Se debilita crecimiento mundial
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Se debilita crecimiento mundial

COMPARTIR

···
menu-trigger

Se debilita crecimiento mundial

bulletComo siempre, las perspectivas del crecimiento global esconde fuertes diferencias entre las distintas regiones del planeta y los países que las integran.

Opinión MTY UANL Cesáreo Gámez
25/01/2019
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block
Cesáreo Gámez, es profesor de la Facultad de Economía de la UANL.Fuente: Cortesía

La expansión mundial se ha debilitado. Se proyecta que la economía mundial crezca 3.5 por ciento en 2019 y 3.6 por ciento en 2020, es decir, 0.2 y 0.1 puntos porcentuales menos que lo proyectado en octubre pasado. Esto es consignado en la última actualización del Word Economic Outlook (WEO) dado a conocer recientemente por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Esta desaceleración afectará a México cuyo crecimiento proyectado se ajustó a la baja, con tasas esperadas de 2.1 y 2.2 por ciento para 2019 y 2020, lo cual, como se comentará más adelante, podría ser un indicio de la repetición de la “Maldición del primer año”, que ha afectado de manera recurrente a la economía mexicana en las últimas décadas.

Como siempre, las perspectivas del crecimiento mundial esconden fuertes diferencias entre las distintas regiones del planeta y los países que las integran. Las economías avanzadas presentan las tasas menores, con crecimientos esperados de 2.0 y 1.7 por ciento para 2019 y 2020, respectivamente. Para Estados Unidos se anticipan tasas de 2.5 y 1.8 por ciento para este año y el próximo.

Para los países emergentes, en cambio, se proyectan tasas de 4.5 y 4.9 por ciento para los años mencionados. En este grupo destaca el dinamismo proyectado para La India y China, con tasas de 7.5 y 7.7 para La India y 6.2 por ciento para China en los dos años venideros.

Dentro de su horizonte de pronóstico, el reporte contempla una disminución de las tensiones comerciales, principalmente las relacionadas con Estados Unidos. La firma del Tratado de libre comercio entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), que reemplaza al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), así como el anuncio por parte de Estados Unidos y China de una “tregua” de 90 días para la subida de los aranceles, son medidas que contribuyen a disminuir las fricciones comerciales.

“Pero los resultados definitivos siguen estando sujetos a un proceso de negociación posiblemente espinoso en el caso de la disputa entre Estados Unidos y China y a procesos internos de ratificación en el caso del T-MEC. Por lo tanto, el comercio, la inversión y el producto a escala mundial siguen estando amenazados por la incertidumbre de las políticas y otras tensiones comerciales actuales”, señalan los analistas del FMI.

Aparte de estos impactos directos, la mayor incertidumbre en torno a las políticas comerciales podría perjudicar la inversión productiva y el crecimiento de la productividad.

Otros factores que agudizan el riesgo para la inversión y el crecimiento mundiales son la incertidumbre acerca del programa de los nuevos gobiernos, un cierre prolongado del gobierno federal en Estados Unidos, y tensiones geopolíticas en Oriente Medio y Asia oriental.

Otros riesgos de carácter algo más lento son los efectos de amplio alcance del cambio climático y el constante deterioro de la confianza en las instituciones y los partidos políticos tradicionales.

El reporte recomienda que en todas las economías es fundamental adoptar medidas para estimular el crecimiento del producto potencial, y reforzar las medidas fiscales y financieras, en un entorno caracterizado por la desaceleración mundial y condiciones financieras más restrictivas.

¿Se repite la “Maldición”?

Los recientes acontecimientos asociados al robo de combustible y los costos económicos asociados al desabasto de gasolina y diésel y sus efectos en la operación, la inversión y las perspectivas de las empresas, han ocasionado que muchos analistas estén ajustando a la baja sus pronósticos de crecimiento para el primer trimestre del año y en muchos casos para todo el 2019.

La empresa consultora Merryll Lynch anunció recientemente que su perspectiva de crecimiento para el año en curso se había reducido a 1.0 por ciento, mientras que algunos analistas consideran la posibilidad de una recesión en el corto plazo.

¿Será esto una repetición de la “Maldición del primer año”, que se ha presentado en once de los últimos doce sexenios en México? Habrá que estar muy atentos al comportamiento de los indicadores conforme avanza el año, para considerar esta posibilidad e incorporarla en nuestras expectativas para evitar riesgos que pueden ser previsibles.

El autor es economista de la UANL, con Doctorado en la Escuela de Graduados de Administración y Dirección de Empresas (EGADE) del ITESM. Es profesor de la Facultad de Economía de la UANL y miembro del SNI-Conacyt.

Opine usted: cesareo.gamezgr@uanl.edu.mx

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.