Trajes a la medida en el Congreso de la Unión
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Trajes a la medida en el Congreso de la Unión

COMPARTIR

···

Trajes a la medida en el Congreso de la Unión

Es necesario estar más atentos a los trabajos del Poder Legislativo.

Opinión MTY COMENTARIO ECONÓMICO Marco A. Pérez Valtier
21/11/2018
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block
Marco Pérez ValtierFuente: Félix Vásquez

En una verdadera sastrería que elabora trajes a la medida se ha convertido el Congreso de la Unión, ya que en estos días se han presentado iniciativas de Leyes que se han elaborado ex profeso y con dedicatoria particular a dos de los integrantes propuestos por el Presidente electo para encabezar el Sistema de Administración Tributaria (SAT) y el Fondo de Cultura Económica, ya que no cumplían con los requisitos legales para encabezar dichos organismos, y pues no faltaba más, si ambas cámaras están dominadas por el partido del Presidente electo, se dieron a la tarea legislativa de reformar ambas Leyes para allanarles el camino y que puedan asumir estas posiciones.

En el caso de la denominada “Ley Taibo”, el presidente electo había señalado que Francisco Ignacio Taibo II, sería propuesto como titular del Fondo de Cultura Económica (FCE), sin percatarse que la Ley Federal de Entidades Paraestatales, que desde 1994 rige a este Organismo, tiene entre sus disposiciones que el director debe ser mexicano por nacimiento, y Paco Ignacio Taibo nació en España, lo que lo inhabilita para ser su director.

Sin embargo, aprovechando que Morena tiene mayoría en ambas Cámaras, ya que más del 50 por ciento de los diputados pertenecen a este partido, mientras que en el Senado tienen la mayoría conjuntando fuerzas con el Partido del Trabajo (PT), no reviste mayor complicación mandar elaborar una iniciativa que reforme la Ley Federal de Entidades Paraestatales, para allanarle el camino a Paco Taibo, y que pueda dirigir el FCE.

Martín Batres, integrante de Morena y Presidente del Senado, ya declaró que ve con buenos ojos esta iniciativa de reforma, ya que representa un “Anacronismo” que se limite solo a nacidos en México esta alta responsabilidad.

En el caso del SAT, primero se dijo que la Jefatura de ese Órgano Desconcentrado de la Secretaría de Hacienda, estaría a cargo de la Contadora Rosalinda López Hernández, esposa del nuevo gobernador de Chiapas, aunque posteriormente AMLO dijo que sería una neolonesa, la abogada Margarita Ríos Farjat, catedrática de la UDEM, y dedicada a las letras y a la poesía, sin embargo, ninguna de ellas cumple con lo dispuesto en la fracción II del artículo 13 de la Ley del SAT, la cual señala que para ser Jefe, el candidato debe haber desempeñado cargos de alto nivel decisorio cuyo ejercicio requiera conocimientos en la materia fiscal y aduanera, y ninguna de estas candidatas lo cumple.

De nuevo, se elabora una iniciativa de reforma para modificar la Ley del SAT y eliminar este requisito para permitir que cualquiera de estas candidatas pueda ser nombrada como Jefa del SAT.

Este uso discrecional e irregular que se está haciendo del Poder Legislativo, modificando Leyes por “encargo” en beneficio particular de alguna persona, no es inocuo ni debe pasar desapercibido, ya que representa un verdadero abuso de poder el poner la función legislativa al servicio de particulares.

Otro ejemplo de estos trajes a la medida, es la reforma al artículo 35 Constitucional en lo referente a las Consultas Populares, presentada por el senador Ricardo Monreal, y en particular agrega al Presidente “Electo” como facultado a hacer estas consultas, (a toro pasado) además de limitar al Instituto Federal Electoral (IFE) actual encargado de operar estas consultas, para dejarlo como encargado exclusivamente de las Consultas presentadas por los Ciudadanos, esto para excluirlo del manejo de las mismas y poder operarlas discrecionalmente, como lo hicieron con la consulta del nuevo aeropuerto.

Es realmente preocupante que el Poder Legislativo no sea un auténtico contrapeso al Poder Ejecutivo, y se ponga a su servicio, elaborándole Leyes a modo, sin recato alguno, ya que si bien ahorita son asuntos “menores”, dejan precedentes para que mañana puedan ser reformas que otorguen mayores poderes y facultades al Poder Ejecutivo, en perjuicio de la población.

Finalmente, propuestas como modificar la Ley del Banco de México para que el Poder Ejecutivo pueda disponer discrecionalmente de las reservas internacionales, inquietan a los mercados y denotan la poca o nula preparación de los legisladores, que son un verdadero peligro para la economía nacional.

Es necesario estar más atentos a los trabajos del Poder Legislativo.

El autor es especialista en estudios económicos y de finanzas públicas. Actualmente ocupa el cargo de Socio Economía en Pérez Góngora y Asociados.

Opine usted: mperezv@perezgongora.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.