Sería NL polo de energías limpias
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Sería NL polo de energías limpias

COMPARTIR

···
menu-trigger

Sería NL polo de energías limpias

bulletSector industrial es uno de los principales consumidores y buscan nuevas opciones ante el alza de tarifas eléctricas.

Esther Herrera
31/12/2018
Apuesta. Se espera que durante el siguiente año se disparen proyectos de energía renovable.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

El estado de Nuevo León se perfila para convertirse en una de las entidades del país más atractivas para proyectos de eólicos y solares dada sus condiciones ideales para desarrollar en su territorio espacios que generen energía renovable, además de que el sector industrial en México es el segundo consumidor de energía.

A partir de este año empezaron a arribar al estado varios proyectos, pero lo que está detonando el uso de este tipo de energía es el encarecimiento de la energía eléctrica, señalaron especialistas.

Y es que entre los beneficios que el uso de energías renovables ofrece a la economía de Nuevo León destaca el fortalecimiento del sector manufacturero, el ahorro de recursos para las empresas y beneficios para el medio ambiente.

La integración de energías renovables, como la eólica, al proceso de manufactura de las empresas maquiladoras y manufactureras les permite no sólo reducir las emisiones de CO2 a la atmosfera, también es un factor que impulsa la competitividad de las compañías, pues es importante contar con certificaciones como Industria Limpia y Calidad Ambiental que avalan como óptimas las prácticas para el medioambiente.

Asimismo, las plantas buscan siempre la reducción de gastos, por ejemplo, empresas como Schneider Electric ya han colocado su propio campo solar con el cual reducen hasta en un 20 por ciento del total de consumo de energía para sus dos edificios en Apodaca.

En cuanto a la energía eólica, Nuevo León destaca en el top cinco en proyectos de este tipo.

De acuerdo con datos de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), en Nuevo León hay tres proyectos eólicos en operación, dos en construcción y dos más están por iniciar obras.

Eólica Santa Catarina ya está en actividad y tuvo una inversión de aproximada de 44 millones de pesos; Ventika I y Ventika II, cada una representa una inversión de 252 millones de pesos y son de capital español; mientras que la Central Dolores, que está por iniciar su construcción, representa un gasto de 300 millones de pesos con capacidad de 265 gigawatts; y Eolice con un capital de 80 millones de pesos y con capacidad de 40 gigawatts. Asimismo, hay dos en construcción, un proyecto eólico de autoabastecimiento que representa una inversión de 100 millones de pesos y Eólica Mezquite, de 500 millones de pesos.

Héctor Treviño, director ejecutivo de la Asociación Mexicana de Energía Eólica (AMDEE), señaló que este sector espera mantener el dinamismo en inversiones y nuevos proyectos que se sumarán para el próximo año.

Además, comentó que confían en que la próxima administración federal mantenga la autonomía de los organismos como la Comisión Reguladora de Energía (CRE) y la Comisión Nacional de Hidrocarburos, así como reglas claras para la operación de las empresas.

Al cerrar este año se contará con cinco mil 500 megawatts.

“La idea es que entre 2020 y 2022 llegar a 12 mil megawatts”, indicó el directivo en entrevista.

Mencionó que lamentablemente hay algunas restricciones que esperan subsanar a la brevedad posible en materia de reglamentación.

“En zonas como Oaxaca la línea de conectividad directa que una vez que quede liberada se van a poder agregar varios megawatts eólicos; además de algunos problemas de impacto social que a veces retrasan los proyectos”, señaló Treviño.

En los últimos años se venían agregando unos 700 megawatts al año, así que el crecimiento para este año y los siguientes es exponencial.

Hasta el momento se han desarrollado tres subastas eléctricas exitosas que representan inversiones por casi nueve mil millones de dólares y siete mil 451 megawatts de nueva capacidad de generación, la gran mayoría eólica y solar.