menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Por una verdadera sororidad desde el Congreso de Nuevo León

COMPARTIR

···
menu-trigger

Por una verdadera sororidad desde el Congreso de Nuevo León

bulletEl análisis de la ley señala que un número significativo de estudios han concluido que el desempeño de las empresas mejora cuando el consejo de administración de las empresas está integrado por mujeres y hombres.

Opinión MTY Entrada libre Sergio López Ramos
16/10/2018
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block
Sergio López Ramos.Fuente: Cortesía

Ya hemos comentado en este espacio que, por primera vez en su historia, la 75 Legislatura del Congreso de Nuevo León cuenta con una distribución paritaria entre hombres y mujeres. Esta victoria es el comienzo de un largo camino que las mujeres de la entidad habrán de recorrer para terminar con el machismo como una práctica institucionalizado y que, lamentablemente, es culturalmente aceptada por nuestra sociedad.

Las diputadas locales del Poder Legislativo de la entidad tienen el enorme reto de demostrar que poseen una visión integral de los retos que enfrentan en nuestra sociedad y, sobre todo, desmantelar, con debates, iniciativas de ley, y construcción de consensos; el machismo existente en la familia, en la escuela, en el gobierno y en la empresa.

Hace unos días, el estado de California aprobó la propuesta 826 que obliga a las empresas que cotizan en bolsa y que tienen su sede en esa entidad, a incorporar a mujeres a sus consejos de administración. Así, las empresas deberán agregar por lo menos a una mujer a estos órganos internos al finales del 2019. Sin embargo, para el 2021, las empresas con cinco posiciones en sus consejos de administración tendrían que incorporar dos mujeres, mientras que aquellas que estén integradas por 6 o más directivos, tendrán que integrar al menos tres mujeres.

El análisis de la ley señala que un número significativo de estudios han concluido que el desempeño de las empresas mejora cuando el consejo de administración de las empresas está integrado por mujeres y hombres. Uno de los documentos que fue base para realizar el análisis y la propuesta de ley, es un informe del MSCI que fue publicado en diciembre del 2017 bajo el título “Women on Boards.”

El análisis fue realizado utilizando el MSCI ACWI, un índice que analiza la representación de grandes y medianas empresas en 23 mercados desarrollados y 24 países de mercados emergentes. El informe señala que aquellas empresas estadounidenses que durante el periodo del 2011 al 2016 tuvieron en sus consejos de administración a tres o más integrantes reportaron ganancias que fueron un 45 por ciento superior en comparación con aquellas empresas que no tuvieron mujeres en sus consejos de administración durante el mismo periodo de tiempo. Por otra parte, el mismo informe señala que en nuestro país durante el 2016, el 7.2 por ciento de los consejos de administración estuvieron integrados por mujeres, mientras que durante el 2017 fue de un 7.5 por ciento.

Otros países del mundo ya han abordado la falta de diversidad de género en los consejos de administración de sus empresas estableciendo cuotas que obligan integrar sus consejos de administración de 30 a 40 por ciento con posiciones para las mujeres como son Noruega Francia, España, Islandia y los Países Bajos.

En nuestra entidad hay mujeres con amplia experiencia y gran capacidad que no tienen las mismas oportunidades de crecimiento laboral y profesional simplemente por una razón biológica. Son pocas las mujeres en posiciones clave en las empresas de nuestra entidad, no solo en los consejos de administración sino también en los equipos directivos, direcciones y gerencias.

Por eso, resulta fundamental que las mujeres empoderadas de nuestra entidad actúen con sororidad. Desde el Congreso de Nuevo León, las diputadas tienen la capacidad de incentivar el cambio de esquemas culturales tradicionales mediante un marco legal que permita a las mujeres acceder a posiciones de mayor responsabilidad y visibilidad en los diferentes sectores que integran nuestra comunidad. Solo así vamos a poder impulsar oportunidades para las mujeres y terminar con el machismo que tanto daño hace a nuestra entidad.

El autor es Politólogo por el Tecnológico de Monterrey y candidato de la Maestría en Ciencia Política y Política Pública de la Universidad de Guelph.

Opine usted: slramos2020@ gmail.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.