Rosa Nelly Trevinyo: COVID-19, back to the basics
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Rosa Nelly Trevinyo: COVID-19, back to the basics

COMPARTIR

···
menu-trigger

Rosa Nelly Trevinyo: COVID-19, back to the basics

bulletToma las medidas sanitarias necesarias, la clave está en la limpieza.

Opinión MTY ECONOMÍA FAMILIAR Rosa Nelly Trevinyo-Rodríguez
18/03/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Rosa Nelly Trevinyo-Rodríguez
Rosa Nelly Trevinyo-RodríguezFuente: Cortesía

El coronavirus nos está poniendo a prueba: familias, empresas y países tendremos que demostrar nuestra educación, adaptación, resistencia y solidaridad para salir adelante. Y es que, ante sistemas de salud pública poco preparados, economías interconectadas cuya contracción se exacerba y comportamientos irresponsables por parte de líderes, instituciones e incluso ciudadanos, esta pandemia nos ofrece la oportunidad de cambiar nuestros hábitos, retomar nuestros valores y ejercer la resiliencia.

¿Qué puedo hacer yo?

Considerando que a la primera pandemia registrada data del 430 a.C. (Peste de Atenas), seguir algunos consejos fundamentales aprendidos a través del tiempo podría ayudar a contener la enfermedad…y el pánico. ¿Cuáles?

1. Volvamos a convivir en familia (núcleo social cerrado) y a permanecer en casa. Evitemos lugares concurridos—cines, restaurantes, centros comerciales, supermercados, etc. Si te importa tu familia, cuídate. Si tú te contagias, ellos se contagian.

2. Atención a los abuelos. Las personas de la tercera edad son más vulnerables a la enfermedad. Por ello, y aunque habrá padres que seguirán trabajando en época de “receso” para los niños (cierre de escuelas y guarderías), no es conveniente recurrir a los abuelos para que los vigilen—mejor acudir a hermanos, tíos, amigos (menores de 60 años). En los niños hay una alta transmisión de virus de forma habitual y muchos no presentan la sintomatología del coronavirus aún portándolo. Por ello, habría que tratar de evitar el contacto estrecho y continuado entre niños y ancianos.

3. Si necesitas comprar algo, adquiérelo cerca de tu casa (zona de influencia): tiendita de la esquina, frutería, departamental o boutique más cercana; incluso, vía on-line o por teléfono. Recuerda: entre menos gente haya en el establecimiento que visites, menor será la posibilidad de contagio. Por lo tanto, recurre a los pequeños y medianos negocios familiares que están “cerca de ti”. Ellos también necesitan tu apoyo para sobrevivir ante la desaceleración económica que implica la pandemia.

4. Usa la tecnología. El hecho de que hoy en día tengamos más tecnología facilita el poder trabajar, estudiar e interactuar a distancia. Existen muchas maneras de “estar conectados” y hay compañías e instituciones que están poniendo sus servicios de comunicación y entretenimiento virtual al alcance de todos para facilitar el distanciamiento social, la cuarentena o incluso el aislamiento. ¡Hagamos lo propio!

5. Empresa familiar: Cuida a tu gente y adapta el modelo de negocio.

a) Toma las medidas sanitarias necesarias. La clave está en la limpieza. Asegúrate de que no sólo haya jabón, gel, alcohol y cloro, sino de que todo el personal esté enterado de los protocolos de seguridad e higiene que deben seguir.

b) Invierte en tecnología para que tus colaboradores puedan laborar desde casa. Si es indispensable que estén en su lugar de trabajo adviérteles sobre la distancia recomendada que deben tener—espaciarse más unos de otros—; así como sobre las acciones a tomar en reuniones e interacciones sociales.

c) Invierte en tecnología para tus clientes. Modifica tu modelo de negocio. Revisa cómo puedes ofrecer a tu cliente compras on-line, entregas en su casa o pagos seguros a distancia. Evalúa plataformas tecnológicas similares a Rappi, DiDi y UberEats; realiza alianzas comerciales con otras empresas y entidades financieras.

Las pandemias no sólo ponen presión en la sociedad, en las instituciones y en las empresas, sino que evidencian lo que realmente nos importa y a quién realmente queremos. Hay que prevenir, contener y disminuir los efectos negativos del COVID-19. ¡Manos a la obra!

La autora es Socia de Trevinyo-Rodríguez & Asociados, Fundadora del Centro de Empresas Familiares del TEC de Monterrey y Miembro del Consejo de Empresas Familiares en el sector Médico, Petrolero y de Retail.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.