Rosa Nelly Trevinyo: Millennials, el futuro de la Empresa Familiar
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Rosa Nelly Trevinyo: Millennials, el futuro de la Empresa Familiar

COMPARTIR

···
menu-trigger

Rosa Nelly Trevinyo: Millennials, el futuro de la Empresa Familiar

bulletHoy en día dirigen organizaciones formadas por miembros de la familia y planean retirarse de su puesto operativo a los 50 años.

Opinión MTY Empresas Familiares Rosa Nelly Trevinyo
21/01/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Rosa Nelly Trevinyo-Rodríguez
Rosa Nelly Trevinyo-RodríguezFuente: Cortesía

Mucho se ha dicho sobre los millennials en la empresa familiar. Desde que son egocéntricos, poco pacientes, faltos de compromiso y nada dispuestos a cumplir un horario; hasta que todo lo quieren manejar desde su celular, anhelan crear negocios con los que puedan hacer dinero rápido y persiguen la calidad de vida. Y es que, a estos jóvenes que nacieron entre 1980 y 1995 en el seno de familias empresarias trabajadoras y disciplinadas, les tocó una época de abundancia y consumo.

Precisamente porque vivieron esa “abundancia”, la familia empresaria pudo otorgarles una educación académica superior (carreras, maestrías y hasta doctorados en las mejores universidades del mundo), acceso directo a nuevas tecnologías (el costo no fue problema), viajes (visión global), oportunidades de networking (contactos) y espacios para representar a la familia empresaria en cuestiones sociales, filantrópicas y empresariales (fundaciones, asociaciones, cámaras de gobierno).

En consecuencia, habría que destacar que los mismos millennias de los que hablamos arriba también son altamente educados, nativos digitales, ciudadanos globales, multilingües, con una amplia apertura cultural y religiosa, con bajos prejuicios de género o raza, con una visión balanceada trabajo-familia; además están acostumbrados al trabajo en equipo, a participar en órganos de gobierno y tienen una genuina preocupación por la sustentabilidad. Nada mal, ¿o sí?

Como buenos padres y empresarios, educamos a nuestros hij@s para que trabajaran menos, lograran más, pudieran aprender a tomar decisiones y tuvieran un patrimonio que les permitiera “retirarse” antes... De hecho, un dato interesante es que los millennials que hoy en día dirigen empresas familiares planean retirarse de su puesto operativo a los 50 años. Sobra decir, que su estancia como directores generales será más corta; y que visualizan la posibilidad de seleccionar a un CEO que no sea miembro de la familia.

Los millennials son el futuro de la empresa familiar—en la propiedad, el gobierno, la dirección o la operación—. ¿Cómo capitalizamos su talento? ¿Qué tipo de plan de carrera podría atraerlos o retenerlos?

Recomendaciones:

1. Define con ellos qué les apasiona y qué quieren lograr en los próximos dos, tres y cinco años (expectativas de corto plazo). Compárteles cuál es el propósito del negocio familiar y déjales claro cómo contribuye a la comunidad. Sólo lograrán comprometerse si ven a la empresa familiar como su proyecto de vida.

2. Evalúen juntos si estas expectativas van de la mano (o no) con lo que necesita el negocio. Revisen la planeación estratégica y vean las oportunidades de empatar intereses personales y crecimiento empresarial. Si no hay alineación, déjalos ir.

3. Establezcan objetivos: metas claras a lograr, en tiempos definidos.

4. Dales retroalimentación. Recuerda que están acostumbrados a los “likes” de las redes sociales, así que necesitan saber si lo que hacen “te gusta”. Igualmente, les ayudaría mucho tener un coach o mentor con el que puedan rebotar ideas, medir sus avances y re-evaluar su plan de carrera.

5. Si los objetivos se cumplen, ofréceles la oportunidad de montar un “mini-negocio” o una nueva línea de negocio dentro de la empresa—dales más responsabilidad y sé flexible en los cómos (ojo: no en los resultados). No pienses en ellos como empleados, sino como emprendedores.

6. Fórmalos emocionalmente. Ayúdalos a expresar sus puntos de vista de forma considerada y a valorar lo que otros hicieron antes que ellos.

En breve: Rétalos a demostrarte que pueden no sólo ser guardianes de la riqueza, sino “multiplicar” con creces lo que han recibido. ¿Así o más claro?

La autora es Socia de Trevinyo-Rodríguez & Asociados, Fundadora del Centro de Empresas Familiares del TEC de Monterrey y Miembro del Consejo de Empresas Familiares en el sector Médico, Petrolero y de Retail.

Opine usted: rosanelly@trevinyorodriguez.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.