Ser menos malos no basta
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Ser menos malos no basta

COMPARTIR

···
menu-trigger

Ser menos malos no basta

bulletEn pocas palabras, un imperativo de la sostenibilidad ahora se vislumbra en el mundo de los negocios.

Opinión MTY Ecología Social Antonio Tamayo
14/03/2019
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Antonio Tamayo Neyra
Antonio Tamayo NeyraFuente: Cortesía.

El título de este texto lo obtuve de la introducción de libro: “The labyrinth of sustainability”, de Daniel Esty; experto en sustentabilidad corporativa, y que recientemente estuvo en el país para comentar de su nuevo libro.

Invitado por el Tecnológico de Monterrey, el experto en estos temas, ya desde la introducción del mencionado libro menciona la forma en que se está viendo el grave problema ecológico en el que se encuentra sometida la civilización actual y que de no hacerlo algo desde ahora, las perspectivas para las próximas generaciones son muy pesimistas, todo esto basado en datos e información concreta y no solamente en especulaciones.

Esto implica ya un cambio de mentalidad en el ámbito empresarial como lo dice el mismo Daniel Esty: “las actitudes de las empresas hacia el medio ambiente - que abarcan desde el uso de la energía hasta la amplia gama de temas asociados con la sostenibilidad - han cambiado notablemente. Los ejecutivos líderes de la actualidad comprenden que sus empresas tienen responsabilidades sociales”.

Aunque pueda sonar exagerado lo anterior, el Centro de Resiliencia de Estocolmo ha destacado que el estrés inducido por el hombre sobre varios sistemas de la Tierra, amenaza con empujar al planeta más allá de su “espacio operativo” a través de diversas dimensiones: desde el cambio climático hasta la biodiversidad, la disponibilidad del agua y la acidificación del océano. Además de estas amenazas ecológicas que podrían afectar la calidad de vida en la Tierra, otros investigadores han identificado un conjunto de presiones sociales, incluyendo la pobreza, igualdad de ingresos y estructuras laborales en constante evolución, que amenazan el tejido de nuestras comunidades.

Y si bien como se ha dicho en múltiples foros en todo el mundo que la humanidad está ya en una situación límite, es importante seguir empujando para que este deterioro ya no continúe. En esto, el autor del libro dice: “Mientras en el pasado, toda esta agenda hubiera estado dentro del ámbito de los gobiernos, hoy en día las empresas comparten la responsabilidad de responder ante la sociedad. Como a Peter Bakker, presidente del Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible (WBCSD por sus siglas en inglés) y exdirector general de TNT, le gusta decir: “los negocios no pueden tener éxito en las sociedades que fracasan”

En pocas palabras, un imperativo de la sostenibilidad ahora se vislumbra en el mundo de los negocios.

Lo ecológico, la responsabilidad social y la sustentabilidad por sí mismas no son suficientes para detener el grave problema ambiental; esto según el autor Daniel Esty, debe ser visto como un negocio que debe ser atendido de una manera holística, desde diferentes puntos de vista donde se logre una perspectiva de ganar-ganar.

De esto último viene el nombre de este texto; “Ser menos malos no basta”, se requiere de un compromiso total por parte de las empresas; pero de eso seguiremos hablando en otra ocasión ya que se terminó el espacio.

Seguiremos platicando ….

Blog: http://ecologiasocial.com.mx/

Opine usted: anttamayon@gmail.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.