Sube el superávit comercial en mayo. ¿Buena o mala noticia?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Sube el superávit comercial en mayo. ¿Buena o mala noticia?

COMPARTIR

···
menu-trigger

Sube el superávit comercial en mayo. ¿Buena o mala noticia?

bulletEste superávit quiere decir que nuestras exportaciones fueron superiores a nuestras importaciones, pero para determinar si es positivo es necesario corroborar con las cifras del PIB.

Opinión MTY COMENTARIO ECONÓMICO Marco A. Pérez Valtier
03/07/2019
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Marco Pérez Valtier
Marco Pérez ValtierFuente: Félix Vásquez

El pasado 27 de junio, en su comunicado de prensa 323/19, el INEGI reportó que en el pasado mes de mayo, nuestro país registró un superávit comercial de mil 31 millones de dólares, el cual contrasta con el déficit registrado durante el mismo mes del año pasado, de menos mil 552 millones de dólares, por lo que el saldo acumulado de la Balanza Comercial para los primeros cinco meses del año, presentó un saldo positivo (superávit) de 584 millones de dólares.

Este superávit quiere decir que nuestras ventas al exterior (exportaciones) fueron superiores a nuestras compras del extranjero (importaciones), lo cual, en primera instancia, podría pensarse que es positivo, tanto por la entrada de divisas al país, como por el componente neto para el cálculo del Producto Interno Bruto (PIB), ya que dentro de la medición del PIB, el sector externo se contabiliza como Exportaciones menos Importaciones (X – M).

Si revisamos de manera pormenorizada la información, lo que encontramos es que las exportaciones continuaron con su vigoroso ritmo de crecimiento que se viene registrando desde el año 2016, y en el mes de mayo crecieron en un 6.7 por ciento, medidas en dólares, a pesar de que las exportaciones petroleras acusaron un decrecimiento del 6.9 por ciento, por lo que las exportaciones no petroleras crecieron a una tasa del 7.7 por ciento, destacando en particular las exportaciones de la industria automotriz, con un crecimiento del 16 por ciento en el mes de mayo y de 6.7 por ciento acumulado a los primeros cinco meses del año, siendo el segmento más dinámico dentro del total exportado.

Con estas cifras, se consolida la “des-petrolización” de nuestras exportaciones, ya que en las cifras acumuladas en el periodo enero-mayo de este año, las exportaciones petroleras solo representan el 6.3 por ciento de nuestras exportaciones totales, cuando en años pasados llegaron a representar cerca del 90 por ciento exportado.

También es relevante mencionar, que este desempeño favorable de nuestro sector exportador, se explica principalmente por el buen desempeño que ha seguido mostrando la economía norteamericana, ya que las exportaciones a ese país crecieron en un 8.5 por ciento, mientras que las enviadas al resto del mundo crecieron en un 4.1 por ciento, lo que lo consolida a Estados Unidos como nuestro principal socio comercial, con el 82 por ciento de nuestras exportaciones totales.

El alto dinamismo que ha seguido mostrando el sector exportador, (desde el año 2016) contrasta con el relativo estancamiento de nuestras importaciones totales, las cuales desaceleran su ritmo de crecimiento a solo un 0.1 por ciento durante el mes de mayo, lo que baja el crecimiento acumulado en el año a solo un 1.9 por ciento.

Es decir, el mayor superávit logrado, está más asociado al menor dinamismo de las importaciones, particularmente las NO petroleras, las que decrecen durante el mes de mayo en un menos 0.2 por ciento, mientras que las importaciones petroleras acusan un repunte del 2.4 por ciento durante el pasado mes de mayo.

En particular, las importaciones de bienes de consumo, tanto petroleros como no petroleros, registran ya tasas acumuladas de crecimiento negativo, (de 3.1 por ciento y de 0.9 por ciento, respectivamente) mientras que las importaciones de bienes de capital siguen su caída, de menos tres por ciento para el mes de mayo y de menos 2.5 por ciento acumulado a los primeros cinco meses del año.

Es entendible que las importaciones de bienes intermedios sigan creciendo, (aunque a menores tasas) ya que sectores como el electrónico y el automotriz, tienen un fuerte porcentaje de insumos importados, y las mayores exportaciones refuerzan esta dinámica, pero si vemos la gráfica de las importaciones totales, en miles de dólares, claramente se observa que a partir del último trimestre del año pasado, la tendencia es a la baja.

Generalmente, las importaciones totales tienen una elasticidad PIB positiva, y mayor a uno, es decir, cuando la economía crece, las importaciones lo hacen a un ritmo mayor, mientras que una reducción en las Importaciones se asocia a un menor crecimiento de la economía nacional.

Es decir, si este mayor superávit al mes de mayo está explicado por menores crecimientos en las importaciones, se corrobora la tendencia decreciente del PIB para el segundo trimestre del año, lo cual, ciertamente, NO son buenas noticias.

El autor es especialista en estudios económicos y de finanzas públicas. Actualmente ocupa el cargo de Socio de Economía en Pérez Góngora y Asociados.

Opine usted: mperezv@perezgongora.com

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.