menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Sara Lozano: El pibe del balón

COMPARTIR

···
menu-trigger

Sara Lozano: El pibe del balón

bulletEntre más me adentro en el estudio de la participación ciudadana y el diseño de los mecanismos que permitan un diálogo efectivo entre sociedad y autoridades, más me desencanto.

Opinión MTY La propia política Sara Lozano
20/11/2019
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
La Propia Política Sara Lozano
La Propia Política Sara Lozano Fuente: Cortesía

David Altman ha venido escribiendo editoriales y por redes sociales sobre lo que debe tenerse en cuenta para dialogar y catalizar el enojo de la sociedad chilena. Todo lo que él escribe me parece acertado, pero más este tuit que lanzó el 10 de noviembre:

El pánico que este gobierno le tiene a la ciudadanía es notable. Aceptan jugársela por el cambio, siempre y cuando tengan el control del cambio. Se comportan como el pibe del barrio que es el dueño de la pelota…”

En estos 140 caracteres leo la historia de Nuevo León y prácticamente todos los ámbitos subnacionales en América Latina, provincias, estados, condados o municipios. Hay autoridades que invitan a la participación y pocos llegan, hay estudios que ponen en evidencia cómo la ciudadanía no quiere participar y creen que está “desafectada”. ¿Por qué la gente no participa cuando el Gobierno convoca a tomar decisiones? ¿Por qué no sabemos por qué la gente no participa si no es un problema nuevo y hay mucha investigación al respecto? Lo que reportan es que la gente ya no cree en tal o cual institución, ya no está comprometida con su comunidad, ya no confía ni en el vecino. Nada dicen de lo que ha hecho el Estado para darle cabida a la participación. ¿Qué pasaría si de verdad se pudiera participar?.

Creo que el pibe, dueño del balón, puede dar una imagen de la respuesta. No es que la gente no quiera jugar al futbol, es que después de tantos intentos ya sabe que no le prestan el balón. Cuando sí se lo prestan y parece que todo va a ir mejor, llega el pibe a quitarles el balón. Mire usted la historia de consultas populares en Nuevo León, se han presentado 22 solicitudes y sólo una llegó a votarse; fue aquella que promovió el gobernador sobre las casetas de primeros auxilios –ya muy platicada y cuestionada en esta columna–, y dígame si ya las instaló.

Entre más me adentro en el estudio de la participación ciudadana y el diseño de los mecanismos que permitan un diálogo efectivo entre sociedad y autoridades, más me desencanto. Antes invitaba a todo el mundo a salir a jugar con el balón, ahora trato de dialogar con el pibe, porque no sólo es que se quede sin amigos, es que ya los está fastidiando o hartando.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.