Ulises Rivera: “Sistemas fotovoltaicos, coronavirus y las energías renovables segunda parte”
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Ulises Rivera: “Sistemas fotovoltaicos, coronavirus y las energías renovables segunda parte”

COMPARTIR

···
menu-trigger

Ulises Rivera: “Sistemas fotovoltaicos, coronavirus y las energías renovables segunda parte”

bulletLo mejor que podemos hacer es generar nuestra propia energía eléctrica para autoconsumo mediante tecnologías renovables y de bajo costo.

Opinión MTY LA FIEBRE DEL SOL Ulises Rivera
18/03/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Ulises Rivera Pérez
Ulises Rivera PérezFuente: Cortesía

A partir de esta semana se prenden todas las alertas referentes a poder frenar la propagación del coronavirus Covid-19 entre la población mexicana. A diferencia de otros sucesos similares en la historia moderna, no habían sido tan globales como esta emergencia sanitaria declarada oficialmente pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Esta pandemia llega a México con la suma de otros muchos eventos de carácter económicos también globales como, una guerra de precios a la baja al barril de petróleo, declarada entre varias potencias y jugadores importantes en el mundo como Rusia, Estados Unidos y la OPEP. Hay que agregar que, la Reserva Federal de los Estados Unidos (FED) éste pasado domingo 15 de marzo ha anunciado que recortará sus niveles en las tasas de interés hasta llevarlas a casi cero anual, anticipando una posible contracción (freno) en la dinámica económica, comercial y productiva en todo el mundo. Algunos expertos pronostican que este nuevo ciclo al que está entrando el mudo pueda durar al menos los próximos 10 años.

Todo lo anterior, más temprano que tarde, veremos esos impactos en la dinámica económica de nuestro país. Y nos hacemos la pregunta, qué podría pasar en torno a la transición energética de México, esto es, la adopción de tecnologías renovables amigables con el medio ambiente para generar energía eléctrica de bajo costo. Lo cierto es que, es muy temprano para hacer una declaración certera, los pronósticos son de carácter aun reservados. Lo que si será seguro es que, a menor crecimiento económico, menor actividad productiva y comercial, representado todo un reto para sostener planes de gasto e inversión por parte del gobierno federal actual, y se verán orillados a recaudar mediante otros impuestos diferentes al ISR e IVA, por ejemplo los IEPS esto es que no suena descabellado que los precios bajos de petróleo, gas y gasolinas importadas no se vean reflejados en México al consumidor final en los precios de combustibles como la energía eléctrica, gas o gasolina.

Entonces, ¿qué podemos hacer como usuarios y consumidores de energía eléctrica residencial, comercial o industrial?, lo mejor que podemos hacer es una planeación para estar lo menos expuestos a las dinámicas externas asociadas a la volatilidad del tipo de cambio, precios del petróleo o tasas de interés … ¿cómo?, la respuesta es generando nuestra propia energía eléctrica para autoconsumo mediante tecnologías renovables y de bajo costo como la fotovoltaica (paneles solares), aprovechar que las tasas a largo plazo permanecerán bajas, financiar nuestros proyectos no es una mala decisión evitando descapitalizarnos y una vez terminado de pagar el financiamiento los sistemas fotovoltaicos aun estarán inyectando energía limpia y de bajo costo por al menos 25 años más. Tu si podrás trasladar esa eficiencia en costos operativos y productivos para hacer más rentable tu empresa o ganar competitividad en tus productos o servicios trasladando a precio final producto el ahorro en el costo de la energía. Aplicado a usuarios residenciales, vuelve tu hogar más confortable durante la etapa de cuarentena y/o aislamiento por el Covid-19.

El autor es Consultor en Energía Becquerel Power®.

Opine usted:urivera@becquerelpower.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.