Salen muy caros
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Salen muy caros

COMPARTIR

···

Salen muy caros

Hay que recalcar que se dicen maestros -no lo son, no lo han sido ni lo serán en sus vidas-pero en manos de esos despreciables seres se deja el futuro de la niñez del sur del país.

Opinión MTY Wiki-litico Miguel Moreno Tripp
07/01/2019
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block
Miguel Moreno TrippFuente: Cortesía

Sigue la controversia de la austeridad republicana, dirimida en las redes sociales, en relación a que los Jueces de la Suprema Corte de Justicia ganan demasiado. Es tanta la obsesión por el control absoluto de la política mexicana -es decir, el no permitir ni un resquicio de contrapeso, algo de lo que se quejaron por años y que ahora que están en el poder, hacen exactamente eso que criticaron- que se llegó al extremo de enviar a la fanaticada -que no son más que huestes a su disposición- a bloquear las instalaciones de dicha Suprema Corte, cuando se llevó a cabo el cambio de batuta.

Ya antes habían atacado a un funcionario, confundiéndolo con un Ministro. Imagínese si realmente hubiera sido un Ministro: lo hubiera linchado el “pueblo bueno” tal como lo ha hecho en múltiples ocasiones.

Pero volviendo al tema, claro que los jueces de la Suprema Corte ganan una fortuna, pero también lo hacen los diputados y senadores. De hecho, tanto el poder judicial y por supuesto también el legislativo, ¿cómo por qué cobran? Si no sirven para nada, ni las leyes ni su aplicación, ¿cómo para que les pagamos a todos ellos? Tiene razón la austeridad republicana y así como se la aplicaron a los del SAT, deberían aplicársela también a ellos. Total, las redes sociales dicen que el corredero en el SAT no son más que “fake news” y las crédulas mentes es todo lo que necesitan.

Resulta increíble -y moralmente inaceptable- que secuestradores de niños hayan mantenido a un par de niños en una cisterna por 40 días, que los pesque la policía, los procesen conforme a derecho, se las den de presos políticos y ahora los liberen. Simplemente no está bien.

Hay que recalcar que se dicen maestros -no lo son, no lo han sido ni lo serán en sus vidas-pero en manos de esos despreciables seres se deja el futuro de la niñez del sur del país. ¿Qué les enseñan? ¿A mantener por la fuerza sus canonjías y que les paguemos sus caprichitos los que sí trabajamos? Su única fuerza está en el número de los integrantes de la manada, pero uno por uno claro que no son nada.

Lo único que han logrado es perpetuar la pobreza en el sur del país al pseudo-enseñar con una paupérrima calidad educativa. A otro con el cuento de que pobrecitos de ellos que no tienen culpas: Jamás han protestado por pedir mayor preparación o mejores instalaciones.

De paso, será todo un fracaso el tren del sureste si va a pasar por donde no ha habido -ni habrá, tal parece- educación.

Otro caso, éste para incluir en la constitución moral de lo que no se debe hacer: es una bajeza que circulen en redes sociales que se haga apología de la muerte de la gobernadora de Puebla, su esposo y acompañantes. Demuestra una nula calidad humana quien lo escribió y no se quedan atrás los que lo reenvían. En fin, otras de las leyes que no servirán para nada.

No hay estado de derecho, entonces estamos pagando impuestos para mantener a una bola de vividores que solo van tras el jugosísimo presupuesto que vale la pena decir, ahí no aplica la austeridad. Vea cuanto le toca a MORENA o si es que se ha reducido el número de diputados o senadores, ¿verdad que no?

El autor es Doctor en Finanzas por la Universidad de Tulane; cuenta con la Maestría en Alta Dirección de Empresas, en el IPADE. Se desempeñó como Director General de entidades del área Internacional en Santander Serfin. Es Director del programa OneMBA.

Opine usted: morenotrip@gmail.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.