menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Recibió un no con Monterrey VI pero logra un sí para proyectos en Colombia

COMPARTIR

···
menu-trigger

Recibió un no con Monterrey VI pero logra un sí para proyectos en Colombia

bulletEl plan del Consorcio Alianza 744 requerirá una inversión de 77 millones de dólares.

Édgar Rivera
21/11/2019
 Se estima un plazo de construcción de 30 meses y una longitud de un total de 13,448.91 metros para el Acueducto de Bogotá.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Si bien hace cuatro años el empresario regiomontano Humberto Armenta, a través de su constructora, Regiomontana de Construcción y Servicios, conocida como RECSA, intentaba “contra corriente” construir el polémico acueducto Monterrey VI, que finalmente no se llevó a cabo, ayer informó que como parte del Consorcio Alianza 744, constituido junto con Topos Hidromecánicos Mexicanos, y Alianza YDN, ganó la licitación para la construcción de la Manija Matriz del Acueducto y obras complementarias, que confirman la fase II de la rehabilitación del tramo 3 de la Línea Tibitoc – Casablanca en Bogotá, Colombia, convocada por la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB).

“Es motivo de orgullo para RECSA este logro producto del trabajo de más 25 años de nuestra organización. A su vez, exportar nuestro talento y experiencia a otros países ha sido posible gracias al trabajo conjunto con nuestros socios estratégicos, Topos Hidromecánicos Mexicanos y la colombiana Yamil Sabbagh Construcciones, que permitieron presentar un proyecto con una estructuración sólida y bajo los más altos estándares de calidad”, dijo Humberto Armenta, presidente del Consejo de Administración de RECSA.

Señaló que un proyecto de infraestructura hidráulica como lo es la construcción de la Manija Matriz del Acueducto, solo se puede llevar a cabo con la unión de esfuerzos de actores claves en el sector que aporten su experiencia desde su amplia práctica.

El proyecto que resultó ganador y que fue presentado por el Consorcio Alianza 744, requerirá una inversión que asciende a 77 millones de dólares, con un plazo de construcción estimado de 30 meses y una longitud total de 13 mil 448.91 metros, de los cuales ocho mil 629.37 metros serán de tubería de 1500mm de diámetro interior mediante equipo de hincado (Microtuneleo) y cuatro mil 819.54m de tubería de acero de hasta 60” de diámetro mediante excavación a cielo abierto.

Además destacó que la alianza entre los Topos Hidromecánicos Mexicanos, especialistas al hincado de tubería de concreto para drenajes pluviales y sanitarios; Yamil Sabbagh Construcciones, especialista en obras de saneamiento, acueducto y alcantarillado; y RECSA, desarrolladora de proyectos de infraestructura con experiencia comprobada en cuestiones hídricas, garantizaron la presentación de un proyecto sólido e integral.

El acueducto Tibitoc – Casablanca fue construido en 1972, tiene una longitud aproximada de 53.2 kilómetros y suministra el agua al 30 por ciento de la ciudad de Bogotá. Asimismo, fue concebida como una conducción troncal, es decir, es una tubería de gran diámetro que tiene derivaciones a lo largo de su trayecto.

La EAB dentro de su Plan Maestro de Acueducto ha venido ejecutando la rehabilitación de la tubería Tibitoc-Casablanca a desarrollarse en tres fases. Como parte de la fase II de la rehabilitación del tramo 3 se definió la construcción de la Manija Matriz del Acueducto y obras complementarias.

Cabe destacar que en abril de 2015, Armenta, expresidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción y en aquel entonces CEO de la constructora RECSA, aseguraba que a pesar de los cuestionamientos que había tenido la construcción del acueducto Monterrey VI, el proyecto arrancaría en ese mismo año.

“Monterrey VI es una obra que se viene discutiendo desde hace mucho, derivada de la necesidad de agua que tenemos en Monterrey y en muchas otras ciudades del Norte, donde tenemos un estrés hídrico, esto quiere decir que se demanda más agua de la que el propio ciclo hidrológico nos provee”, explicó Armenta a El Financiero.

Armenta defendía la construcción del Acueducto Monterrey VI, que llevaría agua del Río Pánuco a Nuevo León y en el que su empresa tendría participación, y es que el proyecto hídrico había estado en el ojo del huracán desde el cierre de 2014, debido a su costo, a su factibilidad ecológica y a que Grupo Higa, empresa que edificó la residencia de la esposa del presidente Enrique Peña Nieto y vendió otra al secretario de Hacienda de ese entonces, Luis Videgaray, participaría en la construcción de la obra.

“Para lograr esta licitación se tuvieron que juntar características de muchas empresas, acreditaciones en obras similares, experiencia, para poder juntar los puntos del análisis técnico. Definitivamente no (influyó Higa), tuvimos que jugar igual que cualquier otro que hubiera jugado y vemos que no ha habido quejas de ninguno de los competidores, eso es muy importante señalarlo”, comentó Armenta en su momento.

En el Proyecto Monterrey VI, la construcción de la obra civil era de 14 mil 161 millones de pesos, sin embargo, el gobierno de Nuevo León pagaría 47 mil millones, pues luego de la construcción, el consorcio le daría mantenimiento y lo operaría por 30 años.