Por la derecha
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Por la derecha

COMPARTIR

···
menu-trigger

Por la derecha

bulletPero no es hasta que se compran facturas o huachicol que se actúa mal, comienza cuando se compra algo pirata, cuando se da una mordida al tránsito y de ahí pa’l real.

Opinión MTY Wiki-litico Miguel Moreno Tripp
21/01/2019
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block
Miguel Moreno TrippFuente: Cortesía

No se trata de la derecha entendida como la posición opuesta a la izquierda en el espectro político. Más bien se hace referencia a la expresión de como el soldado se alinea a la orden del sargento, aunque tampoco es que se busque relación con la milicia. En última instancia se refiere a que, cuando hay una autoridad que pone orden, la gente se alinea.

En las últimas semanas se ha visto que, como sea que se haya hecho la implementación ya sea atinada o desatinadamente, se achaca que la falta de gasolina -agravada particularmente en el centro del país- se debe al combate al huachicoleo. Se manejan cifras realmente alarmantes de la cantidad de dinero que Pemex pierde a diario. No se puede negar esa realidad.

Sin embargo, también fuimos testigos de cómo en un pueblo secuestraron y golpearon a militares que venían persiguiendo a unos huachicoleros. Menos mal que no llegaron a más ya que, como lamentablemente ha sucedido en otras ocasiones -y en forma barbárica- acaban con la vida de aparentes culpables, pero también de inocentes. ¿Qué pues con el pueblo bueno?

Si la venta de huachicol, al igual que la de droga o el “factureo” existe, es porque está la otra cara de la moneda: los que compran el huachicol, la droga y las facturas falsas. Deben ser muchos, muchísimos quienes compran lo obtenido o producido ilegalmente, ya que de otra forma no se explicaría el cómo los que se dedican a eso se arriesguen a que la justicia los alcance o peor, caer en manos de su competencia. Sus ganancias -mientras las tienen- deben compensarles, a su modo de ver, el riesgo que toman.

Pero no es hasta que se compran facturas o huachicol que se actúa mal, comienza cuando se compra algo pirata, cuando se da una mordida al tránsito y de ahí pa’l real.

En varias ocasiones esta columna ha hecho referencia a que, cada vez que cruzamos la línea que divide a México con Estados Unidos, respetamos el límite de velocidad; no tiramos basura fuera de su lugar; el seguro del automóvil está en orden y ni remotamente se piensa en dar “mordida” como muchos darían en México a algún policía que los detuviera.

Ya parece que el oficial de más bajo rango, en el condado más pobre de Estados Unidos se dejaría que le tiraran una piedra o que lo quisieran agredir a palos: le mete dos balazos a quien lo quisiera agredir y con justa razón. Acá fue a los militares: ¡A LOS MILITARES! ya no hay más para arriba en la escala. Bravo por que no respondieron, pero pésimo que ni a ellos ya se respeta.

Esa es la diferencia: allá no hay impunidad, sabemos que es por la derecha y simplemente respetamos la norma y a la autoridad, ¿por qué aquí no? Porque allá hay consecuencias si se actúa mal: lo normal es que no haya impunidad. Acá lo normal es que “total, no pasa nada” o “No es para tanto”. Acabamos en nada es para tanto.

No hacen falta más constituciones morales ni de ningún otro tipo, con la que tenemos basta. Lo que sí hace falta es un estado de derecho que permita desarrollarse a la sociedad y que quien quiere ir en contra de la sociedad que la pague.

El autor es Doctor en Finanzas por la Universidad de Tulane; cuenta con la Maestría en Alta Dirección de Empresas, en el IPADE. Se desempeñó como Director General de entidades del área Internacional en Santander Serfin. Es Director del programa OneMBA.

Opine usted: morenotrip@gmail.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.