¿Por qué está nervioso el mercado?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Por qué está nervioso el mercado?

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Por qué está nervioso el mercado?

bulletEl peso se ha depreciado en 1.85 por ciento semanal y se perfila para ser la mayor depreciación semanal desde noviembre 2018, tras la consulta popular del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México.

Opinión MTY Entorno Macro-económico Gabriela Siller Pagaza
14/02/2019
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Gabriela Siller Pagaza.
Gabriela Siller Pagaza.Fuente: Cortesía

Esta semana, el peso mexicano se ha depreciado, tocando un máximo de 19.4486 pesos por dólar. La depreciación inicio el lunes ante un incremento en el nerviosismo causado por cinco principales factores:

1) El mercado especulaba que podría haber un nuevo cierre parcial del gobierno estadounidense. No obstante, los demócratas y republicanos llegaron a un acuerdo en torno al financiamiento del muro fronterizo por 1.37 mil millones de dólares. Si bien, Trump no está conforme con el acuerdo y aún podría negarse a firmar la resolución, el mercado considera que no habrá otro cese.

2) El Departamento de Comercio de Estados Unidos tiene como fecha límite el 17 de febrero para determinar si es viable la imposición de aranceles a las importaciones automotrices alegando amenazas para la seguridad nacional (bajo la Sección 232). Esto representa un riesgo para economías como Alemania, Japón, México y Canadá, países que dependen fuertemente de sus exportaciones.

Para México, las exportaciones representan casi una cuarta parte del PIB, de las cuales el 80 por ciento van a Estados Unidos y 30 por ciento corresponden a exportaciones de la industria automotriz. Si Trump impusiera el arancel del 25 por ciento a las exportaciones de la industria automotriz del país, esto se vería reflejado en un retroceso anual de 11.75 por ciento en las exportaciones de automóviles ligeros, mientras que las exportaciones del sector automotriz mostrarían una caída de 13.25 por ciento anual.

Sin embargo, en la reciente renegociación del T-MEC, se acordó un seguro de las exportaciones de vehículos ligeros y de autopartes. En dicha cláusula se estipula que si Estados Unidos decide imponer aranceles por cuestiones de seguridad nacional, sólo quedarán sujetas a dichos aranceles las importaciones que sobrepasen 2.4 millones de vehículos fabricados en México y las autopartes mexicanas que superen el valor de 108 mil millones de dólares anuales. Sin embargo, la aplicación de esta cláusula sería una concesión del gobierno de Trump a Canadá y México, pues el T-MEC todavía no está en vigor.

En Europa, el país que se vería más afectado por los aranceles bajo la Sección 232 sería Alemania, pues de acuerdo con el Banco Mundial, sus exportaciones representan el 47 por ciento del PIB. Es importante mencionar que las exportaciones de autos y autopartes al globo son el componente más grande de las exportaciones alemanas, representando cerca del 18 por ciento. Si bien, Estados Unidos es el principal destino de las exportaciones alemanas, éstas tan sólo representan el 8.7 por ciento del total, pues sus exportaciones están muy diversificadas. No obstante, de las exportaciones totales de Alemania a Estados Unidos, el 24 por ciento son autos y autopartes.

3) Aunque, Trump ha dicho que podría retrasar la fecha límite del 1 de marzo, en la cual se tiene programado un incremento de aranceles a las importaciones de China, el mercado aún continúa cauteloso, pues mayores aranceles podrían afectar el crecimiento global.

4) La posibilidad de que el gobierno federal de México implemente políticas económicas poco ortodoxas, luego de que en su conferencia de prensa matutina, AMLO señalara a empresas particulares de tener contratos ventajosos con la CFE.

5) Los participantes del mercado han comenzado a especular sobre la posibilidad de un recorte a la calificación crediticia de México y según reportes en medios, se ha elevado la percepción de que el país podría perder su grado de inversión en los próximos años.

Hasta este punto el peso se ha depreciado en 1.85 por ciento semanal y se perfila para ser la mayor depreciación semanal desde noviembre 2018, tras la consulta popular del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México.

La autora es economista en Jefe de Grupo Financiero BASE y profesora de economía en el Tec de Monterrey.

Opine usted: gsiller@bancobase.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.