¿Qué grito de independencia vamos a dar?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Qué grito de independencia vamos a dar?

COMPARTIR

···

¿Qué grito de independencia vamos a dar?

El reto es encontrar un eje central que nos permita entender cómo fortalecer nuestra independencia de forma consciente.

Opinión MTY OBSERVADOR CONVERGENTE Alejandro Zertuche
11/09/2019
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Alejandro Zertuche Fuente
Alejandro Zertuche FuenteFuente: Cortesía

Ya hemos gritado por mucho tiempo ¡Viva México! Y aún no nos hemos dado cuenta de lo que esto significa. La Independencia de México es una fecha oficial para demostrar que el país se puede valer por sí mismo.

Si bien es cierto que en 1810 las masas campesinas se alzaron teniendo como principal consigna la Independencia del país, también es verdad que la causa básica del carácter explosivo del levantamiento estaba centrada en motivaciones de opresión y explotación que provenían del régimen colonial.

Nuestra independencia es la consecuencia de grandes cambios políticos y sociales que han dejado huella a lo que es el México de ahora. Se cuenta en la historia oficial e institucionalista que dicho día debe festejarse y vivirse en grande, porque México se separa de la imposición territorial de la Nueva España. Gracias a ello nacen las leyes, la institucionalización, la razón, la crítica y la justicia; las cuales dieron pauta para que se iniciara la lucha de poderes que actualmente seguimos repitiendo.

Si observamos de forma sencilla, podemos ver que hace más de 200 años salimos ese 16 de septiembre de la dependencia de la Nueva España y ahora estamos bajo el paraguas de poder de los Estados Unidos ¿Por qué no podemos valernos por nosotros mismos?

Puede haber diferentes respuestas de acuerdo al conocimiento e interpretación de la historia y desde donde se ha vivido. Nuestros códigos culturales de desvalorización instalados en aquella época previa a la independencia, nos siguen llevando inconscientemente al mismo lugar. El reto es encontrar un eje central que nos permita entender cómo fortalecer nuestra independencia de forma consciente.

Aunque los mexicanos estemos hasta la madre de muchas cosas que nos suceden, seguimos agachando la cabeza. Gritamos VIVA MÉXICO y no lo vivimos. Estamos tan acostumbrados a culpar al de enfrente, que ni siquiera alcanzamos a ver el horizonte lleno de posibilidades de lo que si podemos lograr como país. Esperamos que los políticos y empresarios resuelvan. Y sí, ellos tienen la responsabilidad por estar en el poder, sin embargo si no participamos como ciudadanos, dejamos el camino libre a sus propias decisiones.

En esta fórmula no hay culpables, solo ausencia de consciencia propia. Día a día podemos escuchar a una inmensa mayoría decir que están cansados de los políticos sin darse cuenta que han decidido inconscientemente ponerlos en esa posición; al no participar, no votar o no entrar en acción. Al final no nos damos cuenta de que lo que estamos escogiendo es un reflejo de lo que somos. Entonces ¿De qué o quién deberíamos de independizarnos?

Podemos iniciar observándonos en autoreferencia y preguntarnos ¿Cuál es mi aportación respecto a lo que sucede hoy en México? ¿Tengo un rol activo para construir un mejor país? ¿Realmente estoy haciendo algo o me quedo con los brazos cruzados? ¿Mis gritos son de quejas o propuestas claras? ¿Conozco al menos a dónde quiero llegar?

Recibimos mensajes por diferentes medios para despertar y ponernos en acción y parece que no quisiéramos comprometernos ni siquiera con nosotros mismos. Nos hemos hecho dependientes de los malos hábitos incluyendo, como primer lugar, el del juicio sin fundamento. Vivimos en la era de lo instantáneo y con eso nos mantenemos día a día, dejando que alguien más haga las cosas por nosotros. Hasta en las culturas del esfuerzo, como en los regios se han instalado nuevos paradigmas de la comodidad y miedo a crecer en tiempos difíciles.

Se acerca el aniversario de nuestra Independencia donde aprovecharemos para festejar con la familia y amigos, disfrutando de la comida típica y única de México. Gritemos ¡VIVA MÉXICO! desde la consciencia al reconocernos libres y preparados para cambiar el rumbo de este gran país. Si tuviéramos que Gritar también los compromisos que tenemos para mejorar nuestro país en lo individual ¿Qué grito de independencia darías?

El autor es emprendedor por más de 20 años en la industria de la consultoría y servicios. Hoy es asesor de Liderazgos públicos y privados dónde implementa el modelo y tecnología propia llamado Liderazgo Convergente. Influencer en temas de consciente e inconsciente

Opine usted: alejandro@convergent.mx

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.