Monterrey

Roberto Mercado Baidón: El Suministro Básico y su tendencia

En marzo y septiembre del 2016, se llevaron a cabo las primeras dos subastas donde el único comprador fue CFE SSB.

La Ley de la Industria Eléctrica (LIE) menciona que para que CFE Suministrador de Servicios Básicos (CFE SSB) pueda adquirir más energía, lo podrá hacer exclusivamente a través de subastas de energía eléctrica que llevaría a cabo el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace).

En marzo y septiembre del 2016, se llevaron a cabo las primeras dos subastas donde el único comprador fue CFE SSB. En noviembre del 2017 se llevó a cabo la tercera subasta, en la que se presentaron precios muy bajos que marcaron un récord a nivel global.

La tercera subasta ha sido la última que se ha realizado debido a que en diciembre 2018 se suspendió la cuarta subasta de largo plazo y en enero 2019 el Cenace informó mediante un oficio su cancelación definitivamente. Con estas subastas se pretendía reducir los costos de energía eléctrica y realizar la transición hacia la generación de energías limpias.

A finales de octubre del 2020, la Comisión Reguladora de Energía (CRE) emite la opinión respecto a la modificación de la metodología para la celebración de Contratos Legados para el Suministro Básico. A grandes rasgos, este documento menciona que CFE Suministrador de Servicios Básicos podrá adquirir energía por un medio diferente a las subastas como lo establece el artículo 53 de la Ley de la Industria Eléctrica (LIE).

Este medio es a través de Contratos Legados para el Suministro Básico bajo la figura de Contratos de Cobertura Eléctrica. La implicación de este documento es que al permitir a CFE SSB obtener energía a través de Contratos Legados y no hacerlo por medio de las subastas, se deja a un lado la competencia que se presentó en las primeras tres subastas la cual permitió obtener precios considerablemente bajos.

También menciona que se mantendrán en operación centrales de generación, que por su tiempo de vida son de baja eficiencia y con altos costos de operación, por un plazo mayor a los estipulado previamente.

Adicionalmente, se incluyen nuevas centrales de generación de CFE dentro los Contratos Legados, que además de estar en contra de lo que establece la LIE, también se está haciendo a un lado la participación de la inversión privada en proyectos de generación. Esto se traduce en que los costos de generación de CFE se mantendrán altos por un plazo largo y quienes pagarán estas acciones serán los usuarios finales a través de las tarifas de CFE SSB. Además de que la transición energética a las energías limpias se verá detenida.

En noviembre del año pasado, el Diputado Manuel Rodríguez González, presidente de la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados, dijo que con la nueva política energética para finales del 2022 las tarifas de CFE SSB en general, incluidas las comerciales e industriales, se verán reducidas un 50 por ciento con respecto a la situación actual, según le informó el director general de la CFE, Manuel Barlett.

Ante las medidas que está tomando el Gobierno actual, resulta complicado que esto pudiera darse por un tema de reducción en los costos de generación. Es decir, manteniendo en operación centrales de generación de baja eficiencia con altos costos de operación, no parece que vaya en línea con el tema de reducción en las tarifas eléctricas. Tendría que haber un decremento significativo en los costos de los combustibles, carga laboral de CFE y en el tipo de cambio, para que podamos ver un cambio importante en las tarifas. Por otro lado, el subsidio siempre ha sido una opción para el Gobierno, y el tema es de donde saldrá.

Con base en lo mencionado, resulta interesante y prioritario analizar opciones de suministro competitivas que el Suministro Calificado ofrece a las empresas, tarifas que le permitan al cliente contar con mayor certidumbre sobre el precio de la energía que consumen, siendo uno de los principales costos de operación de la industria.

Desde el año pasado, hemos observado en licitaciones de suministro de electricidad que los suministradores se han adaptado a la situación actual de las empresas, es decir, ofreciendo tarifas con flexibilidad en el consumo de energía de las empresas, precios competitivos, plazos cortos de contrato, energía renovable, entre otros.

Cabe mencionar que las tarifas de cada suministrador son muy diferentes entre sí por lo que resulta complicado compararlas y es importante entender completamente las obligaciones y beneficios que se están adquiriendo en el contrato de suministro, para negociar y obtener las mejores condiciones contractuales, además de evitar sorpresas una vez que inicie el suministro de electricidad. Por lo anterior expresado, recomendamos apoyarse en expertos en negociación de contratos de suministro de energía eléctrica.

El autor es Socio Consultor y Director Comercial de EPSCON, Empresa de Consultoría en Aprovisionamiento de Energía.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.