Reforma, elecciones y educación cívica
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Reforma, elecciones y educación cívica

COMPARTIR

···

Reforma, elecciones y educación cívica

Educados cívicamente poco podrían relativizarse las leyes, los criterios y los principios que rigen el que hacer del Estado Mexicano.

Opinión MTY La Propia Política Sara Lozano
24/10/2018
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block
La Propia Política Sara Lozano Fuente: Cortesía

Ante las idas y venidas de los resultados electorales en NL y la buena cantidad de personas que me han buscado para tratar de entender qué pasa, no puedo quitarme una idea de la cabeza: la reforma educativa, la que viene, la que se implementará el tiempo suficiente para evaluar sus resultados necesita la Educación Cívica.

Aunque el discurso del presidente electo -y los encabezados que genera- diga que no habrá evaluación, sí es seguro que habrá evaluación a cualquier cosa que proponga. Si el trabajo con el magisterio es vía capacitación, si todas las afirmaciones y aclaraciones que ha hecho Esteban Moctezuma se plasman en acciones a partir de 2019, habrá evaluación.

Hay mucho ruido con este tema, si la educación va a tener un sentido regional fortaleciendo el carácter y la cultura de cada región, si el foco del esfuerzo será las normales del magisterio para hablar de un cuerpo docente fortalecido desde la educación inicial, si la evaluación se ampliará a todas las instituciones que actúan con el sistema de educación en México, si para la educación se coloca en el centro a niños y niñas circundados por la sociedad, docentes y madres-padres de familia, si todo lo dicho en diversas declaraciones del próximo Secretario de Educación son ciertas, vamos bien.

Y ojalá que en esta dimensión regional pero global pongan especial atención a la Educación Cívica, porque si bien el sistema educativo requiere desde hace décadas un replanteamiento de fondo, la Educación Cívica es la materia a través de la cual aprendemos a ser personas entre personas, los valores democráticos, los derechos humanos, los sistemas de gobierno y lo incuestionable necesidad de apropiarnos como dueños de nuestros espacios públicos.

En las tantas preguntas que me han hecho, no puedo dejar de advertir un profundo desconocimiento de los elementos básicos del sistema electoral. Los programas de Civismo, Educación Cívica o Formación Cívico-política, como le llame su escuela, en primaria o secundaria. Me refiero a los que cursaron mis hijas, los que cursaron estudiantes de preparatoria y licenciatura con los que he tenido contacto. Esta materia, estratégica e ignorada consistentemente, no sale de estudiar tres niveles de gobierno, tres poderes de gobierno, recoger la basura de los parques y respetar las leyes. ¿Cuáles leyes? Ninguno de estos estudiantes, de 2016 a la fecha, relaciona la Educación Cívica con sus Derechos Humanos, con la propiedad del espacio público. Sí, todos se sienten culpables por no participar, pero no tienen idea de cómo hacerlo, todos quieren un mejor país; pero cada intento, en este amplio desconocimiento del sistema, ha resultado frustrante.

Los tres niveles o poderes de gobierno son importantes, recoger la basura también, pero estudiantes desde 5° de primaria bien pueden estudiar el sistema electoral mexicano, los diversos tribunales estatales, nacionales e internacionales que velan por los derechos humanos. En secundaria podrían ser expertos en calcular la asignación de representación proporcional y evitar las generalidades demagógicas de muchísimos actores e instituciones políticas que buscando ser trend topic desinforman, mal informan y también mienten.

Si atiende esto la reforma educativa -la que sea-, vamos de gane y al alza. Educados cívicamente poco podrían relativizarse las leyes, los criterios y los principios que rigen el que hacer del Estado Mexicano.

La autora es Consejera Electoral en el estado de Nuevo León y promotora del cambio cultural a través de la Educación Cívica y la Participación Ciudadana.

Opine usted: loalsara@yahoo.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.