Sara Lozano: corre, trota o camina por los Derechos Humanos
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Sara Lozano: corre, trota o camina por los Derechos Humanos

COMPARTIR

···

Sara Lozano: corre, trota o camina por los Derechos Humanos

El domingo pasado en la Macroplaza se corrieron 2.5 kilómetros en una sana integración de la diversidad.

Opinión MTY LA PROPIA POLÍTICA SARA LOZANO
09/10/2019
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
La Propia Política Sara Lozano
La Propia Política Sara Lozano Fuente: Cortesía

El 10 de diciembre de 2016, entre la lluvia y el frío, se llevó a cabo el 1° Festival por los Derechos Humanos en Nuevo León. Ese día, la Comisión Estatal de Derechos Humanos Nuevo León (CEDH) empezó la tradición de abrir su festival con una carrera que, en ese entonces y a pesar del clima, tuvo buena entrada.

Este año fue en octubre, porque, aunque el Día Internacional de los DDHH se celebra los días 10 del mes de diciembre, en nuestra querida ciudad los pronósticos de clima en esa fecha no son los más favorables para correr y después disfrutar una verbena incluyente. Por esta razón, y para beneficio público, este festival se organiza ahora en octubre.

El domingo pasado en la Macroplaza se corrieron o caminaron 2.5 kilómetros en una sana integración de la diversidad: personas con discapacidades motrices, visuales y auditivas; la comunidad LGTTTB+; familias y mascotas. Después, se realizaron actividades para orientar, sensibilizar y sanar. No faltó la música y un lugar especial tuvo el Grupo Folklórico de Personas Mayores de la UANL.

Se construyeron alianzas entre personas que se dedican a ayudar, a orientar y a curar las heridas físicas y psicológicas que la discriminación y la violencia producen. Se congregaron asociaciones dedicadas a la procuración de personas mayores, mujeres violentadas, indígenas, personas con hemofilia o Alzheimer, sordera, ceguera, retraso o parálisis. También estuvieron organizaciones que trabajan por la paz, el cuidado del planeta y las que capacitan en derechos humanos.

En total fueron 48 asociaciones que hicieron comunidad con grupos y bandas de música, con paseantes y familiares, disfrutando de bailables y bailongos espontáneos. Una verbena de verdad de todos, desde su particular diversidad, contribuyeron, se apropiaron del espacio público y fortalecieron a la sociedad regia a través de derechos y valores cívicos.

Sin embargo, es poca la atracción mediática de estos eventos, nadie se equivoca, ni roba, ni miente, ni renuncia, ni repela, ni cuestiona. La CEDH tuvo más titulares cuando presentó ante la Suprema Corte de Justicia la controversia constitucional de la ley a favor de la vida; fueron más las reacciones negativas, de confrontación, que las que este Festival atrajo. Para reflexión queda esta voluntad de participación regiomontana, esta cultura cívica, si vamos a poner nuestra energía en lo que resta o en lo que suma.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.