertas en octubre próximo para recibir a 192 países y más de 25 millones de visitantes internacionales. El aeropuerto Dubai-al-Maktoum, una vez completado tendrá una capacidad para mover 12 millones de toneladas de mercancías, tres veces más que el principal aeropuerto del mundo (Memphis) y una capacidad para pasajeros de más de 120 millones, 30 por ciento más que el de Atlanta, el más transitado del mundo en la actualidad.

Estos logros se debieron a una visión estratégica de un líder que apostó hacia el futuro. A pesar de tener en Monterrey un aeropuerto considerado dentro de los más modernos de América del Norte por su ahorro energético y su sustentabilidad, éste atiende a solamente 11 millones de pasajeros por año cuando podría convertirse en un verdadero hub internacional, como lo es Panamá y abrir nuevas rutas directas hacia Europa y América latina. De esta manera un hub internacional podría ser una palanca para el desarrollo de la Sultana del Norte y motor para el crecimiento regional, que tendría que ser acompañado de importantes obras para proyectar a Monterrey a nivel internacional como una ciudad-médica a costos accesibles o también como “ciudad inteligente” con todos los procesos automatizados. La creación de un hub aéreo también requeriría una red de transporte público eficiente que puede ser una columna vertebral para la ciudad.

Para lograrlo debemos tener líderes con visión prospectiva y una apuesta hacia el futuro.

El autor es Doctor en Ciencia Política, especialista en política internacionales y asuntos regionales. Profesor investigador de la Escuela de Gobierno y Ciencias Sociales del Tecnológico de Monterrey.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.