Monterrey

Tiene industria regia ‘respiro’ en electricidad

El costo de la energía eléctrica en septiembre para el sector empresarial de NL tiene una baja cercana al 7 por ciento.

La electricidad que pagará la industria regiomontana y de todo el país registrará una baja cercana al siete por ciento este septiembre contra el mismo mes del 2019, anticipó Federico Muciño García, socio director de Epscon, firma regiomontana que asesora a empresas en contratos de energía eléctrica.

"Las tarifas eléctricas industriales para este mes se ubican un 6.6 por ciento por debajo en comparación con las que enfrentaron en septiembre del año pasado", indicó.

Agregó que; "en gran medida, la disminución en las tarifas obedece en buena medida al desplome histórico que ha registrado el precio del gas natural en el mercado estadounidense, referencia que utiliza México para fijar la cotización de este hidrocarburo".

Explicó que el gas natural es un combustible que se utiliza de manera intensiva en México para la generación de energía eléctrica, a través de centrales de ciclo combinado que opera la CFE y que le compra a empresas privadas.

"Las tarifas eléctricas industriales han bajado alrededor de un 6.6 por ciento, pero el nivel de precios sigue estando muy alto, y la baja es temporal, por lo que la oportunidad está en salir a buscar entre las opciones se suministradores que existen en el mercado y obtener la tarifa que más le convenga a su negocio", señaló el socio director de Epscon.

Las empresas que han suscrito contratos de compra de energía eléctrica están obteniendo ahorros de hasta 30 por ciento en comparación con las tarifas industriales de la CFE, destacó Muciño García.

"En licitaciones recientes que hemos realizado para grandes y medianas empresas, hemos negociado tarifas que representan ahorros de entre 10 y 30 por ciento, dependiendo de factores como la ubicación de las plantas", afirmó.

Dijo que estas oportunidades evidentemente no pasan desapercibidas para las empresas consumidoras de energía, sin embargo, al explorar opciones se vuelve visible que se trata de un tema que requiere conocimiento muy especializado.

Señaló que una empresa mediana que apenas cumple los requisitos mínimos para poder cambiar de suministrador de electricidad pagaría mensualmente alrededor de un millón de pesos.

Explicó que si se consideran que los contratos privados con suministradores tienen vigencias promedio de entre tres y cinco años, resulta que un contrato "pequeño" tendría un valor de entre 30 y 40 millones de pesos.

"Evidentemente conforme el volumen de consumo de energía de una empresa es mayor, el valor del contrato puede ser muchas veces mayor a lo anterior. Teniendo claro que se trata de grandes contratos, es importante entender la complejidad de estos".

"En primer lugar, es importante entender que los precios no son un número fijo que se acuerda por cada kilowatt-hora, sino que son fórmulas tarifarias complejas que fluctúan en función de distintas variables (precio del gas, tipo de cambio, precios del Mercado Eléctrico Mayorista (MEM) y nivel de consumo, por citar algunas), y con un importante componente de cargo implícitos que se trasladan al consumidor", indicó.

Además, dijo no existen dos suministradores con exactamente la misma fórmula tarifaria, por lo que la comparación y el análisis de las distintas opciones requiere un profundo conocimiento de la regulación y los mecanismos de cobro en el MEM.