Ricardo Hernández: El nuevo idioma de los combustibles en México
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Ricardo Hernández: El nuevo idioma de los combustibles en México

COMPARTIR

···

Ricardo Hernández: El nuevo idioma de los combustibles en México

Es de esperarse que poco a poco el entendimiento del mercado de combustibles se extienda a todos y con ello la percepción de que el precio de PEMEX ya no es el único ni proviene de México.

Opinión MTY Hablemos de energía Ricardo Hernández
03/10/2019
Actualización 03/10/2019 - 12:40
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Ricardo Novum
Ricardo NovumFuente: cortesía

Por el solo hecho de estar leyendo esta columna entiendo que hay un interés por saber más acerca del mercado de la energía en general y el de los combustibles en particular. Esto se ve no solo reflejado a nivel lector o consumidor sino también comercializador e importador como se observó en la reciente cumbre que tuvo la empresa Argus sobre los mercados en México o el Foro de Tendencias y Precios de S&P Global Platts ambos celebrados en la Ciudad de México hace un par de semanas.

Este interés, que yo entiendo como aprendizaje de un nuevo idioma, ya se vivió en los 90’s y en el sector financiero. Bancos americanos y europeos abrieron sus puertas en México ante la apertura y la necesidad de crédito de la mano del recientemente firmado “Tratado del Libre Comercio”. La oferta de instrumentos de deuda y productos financiero se multiplico y con ello la necesidad del inversionista mexicano de entender y asimilar lo que el capital foráneo ofrecía. El aprendizaje fue tal que hoy es difícil solo hablar de lo que pagan los CETES y no saber el valor de la tasa LIBOR. La conversación viene y va con fluidez entre un instrumento y el otro.

Hoy estamos ante una situación parecida en el mercado de los combustibles, y aunque no es nueva en términos mundiales dado que varios países ya han pasado por ella, para el consumidor y comercializador de diésel y gasolina en México si lo es. Empieza haciéndose la pregunta; ¿Cuál es el precio de la gasolina en México? Varios responderán; “El de PEMEX” y esto a pesar de que el 67 por ciento de la gasolina que consumimos es de importación, el 87 por ciento de esa gasolina que se importa proviene de los Estados Unidos o el 20 por ciento de las gasolineras en México ya nos son marca PEMEX. Es de esperar que poco a poco el entendimiento del mercado de combustibles se extienda a todos y con ello la percepción de que el precio de PEMEX ya no es el único ni provine de México.

Ahora, el público objetivo de las conferencias que se organizan mes a mes es el comercializador, porque si es verdad que antes de la Flexibilización de los Precios del 2017 todo el combustible que faltaba en México lo importaba PEMEX y lo terminaba traduciendo a un precio de TAR volviéndose la referencia absoluta del mercado interno hoy hay un número importante de importadores que habla de los precios referenciados a los mercados más líquidos de los Estados Unidos.

El del Golfo de México, más comúnmente llamado U.S. Gulf Coast, es el referente más usado en Latino América no solo por tener 9.89 Millones de barriles de capacidad de refinación, sino que porque desde ahí se exportan 2.69 Millones de barriles de los productos que en esa región importa diariamente. De igual manera se comercializan miles de barriles que permiten conocer el valor diario de un producto, como lo es el Diésel de UBA, que se usa todos los días a México. La transparencia con la que se opera y la metodología que se usa para determinar los precios de los diferentes combustibles es tal que las empresas estatales de todos los países de Centro y Sudamérica compran sus faltantes referenciados a este mercado y en algunos casos tienen fórmulas de paridad para evitar distorsiones, discriminación o manipulación de sus precios internos.

La apertura del sistema financiero mexicano es ilustrativa no solo en cuanto a que permitió la entrada de capital extranjero, tal y como lo vemos hoy en los proyectos de infraestructura energética, sino que abrió la banca nacional a las reglas, usos y léxicos financieros globales hasta hacerlos parte de solo idioma. En ese mismo sentido el comercializador de combustibles en México evolucionara a hablar y entender por igual tanto el precio de la TAR (“Terminal de Almacenamiento y Recepción”) de PEMEX como de Platt’s, Argus u OPIS, todas ellas publicaciones especializadas, y usadas como referentes de los diferentes precios internacionales.

Finalmente, todos, tanto el lector, consumidor o comercializador, buscamos entender como El Presidente de la República reiteradamente dice y garantiza que los precios de las gasolinas no subirán más allá de la inflación cuando los precios internacionales viven y reacciona a eventos climáticos o políticos como los ataques terroristas perpetrados recientemente en Arabia Saudita sin al parecer tener correlación alguna con los publicados por PEMEX. ¿Dependiendo México tanto de las importaciones que no hablamos el mismo idioma? .

El autor es Gerente Comercial de Novum México Trading y responsable del desarrollo de cadenas de suministro de combustibles importado. Ha trabajado en empresas internacionales en capacidad de Vicepresidente y Gerente del área de comercio internacional de combustibles y GNL como Chevron, Itochu Corporation y Noble Group. Es Economista egresado del ITAM.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.