¿Por qué México crece lentamente?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Por qué México crece lentamente?

COMPARTIR

···

¿Por qué México crece lentamente?

La perspectiva de un desempeño económico lento en México, basado en la acumulación de factores productivos, tendrá muchas consecuencias para el país.

Opinión MTY tecnológico de monterrey Edgardo Arturo Ayala Gaytán
11/02/2019
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Edgardo A. Ayala Gaytán
Edgardo A. Ayala GaytánFuente: Cortesía

A finales del año pasado, fue publicado el libro Buen Diagnóstico, buena Solución, libro coordinado por Raymundo Campos y Fausto Hernández, que contiene colaboraciones de distinguidos economistas preocupados por las fallas estructurales del crecimiento de México. El libro está editado por el Fondo de Cultura Económica y presenta, de una forma comprensible (sin ecuaciones matemáticas), rigurosos estudios que muestran las debilidades de nuestra economía, así como promisorias sugerencias para revertir la tendencia.

En coautoría con Joana Chapa, tuve la oportunidad de participar con un capítulo que muestra que el lento crecimiento de México, con tasas de alrededor del 2 por ciento, se debe a la debacle en la productividad del país, concepto que se conoce en economía como Productividad Total de los Factores o PTF. La contracción a largo plazo de la PTF es crónica, tiene al menos treinta años o más, no es compartida por el resto del mundo y, aunque generalizada en casi todos los sectores, es especialmente crítica en algunos conglomerados sectoriales.

Existen diferentes estimaciones de la PTF para México; una de ellas es la que se estima en la base de datos del Penn World Tables, en conjunto con más de una centena de países; la otra es la que produce el INEGI, utilizando la metodología KLEMS. De acuerdo a la estimación internacional, la PTF de México se ha contraído a ritmos de 2.3 por ciento anual durante los ochentas, 0.4 por ciento en los noventas, 1.5 por ciento en la primera década del presente siglo y 0.2 por ciento del 2000 al 2014. Una caída de aproximadamente 20 por ciento entre 1960 y 2014. En comparación a la distribución mundial del crecimiento del PTF, México siempre se ubica por debajo del crecimiento del país en la mitad de la distribución (la mediana) y en la década de los ochentas y la del 2000 al 2010 se ubicó por debajo del 25 por ciento de los países con menor crecimiento. Aunque el resto de los países de Latinoamérica no tiene récords tan positivos, el desempeño de la PTF de México es tan negativo que solo se puede comparar con Venezuela. Si México aspirara a estar en el club del 25 por ciento de los países de más crecimiento de la PTF (o percentil 75 por ciento), debería de mantener un crecimiento de la PTF de al menos uno por ciento anual, mínimo por una década, marca de la cual estamos muy lejos.

Tomando las estimaciones del INEGI, la PTF del 2000 al 2016 se contrajo 0.6 por ciento al año; es decir, casi 10 por ciento en el periodo. El crecimiento de la PTF es menor al de Estados Unidos y los países europeos que utilizan la misma metodología, con excepción de Italia. La PTF en Estados Unidos y Alemania crece 0.4 por ciento por año; es decir, un punto porcentual más que México. Por sectores, las contracciones anuales de México son preocupantes. En manufacturas, un sector donde la PTF se expande en casi todos los países desarrollados entre 0.5 por ciento a 1.5 por ciento al año, debido a que es el sector que refleja más rápidamente el desplazamiento de la frontera tecnológica, en México, decrece 0.6 por ciento. El declive del sector Transportes y Almacenamiento es alarmante, 2.5 por ciento por año. Si bien durante este periodo este sector tuvo una productividad decreciente entre los países desarrollados, la contracción es 10 veces más grande en México. Este sector es importante para la conectividad de las cadenas de suministro y por la expansión del comercio electrónico.

En el capítulo, presentamos una metodología para identificar sectores especialmente problemáticos, dependiendo de varios factores: el tamaño del declive en la productividad, el grado de enlace que tienen con el resto de los sectores productivos y el tamaño del sector. Es decir, la crisis de productividad en un sector es más dañina mientras mayor sea la contracción de la PTF y más conectada esté en las cadenas productivas a otras industrias. Así, encontramos que los sectores que denominamos de prioridad alta, debido a su efecto en la contracción de la PTF, son los de extracción de petróleo y la manufactura de los derivados del petróleo, la industria química, la metálica básica, la agricultura y los servicios profesionales, científicos y técnicos.

La suerte de la productividad en México depende, en alguna medida, en estos sectores. Lamentablemente, el panorama no luce prometedor. El declive de la PTF se revela como muy persistente en el tiempo, especialmente en el de servicios profesionales. Por otra parte, los problemas que se han manifestado en los últimos meses en el sector petrolero y energético en general, tales como el huachicoleo, las fallas de distribución de la gasolina, el alto apalancamiento y la ineficiencia de PEMEX, nos hacen pensar que la tendencia persistirá en el futuro cercano, si no es que empeore. En el mismo sentido apuntan la cuestionable inversión anunciada en refinerías y los aplazamientos en las subastas de bloques petroleros y en la distribución de energía eléctrica. La consecuencia es que el crecimiento del país seguirá siendo tortuosamente lento y muy caro, basado principalmente en la acumulación de factores productivos, más que en la productividad.

El autor es Profesor Asociado del Departamento de Economía del Campus Monterrey.

Opine usted: edgardo@itesm.mx

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.