Tiempo de diagnósticos
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Tiempo de diagnósticos

COMPARTIR

···

Tiempo de diagnósticos

Puedes pensar en esto como un gasto, en mi experiencia, se pagan solos, además de detectar riesgos, también se encuentran oportunidades y ahorros.

Opinión MTY capitalizando experiencia Ezequiel Isidro Martínez Guerra
05/02/2019
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Ezequiel Isidro Martínez Guerra.
Ezequiel Isidro Martínez Guerra.Fuente: Cortesía

En México no tenemos la cultura de la prevención ni tampoco de los check ups, en materia de salud son pocas las personas que se hacen una revisión anual y si esto lo trasladamos a la empresa encontraremos que tampoco se hace. Las más grandes confían en las auditorias financieras o fiscales, cuando en realidad se basan en alcances limitados, revisar al 100 por ciento implica tiempo y recursos y a final de cuentas las auditorias son un negocio; hay un presupuesto de horas y debe alcanzar para todo, vigilar el cumplimiento de las obligaciones de todo un año, cálculos fiscales anuales, provisionales, anti-lavado, contabilidad electrónica, devoluciones, compensaciones, etcétera, algo que es materialmente imposible.

Lo mismo pasa en otros campos: Laboral, Civil, Nóminas, Mercantil, etcétera, ¿cuándo fue la última vez que sus auditores le pidieron sus libros legales para revisarlos?, por otro lado, quizá exista en el personal de la empresa cierto temor reverencial al auditor por la naturaleza de su rol, “no dar feria de más”, es como no decirle a su Doctor que no haces ejercicio no vaya a ser que te lo ponga en el informe, quizá existan ciertos paradigmas que no permitan que la auditoría financiera o fiscal sea la mejor herramienta para dormir tranquilo, para tener la certeza de que las cosas se están haciendo bien.

En una época donde los cambios no solo en lo Fiscal, sino también en las normas financieras están cambiando con gran rapidez es necesario asegurarnos de que las cosas se hacen bien. No porque no nos gusten las sorpresas significa que lo mejor es cerrar los ojos, voltear para un costado y pensar que si surge un problema en su momento se solucionará. Ciertamente en México parece que le va mejor al que no hace nada, porque luego llegan las amnistías, los pagos sin multas, las condonaciones, pero en el inter, si tú eres empresario, o empleado del Top Management no tendrás un sueño placentero, solo Dios sabe que cosas hay debajo de la alfombra.

Como una alternativa surgen los diagnósticos: integral o por áreas; Fiscal, Corporativo, Legal, Laboral, Mercantil, etcétera, época de revisar si todos los cargos del Corporativo en el extranjero están a prueba de balas, si todo lo que les facturas lo estás haciendo bien, ¿estás cargando el IVA al Corporativo?, si son servicios y no tienes Maquila de servicios lo más seguro es que estés sentado en una bomba de tiempo. Un tercero que no es tu auditor es tu socio ideal para ser franco, sacar los esqueletos del clóset y que te ayude a solucionar todos aquellos temas sin resolver que duermen el sueño de los justos pero que pueden despertar antes de que el cirio pascual cumpla los cinco años de prescripción.

La Zona Norte del país siempre se ha caracterizado por su pujanza, por ser punta de lanza en los negocios, en hacerlos bien, el mundo se mueve muy rápido, asegúrate de que tus controles se están ajustando a la misma velocidad, allégate de un Cardiólogo Fiscal de confianza, de un Nutriólogo Mercantil bueno, de Otorrino Legal acertado.

Puedes pensar en esto como un gasto, en mi experiencia, se pagan solos, además de detectar riesgos, también se encuentran oportunidades, ahorros, que pagan el costo del diagnóstico en N veces.

El autor es C.P. , M.I. y Doctorante de Ciencias de lo Fiscal. Además es Presidente de la Comisión de Impuestos Internacionales del Instituto de Contadores Públicos de NL.

Opine usted: impuestoseimg@hotmail.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.