menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Regresión a la media

COMPARTIR

···
menu-trigger

Regresión a la media

bulletAplica para calcular correlaciones entre dos series de datos, así como para otras mediciones estadísticas como el sesgo o la curtosis.

Opinión MTY Wiki-litico Miguel Moreno Tripp
29/10/2018
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block
Miguel Moreno TrippFuente: Cortesía

En estadística, el promedio o media de una serie de datos es la suma de los valores dividido entre el número de los datos considerados. Está también la mediana, que es el dato que se sitúa precisamente a la mitad de una serie de datos -una vez ordenandos- si el número de elementos es non o bien, el promedio entre los dos datos situados a la mitad si el conteo es par. También está la moda, que es observar si se repiten datos. Estas se conocen como medidas de tendencia central.

Además, están las medidas de dispersión. En este contexto, la media tiene muchas aplicaciones, por ejemplo, se utiliza para el cálculo de la varianza y por consiguiente para la desviación estándar, que no es otra cosa que la famosa y nunca bien ponderada volatilidad-. Un consejo que daba Jorge Alegría, Ex Director General del MexDer: “siempre que le pregunten a uno como están los mercados accionarios, hay que decir que hay mucha volatilidad; quedará como experto en temas financieros”. La media también aplica para calcular correlaciones entre dos series de datos, así como para otras mediciones estadísticas como el sesgo o la curtosis.

En muchos casos, se dice que hay regresión a la media en series de datos. Aunque también están los cisnes negros, que son eventos de ocurrencia muy rara pero que se pueden presentar. Sin embargo, otra forma de conceptualizar a la media se dice que es como el regreso a la mediocridad.

Estamos sembrando el futuro de México a diario, aunque no nos demos cuenta, y los tiempos han cambiado: ahora no nos basaremos en la mejora continua, sino en el regreso a la media. Veamos algunos casos:

Lo que no se mide, no se puede mejorar. En el caso de la Reforma Educativa, de la que ya la sentenciaron que ni una coma quedará, cual mejora, regresemos a la mediocridad y al negocio que representa la venta y herencia de plazas. Pingüe negocio que se les arrebató.

Como dicen los americanos “mark my words” o, a toro pasado, “ven, se los dije”. El sindicalismo va a repuntar. ¿Mejoras laborales? No, será regresar a la lucha de clases y acabar con los malvados empresarios para que el gobierno sea el nuevo patrón.

A las reservas del Banco de México, ya les echaron el ojo, sin darse cuenta que son sustento, entre otras cosas, a las calificaciones crediticias del país. Cuantos años tardamos en obtener un codiciado grado de inversión. Por ignorancia supina, regresemos a los tiempos de antes.

La farsa de la consulta, coronada por el cinismo de presentar un estudio que dice que sí…. de acuerdo a la información del nuevo contratista preferido del nuevo gobierno. ¿Hay que decir más?

¿A qué le tiramos cuando soñamos como mexicanos? Todo parece indicar que no queremos la mejora sino el regreso a la mediocridad. Nuestros hijos y nietos nos lo reclamarán.

El autor es Doctor en Finanzas por la Universidad de Tulane; cuenta con la Maestría en Alta Dirección de Empresas, en el IPADE. Se desempeñó como Director General de entidades del área Internacional en Santander Serfin. Es Director del programa OneMBA.

Opine usted: morenotrip@gmail.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.