Monterrey

Sergio Madero: El trabajo en la distancia

Realizar actividades de trabajo desde casa, ha sido considerado uno de los procesos que ha implicado una diversidad de cambios en las formas de laborar.

El trabajo a distancia, además de ser una estrategia de flexibilidad para las empresas, principalmente utilizada por el área de recursos humanos, se convirtió en un aliado para que las personas pudieran continuar desarrollando sus actividades laborales, conservar sus puestos de trabajo y, sobre todo, disminuir el riesgo de contagio ocasionado por el COVID-19 que en el mes de marzo de 2020 fue declarado como una pandemia por la OMS (2020) Cabe precisar que al momento de elaborar el presente artículo, se han registrado cerca de 115 millones de contagios y más de 2 millones de muertes en todo el mundo, cifras que, lamentablemente, seguirán aumentando con el paso de los días mientras no se estabilice la inmunización de las personas a través de las vacunas.

En la actualidad, realizar actividades de trabajo a distancia o desde casa, ha sido considerado uno de los procesos que ha implicado una diversidad de cambios en las formas de realizar el trabajo, lo que ha estado generando una serie de reflexiones y aprendizajes en el corto y largo plazo, ocasionados por la presencia del COVID-19 que al parecer ha llegado para quedarse y muchas organizaciones están reaccionando para seguir adelante en el mercado.

En una investigación realizada en el pasado mes de octubre, en la que participaron un poco más de 1000 personas que trabajan en la zona metropolitana de Monterrey, 1070 para ser exactos, les puedo compartir algunos resultados preliminares. Se pudo observar que el 50.8% continúa trabajando de manera remota, mientras que el 21.7% lo hacen en un esquema combinado o mixto, es decir, una parte presencial y otra de manera remota, por otra parte, el 11.6% está en proceso de regresó a sus actividades normales y finalmente el 15.9%, debido a la naturaleza del trabajo, no puede trabajar a distancia, debido a que forma parte de las actividades que son consideradas como esenciales.

Este cambio en las actividades cotidianas orientadas para realizarlas a distancia, por causa de la pandemia, ha generado un debate muy interesante en cuanto al tema de productividad pues, con los datos obtenidos, encontramos que el 81.9% de los participantes señala que actualmente son igual o más productivos que antes de la pandemia, sin embargo, el 84.5% menciona que le dedica el mismo tiempo o en ocasiones más del tiempo normal para realizar sus actividades durante la jornada laboral, por lo que es importante destacar que la combinación de resultados muestra que pudieran existir efectos negativos en las personas al presentar síntomas de cansancio, estrés y/o ansiedad ante la incertidumbre por el cambio en la perspectiva por la realización del trabajo de manera remota, por lo que es necesario estimular las actividades enfocadas al bienestar integral del individuo, a través del fomento de una serie de recomendaciones relacionadas con las medidas de autocuidado, es decir, que favorezcan la salud física y emocional, principalmente en el cuidado del cuerpo y la mente, como es el ejercicio físico, la práctica de alguna actividad de índole artístico como pintura, baile, canto o simplemente un pasatiempo atractivo y motivador. De lo anterior se desprende la relevancia que tienen las actividades de recursos humanos en las empresas para hacer que esto suceda y favorezcan el balance entre las actividades laborales que realiza la persona y sus compromisos personales.

Finalmente, les quiero compartir los resultados de una pregunta que se hizo en la investigación con la finalidad de conocer lo que las personas piensan acerca del regreso a las oficinas, pudiendo observar que el 8.8% menciona que es muy probable que no regrese a sus oficinas, el 42.1% desconoce la fecha para regresar, mientras que el 33.6% señala que ha regresado de una manera escalonada y el 15.6% restante, no suspendió sus actividades para realizarlas a distancia. Lo que se ha escrito en este espacio nos ha llevado a reflexionar que algunas prácticas de recursos humanos, llevadas a cabo antes de la pandemia, se consideraban como un incentivo para las personas o un mecanismo de distinción, como los procesos empresariales para realizar el trabajo a distancia, son ahora una alternativa laboral para todos.

El autor es Profesor de EGADE Business School Tecnológico de Monterrey .

Opine usted: smadero@tec.mx

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.