Superávits
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Superávits

COMPARTIR

···
menu-trigger

Superávits

bulletNos hemos quejado de como “el gobierno” y la burocracia gastaba a manos llenas, ahora por la ley del péndulo la queja en redes sociales es que se ahorró en demasía.

Opinión MTY Wiki-litico Miguel Moreno Tripp
08/07/2019
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Miguel Moreno Tripp
Miguel Moreno TrippFuente: Cortesía

El pasado 28 de junio la Secretaría de Hacienda y Crédito Público informó sobre “Las finanzas públicas y la deuda pública a mayo de 2019”. En su comunicado destaca que “en el periodo enero-mayo de 2019 el balance público presentó un superávit de 32.4 mil millones de pesos, el cual se compara favorablemente respecto del balance público programado para el periodo, que consideraba un déficit por 79.1 mil millones de pesos”.

Vámonos por partes, como diría Jack. Por el lado de los ingresos, en el período enero a mayo 2019 se tuvo un incremento, en términos reales contra el mismo período del año pasado, de 0.7 por ciento. No aparenta mucho, pero el diablo está en los detalles. Los ingresos petroleros tuvieron una drástica caída de 17.4 por ciento, en términos reales. ¡Ouch!

Los ingresos no petroleros, por el contrario, tuvieron un incremento de cinco por ciento, pero destacan los siguientes rubros: IEPS con un incremento de casi 32 por ciento; en segundo lugar, en términos de incremento real, están los ingresos en el impuesto por la actividad de exploración y extracción de hidrocarburos, con un sano crecimiento de más del 27 por ciento.

Si nos vamos a la Ley de Ingresos Sobre Hidrocarburos, nos indica en el Artículo 54, que “Están obligados al pago del impuesto por la actividad de exploración y extracción de hidrocarburos, los Contratistas y Asignatarios por el Área Contractual y Área de Asignación, respectivamente, definida en el Contrato o Asignación que corresponda”, buenas noticias, aunque el monto es relativamente menor: dos mil 651 millones de pesos.

También nos dice el comunicado que “Los ingresos tributarios no petroleros ascendieron, en un monto mayor en 4.7 por ciento real respecto al de 2018” y que “Si se excluye el IEPS a combustibles, el crecimiento de la recaudación es de 1.1 por ciento en términos reales”.

Otro punto a destacar es que “Los ingresos propios de la CFE ascendieron a 159.9 mil millones de pesos y fueron mayores en términos reales a los del año pasado en 10.2 por ciento”. Pinta bien.

Hay que poner las cosas en perspectiva al ver las cifras totales: Los ingresos totales fueron de 2,199,504.4 millones de pesos de los cuales los no petroleros ascendieron a 1,856,902.4 millones de pesos, lo que representa casi un 85 por ciento. Que bueno que la dependencia tributaria del petróleo va a la baja.

Ahora veamos el tema del gasto. Al cierre de mayo, el gasto decreció en 140.7 mil millones de pesos, pero hay claroscuros: La inversión física fue menor 16.4 por ciento real. Como se ha ventilado ampliamente en las redes sociales, “Los subsidios, transferencias y aportaciones, distintas de servicios personales, fueron inferiores en 14.7 por ciento real. El gasto de operación disminuyó 5.2 por ciento real, pero las pensiones y jubilaciones incrementaron en un 5.1 por ciento. A los estados les fue bien: aumentaron sus ingresos en un 5.5 por ciento real.

A reserva de hacer un análisis más detallado, el comunicado indica que “El costo financiero de la deuda aumentó 6.6 por ciento real, por un mayor pago de intereses de la deuda y por mayores recursos para los programas de apoyo a ahorradores y deudores de la banca”. Ciertamente la tasa de Fed Funds efectiva, por tomar una referencia, creció de alrededor del 1.4 por ciento de hace un año al 2.4 por ciento a este año. Con PEMEX como ángel caído y con la perspectiva negativa para el grado de inversión del país, es muy probable que el costo por servicio de la deuda sea mayor en el corto o mediano plazo.

El comunicado también indica que hubo permuta de Bonos M. para cambiar de Bonos M con vencimientos del 2019 al 2021, por Bonos M con vencimientos en 2024, 2027, 2029, 2031, 2038, 2042 y 2047. Pa’delante los fielders.

Nos hemos quejado de como “el gobierno” y la burocracia gastaba a manos llenas, ahora por la ley del péndulo la queja en redes sociales es que se ahorró en demasía. ¿Será que no podamos tener una posición balanceada que no genere descontento social y sí un crecimiento sostenido? ¿Será tan difícil ponernos de acuerdo para beneficio de los mexicanos del futuro?

Agradezco el apoyo de Michelle Osorio Martín Del Campo en la elaboración de esta columna.

El autor es Doctor en Finanzas por la Universidad de Tulane; cuenta con la Maestría en Alta Dirección de Empresas, en el IPADE. Se desempeñó como Director General de entidades del área Internacional en Santander Serfin. Es Director del programa OneMBA.

Opine usted: morenotrip@gmail.com

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.